PSOE e IU rompen el pacto con el PP en la Mancomunidad de la Axarquía por no apoyar la subida del agua

Natacha Rivas, junto a la alcaldesa de Árchez, Mari Carmen Moreno, y Juan Peñas. /SUR
Natacha Rivas, junto a la alcaldesa de Árchez, Mari Carmen Moreno, y Juan Peñas. / SUR

Retiran las competencias a la vicepresidenta segunda, medida que los populares interpretan como una ruptura unilateral del acuerdo en la institución

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Las crisis que se veía venir en el gobierno tripartido de la Mancomunidad de Municipios de la Axarquía, ante la negativa del PP de apoyar la subida de la tasa de depuración, ha terminado por explotar. Y lo ha hecho una semana después de que el PP decidiera el pasado 28 de junio en la junta plenaria de la entidad supramunicipal descolgarse del equipo de gobierno y votar junto al vocal del PA de Rincón de la Victoria, José María Gómez 'Pepín', y el alcalde de Benamocarra, Abdeslam Lucena (Por Mi Pueblo), en contra de la subida de la tasa de la depuración, quedándose sólo PSOE e IU para sacar adelante la desestimación de las alegaciones presentadas a la aprobación inicial. El otro vocal andalucista, el primer teniente de Alcalde de Vélez-Málaga, Marcelino Méndez-Trelles, se abstuvo en la votación.

PSOE e IU interpretan la postura del PP sobre la subida de la tasa de depuración, que afecta a sólo cinco municipios de la comarca, como una falta de responsabilidad e implicación en la gobernabilidad de la institución, razón por la cual el presidente de la Mancomunidad, el socialista Gregorio Campos, decidió ayer retirarle las competencias a la actual vicepresidenta segunda de la entidad, la «popular» Natacha Rivas, cargo al que se incorporó en abril de este año en sustitución del alcalde de Comares, Manuel Robles (PP), que dimitió por jubilación. Rivas venía ejerciendo el cargo con dedicación exclusiva y un sueldo de 40.000 euros al año, lo que fue criticado por vocales de su partido.

Estar a la altura

Según manifestó Campos en un comunicado, la vicepresidenta segunda no estuvo a la altura de la circunstancias en la tramitación para actualizar la tarifa de depuración de aguas residuales, un asunto clave para el futuro de la empresa pública Axaragua y para la propia institución. Campos acusó ayer al PP en la institución de no actuar con «responsabilidad» en este asunto.

«Hemos sido receptivos a las propuestas del Partido Popular. Sin embargo, el PP ha sido poco receptivo a llegar a un acuerdo. El PP tendría que explicar qué le ha hecho cambiar de criterio y abrir una crisis en el gobierno de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Axarquía», insistió el presidente de la Mancomunidad.

El alcalde de Torrox y portavoz del PP en la entidad mancomunada, Óscar Medina, criticó por su parte, también a través de un comunicado, que el PSOE tome represalias políticas contra el PP y busque «venganza» por no haber apoyado los populares la subida del recibo del agua y haberse opuesto «al abuso que supone para los ciudadanos».

La dirección provincial del PSOE indicó que lo sucedido es consecuencia de la «deslealtad» que ha demostrado el PP en la institución, que por un lado pedía recortes de gastos, mientras mantenía los cargos, para resolver los problemas económicos de Axaragua.

Sobre la destitución de Natacha Rivas como vicepresidenta segunda, Medina dijo que ello ha supuesto «romper de manera unilateral el pacto de gobernabilidad con el Partido Popular. Una medida que evidencia la falta de altura política de los socialistas».

«El PSOE, junto con su socio IU, pretende de esta forma castigar al PP, cuando ha sido precisamente la formación que ha mantenido la posición más responsable en todo este asunto», señaló Medina, que recordó que la postura de su grupo ha sido siempre evitar cargar sobre los hombros de los ciudadanos «el peso y la responsabilidad de una mala gestión».

El presidente de la institución hizo un llamamiento al PP para que vuelva a la senda del acuerdo y del diálogo, mientras Medina lamentó que la acción de gobierno de PSOE e IU en la Mancomunidad gire únicamente en torno a encarecer la factura del agua a los municipios de la Axarquía, «porque es lo único a lo que le han dado tanta importancia como para romper así el acuerdo».

El incremento de los recibos supondrá unos 600.000 euros de ingresos extra al año para la empresa pública Axaragua, que atraviesa por delicada situación financiera –su deuda se estima en unos 10 millonmes–, pero que hasta ahora ha transferido anualmente un canon de casi 900.000 euros a la Mancomunidad para su funcionamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos