Los populares andaluces acuden divididos al congreso más decisivo

Juanma Moreno y Esperanza Oña con otros diputados andaluces en una imagen de archivo. /Efe
Juanma Moreno y Esperanza Oña con otros diputados andaluces en una imagen de archivo. / Efe

La delegación es la más numerosa, con 519 compromisarios, y pese a que su líder, Juanma Moreno, apoya a Santamaría, hay un gran respaldo a Casado

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Los militantes del PP andaluz fueron artífices en parte del triunfo de Soraya Sáenz de Santamaría en la primera fase de las primarias del partido para elegir a su líder. La pregunta que todos sus dirigentes se hacían ayer camino de coger el AVE a Madrid es si ocurrirá lo mismo en el congreso que arranca hoy, si Andalucía votará mayoritariamente a Sáenz de Santamaría y volverá a ser clave.

La importancia de este territorio vuelve a ser capital en la elección del presidente del PP dado que su delegación es la más numerosa: 519 compromisarios, incluidos los natos, de los 3.082 que este sábado deciden si la presidencia del PP recae en una mujer por primera vez en su historia o seguirá bajo el mando de un hombre: Soraya Sáenz de Santamaría versus Pablo Casado.

Fuentes del PP andaluz anotan que al menos un 65% de los compromisarios de este territorio darían su respaldo a Santamaría frente a un 35% a Casado. Admiten que parte de los cospedalistas votarán a Casado, quien solo obtuvo un 16% de los votos de la primera fase en las primarias en Andalucía frente al 54% de Santamaría y el 28% de Dolores de Cospedal. Según estas fuentes, hay al menos un 25% de diferencia de los apoyos a Casado frente a la favorita por el aparato regional, a cuyo frente está Juanma Moreno, uno de los primeros dirigentes regionales en situarse del lado de la exvicepresidenta. Los más destacados cospedalistas andaluces, como el exministro de Interior Juan Ignacio Zoido, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, José Luis Sanz y José Antonio Nieto, ya han hecho pública su preferencia por Casado, junto al que siempre estuvo la vicepresidenta del Parlamento y exalcaldesa de Fuengirola Esperanza Oña.

Algunas fuentes anotan un 65% de apoyos a Santamaría frente a un 35% a Casado

Casado ya contaba con el respaldo de destacados dirigentes como el alcalde de Jaén, Javier Márquez. De los tres alcaldes de capitales del PP en Andalucía, dos se han situado del lado de Casado, mientras que el de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, sigue con Santamaría.

La votación del sábado será por apellidos y no por provincias o regiones como otras veces. Esto hará difícil conocer los apoyos territoriales de una y otro. Pese a ello, las fuentes consultadas indican que podría reproducirse el resultado de las primarias del pasado día 5, cuando Sevilla, Málaga, Cádiz, Huelva y Granada respaldaron mayoritariamente a Santamaría, frente a Almería, Jaén y Córdoba que se decantaron por Cospedal, y que ahora lo harían por Casado.

Andalucía también ha sido protagonista en la batalla interna del PP por conquistar votos para una u otro candidato. Los presidentes provinciales de Cádiz y Málaga, Antonio Sanz y Elías Bendodo, se han partido la pana para asegurar votos para la exvicepresidenta. Sanz coordina su campaña y su nombre suena como uno de los integrantes del futuro comité ejecutivo o núcleo duro del partido si gana Santamaría. Nadie duda de que Bendodo también tendría un papel protagonista en la futura dirección. Con todos ellos ha estado Javier Arenas, como muñidor de las estrategias.

En el lado de Casado, la exalcaldesa de Fuengirola ha sido uno de sus baluartes desde el primer momento en Andalucía, aunque cuenta mucho más la influencia que hayan podido ejercer el exministro Zoido y Nieto en sus respectivos territorios, Sevilla y Córdoba.

Una vez acabada la batalla por el poder del PP, Andalucía seguirá siendo un enclave a tener en cuenta gane quien gane. En esta comunidad se celebran las primeras elecciones si Cataluña no tuerce el calendario con unos comicios sorpresa. Nadie cuestiona la candidatura de Moreno aunque gane Casado, dado el poco tiempo que hay para unas elecciones que incluso agotando el plazo se celebrarían en marzo de 2019. Pese a ello, Moreno se sentiría incómodo en un proceso electoral andaluz con un presidente al que no ha respaldado. Por contra, celebraría la victoria de Santamaría como suya, aunque siempre ha defendido una candidatura de unidad, incluso antes de la primera votación. Desde el PP andaluz se advertía ayer de que si Pablo Casado gana, este no puede obviar que en Andalucía ha habido un 54% de respaldo de la militancia a Santamaría mientras que a él solo de un 16%. «El proyecto del futuro presidente o presidenta del partido tiene que contar con Andalucía y darle el sitio que le corresponde», dijo una fuente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos