Descubren la puerta de acceso original a la antigua mezquita de Daimalos

Imagen de la zona, una vez derribado el conocido como «rincón de las ánimas». /SUR
Imagen de la zona, una vez derribado el conocido como «rincón de las ánimas». / SUR

El hallazgo se ha producido tras derribar un muro que los vecinos llamaban «el rincón de las ánimas», en el que situaban la leyenda del enterramiento de un cura que tuvo una relación con una vecina y fue asesinado por su marido en el siglo XIX

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Durante más de un siglo los vecinos habían conocido esta edificación anexa a la base del antiguo alminar árabe, reconvertido en la torre-campanario de la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación de Daimalos, una pequeña pedanía de Arenas, en pleno corazón de la Axarquía, como «el rincón de las ánimas». Según una leyenda local del siglo XIX, allí se encontraba enterrado un cura que vivió en el pueblo y que habría sido asesinado por el marido de una mujer con la que habría tenido una relación sentimental. Sin embargo, ahora, con motivo de los trabajos de restauración del antiguo alminar de origen árabe, que data del siglo XIII, esa leyenda ha quedado desmontada complemente.

La actuación ha conllevado el derribo del muro y el tejado que estaban adosados al alminar. En su interior no han aparecido ningún tipo de restos humanos. Aunque esta operación ha conllevado una sorpresa inesperada para la gran mayoría: el hallazgo de la puerta original de la antigua mezquita árabe, cegada para integrarla como un muro más del templo cristiano sobre el que se construyó. El descubrimiento no ha sido, sin embargo, una sorpresa para algunos historiadores locales como Valentín Fernández, profesor en el IES Reyes Católicos de Vélez-Málaga, quien hace ya tiempo había apuntado a la existencia de este elemento arquitectónico, que se dejaba ver por la parte superior del tejado del ya desaparecido «rincón de las ánimas».

Los trabajos de rehabilitación del antiguo alminar árabe, que está declarado como Bien de Interés Cultural (BIC) por la Junta de Andalucía desde 2004, están suponiendo una inversión de 60.000 euros, financiados por la Diputación, que ha otorgado al Obispado de Málaga, propietario del inmueble, una subvención de 50.000 euros, y por el propio Obispado, que aporta el resto del dinero. El Ayuntamiento de Arenas llevaba más de una década reclamando una actuación urgente en este monumento, «debido a su mal estado de conservación», según han explicado a SUR el alcalde, Manuel Ríos (PP), y su antecesor en el cargo hasta el pasado 15 de junio, Laureano Martín (IU).

Los trabajos están siendo ejecutados por la empresa Hermanos Campano S. L. de Ardales, bajo la dirección técnica del arquitecto Pablo Pastor. Las actuaciones incluyen la supresión de las numerosas capas de cal sobre las paredes del alminar, y su rehabilitación interior. Sobre el elemento arquitectónico descubierto tras derribar el muro y el tejado del «rincón de las ánimas», el objetivo es recuperarlo «lo mejor posible», aunque sin abrir esa antigua puerta de acceso al templo. Así, se está trabajando para resaltar su figura, con un arco de medio punto de origen árabe. El interior del templo religioso también requiere de mejoras urgentes, así como en la cubierta, por lo que desde el Consistorio arenusco intentarán que se sigan acometiendo actuaciones en los próximos años.

Por su parte, el arqueólogo rinconero Juan Bautista Salado se muestra escéptico ante esta posibilidad. Así lo ha manifestado en un comentario publicado en las redes sociales: "Sin ánimos de entrar en polémicas, pero creo que no tenemos datos para decir que esa es la entrada de la mezquita. Es una puerta cegada, obvio, que conserva el alfiz y la albanega, y que podría formar parte, perfectamente, de la obra primigenia de la propia iglesia y, por tanto, ser una puerta mudéjar y no andalusí", argumenta el director del Museo de Nerja.

A su juicio, "esto no quiere decir que no pueda ser la de la mezquita, pero teniendo los datos que se tiene todo pinta a que sea una puerta del siglo XVI"." Creo que hay que tener datos claros arqueológicos de cómo era la mezquita y qué elementos se destruyeron para construir la iglesia y qué otros se conservaron. Hoy por hoy lo único que tenemos es la torre, pero no más. Mi otra duda es, ¿qué arqueólogo ha supervisado la obra? Sea lo que sea, es claro que el hallazgo es muy interesante y me pongo a disposición de quien lo necesite a echar un mano para esclarecer estas dudas", ha escrito en la red social Facebook.