La Junta reactiva con 40 millones de euros los planes de formación

La consejera de Empleo, Rocio Blanco, defiende un nuevo enfoque en las políticas de formación. /EFE
La consejera de Empleo, Rocio Blanco, defiende un nuevo enfoque en las políticas de formación. / EFE

Las convocatorias saldrán en el último trimestre del año y van dirigidas tanto a trabajadores en activo como a desempleados

JOSÉ LUIS PIEDRASEVILLA

La Junta va a reactivar los cursos de formación en los próximos meses después de siete años de parálisis y bloqueo en esta materia fundamental para el empleo en Andalucía. La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo tiene previsto sacar nuevas convocatorias en el último trimestre de este año por un importe global de 40 millones de euros para así retomar la formación tanto de desempleados como de trabajadores en activo.

En concreto, serán dos convocatorias que dispondrán de 20 millones cada una y una irá destinada a trabajadores en activo y la otra a desempleados y que tendrá además compromiso final de contratación por parte de las empresas. El departamento que dirige la consejera, Rocío Blanco, ya está trabajando en esta oferta formativa que saldrá a licitación pública en régimen de concurrencia competitiva y abandonando de esta forma el «ineficiente» modelo de subvención que había usado el anterior gobierno socialista. La situación que se encontró el nuevo Gobierno a su llegada hace más de seis meses era «lamentable», según denunciaba la propia consejera de Empleo, un panorama que ha provocado un «grave perjuicio» a los desempleados y a muchas empresas. Esta parálisis que se remonta a 2012 en un política de primera necesidad para el empleo y desarrollo empresarial ha hecho perder a Andalucía cuantiosos fondos ya asignados tanto por el Estado como por la Unión Europea en todo este tiempo.

Esta situación de bloqueo se pone de relieve en las cifras sobre los expedientes de resolución y justificación pendientes de subvenciones para acciones formativas, que se elevan a más de un millar y que suponen una cuantía de 386,29 millones de euros, un volumen al que se suman otros 29.959 expedientes pendientes de resolución relativos a becas y ayudas individuales y que la Consejería tiene intención de empezar a abonar a partir del próximo mes de septiembre, una vez que ya se ha activado el plan de choque y se están incorporando interinos de refuerzo con la aprobación del nuevo presupuesto. En concreto, el actual equipo dedicado a la tramitación de estas ayudas se ha reforzado con la contratación de 134 interinos para los próximos seis meses, aunque el equipo estará a pleno rendimiento ya en septiembre.

El objetivo es acabar con el retraso acumulado en la gestión de estos expedientes que en muchos casos llevan pendientes de resolver casi una década, ya que corresponden al periodo 2010-2018. En el trienio 2016-2018 el presupuesto andaluz contemplaba fondos para la formación profesional para el empleo por importe de 890 millones, de los que se han ejecutado tan solo el 18%, por lo que se han dejado de gastar 737 millones en esta materia. Si nos remontamos al periodo 2013-2018, de los fondos disponibles no se utilizaron 1.051,52 millones de euros, el 88% del total.

Situación complicada

Son datos que, según la Consejería, ponen de manifiesto la difícil situación que se encontraron a su llegada y que no sólo impedía reactivar la formación con garantías, sino que iba camino de agravarse al no haberse contemplado por el anterior ejecutivo socialista medidas correctoras eficaces.

Para ello, y teniendo como lema garantizar la máxima transparencia y seguridad jurídica en el reimpulso de la formación, el equipo de Rocío Blanco diseñó un plan de choque ya en marcha dedicado específicamente a sanear esta situación y al mismo tiempo promover un nuevo modelo de formación que pueda ser útil a los trabajadores y a las empresas andaluzas. En este sentido, la Consejería está analizando alternativas novedosas que permitan ejecutar aquellas acciones formativas que no estén afectadas por la situación de bloqueo derivada de este retraso en la justificación de expedientes.

El plan aspira a mejorar la empleabilidad de los trabajadores, tanto en activo como desocupados, y contribuir a mejorar la productividad de las empresas con unos empleados mejor cualificados. Para ello se ha constituido un nuevo equipo de trabajo que ya está en activo.

La Junta promete más control y eficacia

La consejera de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo, Rocío Blanco, tiene el reto de poner orden y concierto en la formación profesional que ha estado empantanada durante años con el anterior gobierno socialista provocando un parón en un área sensible para el empleo que ahora la consejera malagueña quiere desbloquear y relanzar en el futuro para abrir nuevos horizontes en el necesitado mercado laboral andaluz.

Su objetivo es reactivar las nuevas convocatorias formativas desde el control, la eficacia y la eficiencia y hacerlo además en el menor plazo posible que permita el trámite administrativo ya en marcha para que estar listas para los últimos meses del año.

Rocío Blanco tiene claro que la gestión socialista fue de «poco éxito» para la formación, por lo que defiende un nuevo enfoque en estas políticas mediante una reforma que promueva la adquisición y actualización de conocimientos, que mejore la perspectiva de empleo estable y de calidad y que se acerque más a las actuales y futuras necesidades de las empresas que operan en Andalucía. En este sentido, se planteó impulsar también la formación para el empleo en la economía digital, un segmento con gran proyección en el futuro.

El plan de choque puesto en marcha por la Consejería de Empleo para desatascar los cursos de formación incluye el refuerzo del personal interventor y la dotación de recursos materiales para simplificar los procedimientos administrativos, además de prever agilizar la gestión de las subvenciones y becas mediante la actualización del aplicativo informático y la constitución de dos grupos de trabajo.