Vox renuncia en el pacto con el PP a devolver competencias y a derogar las leyes de género

Juanma Moreno y el portavoz de Vox en el Parlamento de Andalucía, Francisco Serrano, ayer. /EP
Juanma Moreno y el portavoz de Vox en el Parlamento de Andalucía, Francisco Serrano, ayer. / EP

Acuerdan crear una Consejería de Familia, combatir el «efecto llamada» en inmigración y no se toca el 28-F

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Un total de 37 puntos conforman el pacto firmado entre el PP y Vox que permitirá la investidura del popular Juanma Moreno como presidente de la Junta de Andalucía con el apoyo, también, de Ciudadanos. Tras el órdago lanzado el día anterior por el partido de Santiago Abascal con una batería de 19 propuestas inasumibles para los populares, ayer el partido de la derecha reaccionaria bajó el listón en aras a lograr un acuerdo que garantice y posibilite un cambio en la Junta. Por ello, Vox, según el documento suscrito, renuncia a algunos de los asuntos más polémicos como la devolución al Estado de competencias de la autonomía en educación, sanidad y justicia y desiste de derogar leyes de profundo calado social como la de lucha contra la violencia de género, la de igualdad y la de no discriminación del colectivo LGTBI.

Asimismo, no se hace la más mínima referencia a la pretensión de Vox de cambiar el Día de Andalucía del 28 de febrero, cuando se conmemora el referéndum de la autonomía, al 2 de enero, día que se festeja la toma de Granada por los Reyes Católicos.

El documento, de cuatro páginas, comienza con una declaración de intenciones en la que el PP y Vox se comprometen a contribuir «decididamente a guardar y proteger el orden constitucional y la unidad de España, manteniendo siempre la máxima lealtad hacia la Corona y la Carta Magna» y a garantizar la igualdad efectiva de derechos y obligaciones de todos los españoles independientemente del lugar donde residan.

Entre los acuerdos, ambos partidos se comprometen a crear una Consejería de Familia y en materia de inmigración –uno de los campos donde Vox mantiene una posición más crítica y donde llegó a pedir en sus exigencias la expulsión de 52.000 inmigrantes indocumentados– pactaron cumplir con la legislación vigente en materia de inmigración evitando «todas aquellas decisiones que puedan favorecer un efecto llamada y combatir a las mafias que trafican con personas»; asimismo se expresa el apoyo material, humano y documental a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que tienen encomendada la protección de las fronteras «garantizando una inmigración ordenada, legal, respetuosa con nuestra cultura occidental, vinculada siempre al mercado laboral».

Pactan promover una Ley de Concordia, crear empleo de calidad y apoyar los toros, la Semana Santa y la caza

Promover una Ley de Concordia que sustituya a la Ley de Memoria Histórica; eliminar toda convocatoria de subvenciones a personas físicas o jurídicas «que no cumpla evidentes fines de utilidad pública y social»; apoyar por ley la tauromaquia como fuente de riqueza y empleo, en su triple vertiente: dehesa, patrimonio histórico y artístico; apoyar y promover las expresiones culturales y populares andaluzas como el flamenco y la Semana Santa; reconocer la importancia de la actividad cinegética para el mantenimiento del medio rural y la conservación de la fauna y los espacios naturales; y la colaboración de la Junta «con todos los medios a su alcance» para prevenir la amenaza del fundamentalismo islámico son otras de las propuestas recogidas en el acuerdo.

En detalle

En materia económica, PP y Vox establecen como objetivo prioritario de la Junta la creación de empleo de calidad; el compromiso con la estabilidad económica, la eficiencia, la eficacia y la suficiencia financiera en el presupuesto; impulsar una reforma fiscal que baje los impuestos; apoyar a los creadores de empleo, emprendedores, pymes y autónomos mediante la reducción de las trabas burocráticas y medidas que faciliten su financiación; o abrir los planes de empleo a la colaboración público-privada.

Garantizar la libertad educativa y el derecho de los padres a elegir el modelo que deseen para sus hijos evitando «cualquier injerencia» de los poderes públicos en la formación ideológica de los alumnos así como que tengan libertad para elegir centro; la coexistencia entre la educación pública, privada, concertada y diferenciada son las principales medidas en materia de educación. Mientras que en sanidad, acuerdan un plan de mejora que reduzca de manera «drástica» las listas de espera, el fin de los colapsos en los servicios de urgencias, la mejora de la atención primaria, reforzar las unidades de cuidados paliativos y aumentar la financiación para el servicio de atención primaria, así como acabar con la subasta de medicamentos, eliminar la obligación de exclusividad para los profesionales sanitarios y luchar contra el turismo sanitario.

Luchar contra la corrupción poniendo en marcha comisiones de investigación en el Parlamento; eliminar los organismos superfluos y suprimir la administración paralela;auditar los organismos de la Junta; fomentar las medidas de conciliación de la vida familiar y laboral; implementar un plan integral de apoyo a las familias; poner en marcha un sistema de atención a mujeres con embarazos no deseados; y reducir el gasto, mejorar la eficiencia y racionalizar los recursos de la RTVA garantizando el servicio público y la neutralidad ideológica son otros de los acuerdos del pacto.