«En el rescate de Julen están los mejores especialistas del país», asegura el presidente del Consorcio Provincial de Bomberos

Efectivos del Bomberos en Totalán./EFE
Efectivos del Bomberos en Totalán. / EFE

Francisco Delgado Bonilla ha manifestado que están preparados para «cuando llegue la hora, conjuntamente con los mineros, prestarles todo el apoyo técnico y logístico necesario»

(EUROPA PRESS

El presidente del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga (CPB) y diputado, Francisco Delgado Bonilla, ha asegurado que en las tareas de rescate de Julen «están los mejores especialistas en nuestro país» para realizar unos trabajos que son «difíciles».

Durante la madrugada, en concreto sobre las 06.00 horas, se ha terminado de reperfilar el pozo paralelo, después de que aparecieran unas irregularidades en las paredes que impedían continuar con la operación de encamisado. Estas tareas de entubado de los 60 metros que tiene dicha galería ya han comenzado este miércoles.

Delgado Bonilla ha asegurado que «se ha planificado todo», siempre «garantizando la seguridad» y ha indicado que los bomberos están preparados para ayudar a la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa, cuyos efectivos tendrán que bajar por el túnel y hacer manualmente una galería horizontal de unos cuatro metros que conecte con el pozo en el que se encuentra Julen.

El diputado provincial ha esperado que «a lo largo del día -este miércoles-, si no hay adversidades» estos especialistas en minas, que llegaron la pasada semana y que ya se han desplazado a la zona como cada mañana, puedan comenzar esa galería horizontal.

«Estamos preparados para cuando llegue la hora que nos compete, conjuntamente con los mineros que son los que tienen que realizar el trabajo, prestarles todo el apoyo técnico y logístico necesario«, ha dicho. Este equipo de ocho mineros bajará de dos en dos en la cápsula diseñada por el director técnico del Consorcio Provincial de Bomberos de Málaga, Julián Moreno; y fabricada por dos herreros malagueños.

Ha asegurado que se están llevando a cabo las medidas de seguridad necesarias, como una ventana, porque «no podemos tener ningún error»; y que todo se ha estudiado y se ha hecho «una caracterización del terreno que se pueden encontrar los mineros, que es muy parecido al que hemos encontrado durante toda la perforación», por lo que ha dicho que «ellos saben lo que se van a encontrar».

Delgado Bonilla ha indicado que los efectivos sienten «el apoyo de la gente», apuntando que «la presión la sabemos, porque estamos trabajando en una labor de emergencia y las decisiones y soluciones técnicas se tienen que tomar al momento». «Pero para eso hay un equipo técnico, hay muy buenos profesionales», ha insistido.

Al respecto, ha incidido en que están «los mejores del Consorcio de Bomberos» y una brigada de mineros que realiza una tarea «muy constatada». «Están los mejores especialistas en nuestro país para realizar una tarea difícil, complicada, pero siempre garantizando la seguridad de todos», ha reiterado.

Asimismo, ha indicado que está preparada «por si es necesaria la intervención de los Tedax con microvoladuras, pero ahora mismo no se va a establecer«. »Todo está previsto, cualquier necesidad para que pueda realizar el trabajo logístico está preparada«, ha manifestado el diputado provincial.

Aunque ha recordado que el operativo se ha encontrado con varias dificultades, ha aseverado que «a pesar de eso no desfallecemos, eso no nos quita el ánimo; todo lo contrario, nos da más fuerza«. «No hay tiempo para el desaliento», ha manifestado el diputado provincial responsable del Consorcio de Bomberos.

En este mismo sentido se ha pronunciado la subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, quien ha asegurado que en el operativo no falta energía: «Cada vez que encontramos un tropiezo se resienten un poco, pero están fuertes y estoy segura que de aquí no nos vamos sin Julen».

Asimismo, el coronel de la Guardia Civil de Málaga, Jesús Esteban, ha asegurado que los efectivos de este cuerpo «estamos en nuestro sitio como siempre, donde tenemos que estar», apuntando que «debajo del uniforme hay huesos y sentimientos».