La presa de La Viñuela cumple 30 años

El embalse de La Viñuela es el principal recursos hídrico de la comarca de la Axarquía /Agustín Peláez
El embalse de La Viñuela es el principal recursos hídrico de la comarca de la Axarquía / Agustín Peláez

El embalse entró en funcionamiento en 1989, tras siete largos años de trabajos | Exigió una inversión de 70 millones de euros, incluida una segunda fase con los túneles de Cueva, Solano, Seco, Alcaucín, Bermuza, Almanchares, Granados y Rubite

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El embalse de La Viñuela, que es el de mayor capacidad de la provincia con 165 hectómetros cúbicos, está de cumpleaños. Ocupa una superficie de 565 hectáreas. Su construcción se planteó por primera vez a principios del siglo XX, concretamente en 1905. Sin embargo, su construcción no fue retomada hasta la segunda mitad del pasado siglo. El proyecto fue aprobado en 1981, aunque su construcción no se inició hasta el 22 de octubre de 1982. La obra concluyó siete años después y ahora conmemora su 30 aniversario.

El embalse recoge las aguas de la cuenca del río Guaro y de ocho de sus afluentes gracias a una segunda fase denominada Viñuela 2, que consistió precisamente en la realización de unos nueve kilómetros de túneles en la margen derecha para conducir hasta el embalse las aguas de los ríos La Cueva y Solano, y de más de 10 kilómetros en la margen izquierda para hacer lo mismo con las aguas de los ríos Seco, Alcaucín, Bermuza, Almanchares, Granados y Rubite. Estos casi 20 kilómetros de túneles fueron una obra bastante complicada y más costosa que la propia presa. Así lo asegura el que fuera director técnico de la extinta Confederación Hidrográfica del Sur y director de la presa durante bastantes años, Juan Antonio Rodríguez Arribas, para quien el mantenimiento de los túneles es clave para garantizar una mayor aportación de agua a este embalse.

El ingeniero recuerda que la primera fase del embalse, que consistió en la ejecución de la presa, contó con un presupuesto de 3.225 millones de las antiguas pesetas (19,3 millones de euros de la época), mientras que La Viñuela 2 conllevó una inversión de 8.980 millones de pesetas (casi 54 millones de euros). En total, más de 70 millones de euros. Para Rodríguez Arribas su ejecución creó muchísimo empleo y supuso un importante revulsivo para la economía de la zona.

Su realización ha supuesto un antes y un después en el abastecimiento de agua a la población y para el riego de explotaciones agrícolas, hasta el punto de que hoy es una de las agriculturas más modernas. Hasta su ejecución, lo normal era que las plantaciones se regaran por inundación o a manta, algo casi inexistente en la actualidad, toda vez que el sistema de riego más común es por goteo.

Por otra parte, eran habituales los cortes de suministro a los vecinos por la falta de agua en los pozos y captaciones municipales de los que suministraban muchos pueblos.

La presa de La Viñuela es hoy el principal recurso hídrico de 14 de los 30 pueblos que conforman la comarca de la Axarquía. Asimismo puede suministrar agua a Málaga capital, gracias a una conducción conocida como la tubería del trasvase que se ejecutó en la década de los 90 para paliar los efectos de la sequía de 1995 y los problemas de abastecimiento de la capital.

De sus aguas se abastecen los municipios de Comares, Cútar, El Borge, Almáchar, Iznate, Benamargosa y Benamocarra, todos ellos en el valle de Benamargosa, además de Vélez-Málaga, Torrox, Algarrobo, Rincón de la Victoria, Totalán, Macharaviaya y Moclinejo, gracias a la denominada tubería del trasvase, que une la Estación de Tratamiento de Agua Potable de El Trapiche con Málaga capital.

El plan Guaro de regadíos, que regula el uso del agua de la presa en la agricultura, contempla una superficie de una 10.000 hectáreas, de las que unas 8.900 son útiles. De esta superficie, la mitad, unos 4.032 hectáreas, se encontraban en secano antes de la realización del embalse. La superficie regable que depende de los recursos hídricos de La Viñuela se encuentra situada por debajo de la cota 140.

Disponer de los recursos del pantano ha significado una transformación absoluta de la agricultura de la zona, hasta el punto de que la comarca se ha convertido en líder en la producción de frutas tropicales, gracias también al clima.

Según Rodríguez Arribas, el embalse de La Viñuela tiene la misma estructura que la presa del Limonero. «Su diseño fue el mismo, e incluso la realizó la misma empresa». Para este ingeniero de caminos actualmente jubilado, se trata de un pantano bastante robusto.

«Al estar ubicada en una zona sísmica, se hizo para que pudiera soportar terremotos como el registrado en 1884 en Arenas del Rey» y que se conoce como el Terremoto de Andalucía, que tuvo una magnitud de entre 6,2 y 6,5 en la escala Richter. Los cálculos se realizaron cuando se construyó. Asimismo, siendo jefe del sistema de La Viñuela, «acudimos a una consultoría para que hiciera una nueva simulación. Se puede decir que podemos estar tranquilos si se volviera a producir episodios sísmicos como el de 1884», señala.

Aunque entró en funcionamiento en 1989 no se llenó por primera vez hasta 1998 y posteriormente en 2004. La presa tiene 460 metros de longitud. Sus cimientos tienen seis metros de profundidad y su altura es de 90 metros.

Dispone de un aliviadero a 230 metros sobre el nivel del mar, que puede desaguar 281 metros cúbicos por segundo. Asimismo cuenta de dos tuberías de desagüe de fondo a 105 metros sobre el nivel del mar capaces de desaguar 70 metros cúbicos por segundo (70.000 litros). Todos los primeros martes de cada mes estos desagües se abren para tareas de mantenimiento y comprobar su correcto funcionamiento. Además sirven para soltar el barro que se acumula en el fondo del embalse.