La historia del polifacético cura de Benagalbón

Plano de 1874 de Bezmiliana donde aparece la casa fuerte, los cantales, las torres vigía. /ARCHIVO MUNICIPAL DE MÁLAGA
Plano de 1874 de Bezmiliana donde aparece la casa fuerte, los cantales, las torres vigía. / ARCHIVO MUNICIPAL DE MÁLAGA

El sacerdote López fue canónigo de la catedral y realizó el homenaje a Torrijos

VICTORIA BUSTAMANTERincón de la Victoria

Antes de que naciera Rincón como tal, el núcleo principal era Benagalbón. El pueblo y su iglesia eran relevantes en la zona. Tanto que Benagalbón llegó a tener entre sus sacerdotes un canónigo de la Catedral de Málaga, un dato curioso que revelan Francisco Cervantes y José Manuel de Molina en su investigación 'Orígenes históricos de Rincón de la Victoria', ganadora del V Premio de Investigación Histórica del municipio.

Cuando comenzaron su estudio indagaron en las figuras eclesiásticas relevantes de Rincón. En la catedral se gobernaba a través de cabildo, por ello para ingresar había que ser alguien de referencia. Para entrar uno debía demostrar ser castellano viejo, presentando la genealogía para mostrar la limpieza de sangre. De esta forma descubrieron la figura de el sacerdote López de Benagalbón. Un canónigo que llegó a ser una gran referencia en la capital siendo quien realiza el homenaje a Torrijos cuando se instala el régimen liberal tras la época absolutista del siglo XIX.

Es curioso el polifacético personaje de López de Benagalbón, era un sacerdote liberal, poeta y botánico que fue portavoz de los eclesiásticos del cambio. Se conservan diferentes trabajos de botánica donde investiga las especies que atacaban a la viña en la época y tanto llegó a ser una figura que tiene una especie en honor a el, Senecio lopezii, una planta con flor de aspecto similar a la margarita.