El línce ibérico se cuela en la agenda política

Arriba, Pedro Sánchez y Angela Merkel pasean por Doñana. A la derecha, con los linces. /R. C.
Arriba, Pedro Sánchez y Angela Merkel pasean por Doñana. A la derecha, con los linces. / R. C.

El centro de El Acebuche ha permitido aumentar la población de este felino y preservar su variabilidad genética Sánchez y Merkel conocen de cerca el trabajo para recuperar la especie en Doñana

EFE ALMONTE (HUELVA).

La visita que la canciller alemana, Angela Merkel, realiza al Parque Nacional de Doñana invitada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se centró ayer en el lince ibérico y los trabajos que desde 1992 se hacen para su recuperación y conservación. El sábado, Merkel y Sánchez desembarcaron en Doñana por la desembocadura del Guadalquivir, tras su almuerzo en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), los dos mandatarios junto a sus parejas disfrutaron de un paseo por las playas vírgenes de este espacio natural, desplazándose posteriormente al Palacio de las Marismillas. Ayer, la agenda hizo escala en el centro de cría en cautividad del lince ibérico de El Acebuche, en Doñana, construido en 1992 para la reproducción del felino considerado en mayor riesgo de extinción del planeta, pese a que la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (IUCN) ha rebajado la catalogación del lince ibérico de especie «en peligro crítico» de extinción a la de «en peligro» de extinción.

Ambos mandatarios recorrieron las instalaciones de este centro, que en marzo de 2005 logró la primera reproducción en cautividad del lince ibérico gracias a un equipo de científicos liderado por Astrid Vargas. Sánchez y Merkel pudieron ver los linces ibéricos primero en sala, a través de las cámaras de vigilancia desde donde se controla a estos felinos y, posteriormente, salieron a la zona de cercados para verlos directamente, según informaron fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica. Ambos mandatarios, junto al director de este centro y coordinador del programa de conservación en cautividad del lince ibérico, Francisco Villaespesa, se desplazaron hasta la zona para contemplar, a menos de dos metros de distancia, a algunos de los felinos.

A los linces que normalmente se encuentran en El Acebuche se han sumado esta semana ocho de los 29 ejemplares que el jueves tuvieron que ser evacuados del centro de cría en cautividad de Silves (Portugal) por la amenaza del gran incendio forestal en el Algarve. Éstos permanecen «tranquilos y muestran un buen estado de salud», según explicó a Sánchez y a Merkel el director del centro.

Un objetivo común

En la actualidad, al centro de El Acebuche y al de Silves se suman los de Zarza de Granadilla (Cáceres), La Olivilla (Jaén) y el Zoobotánico de Jerez (Cádiz), y Silves (Portugal), y su creación ha permitido aumentar la población de este felino y preservar su variabilidad genética, muy comprometida a final del siglo pasado, así como preparar ejemplares para las reintroducciones emprendidas en varias zonas de la Península Ibérica. Desde el alumbramiento de Brezo, Brecina y Brisa, primera camada nacida en El Acebuche el 28 de marzo de 2005, ya son 485 los cachorros nacidos en estos centros, de los que 215 han sido liberados en la naturaleza para reforzar poblaciones existentes. La temporada de cría de este año terminó hace unas semanas con 39 nuevos cachorros que han sobrevivido al destete de los 49 nacidos -11 en El Acebuche-, lo que supone un porcentaje de supervivencia del 80%, superior al promedio de los 14 años de este programa, que es del 75%.

Ecologistas en Acción aprovechó ayer la visita de los mandatarios a Doñana para advertir de que el subsuelo de Doñana está amenazado por el conjunto de proyectos de gas y acusa a la Junta de Andalucía de no haber dado una respuesta a la petición de revisión de la autorización concedida al subproyecto de Marismas Occidental en Almonte (Huelva).

 

Fotos

Vídeos