La rebaja de impuestos en Andalucía tendrá un impacto de 235 millones de euros en la legislatura

Bendodo muestra la tarjeta con el céntimo plastificado que Bravo ha regalado a cada consejero./SUR
Bendodo muestra la tarjeta con el céntimo plastificado que Bravo ha regalado a cada consejero. / SUR

El Consejo de Gobierno aprueba un potente paquete de medidas fiscales que afectan a las herencias, donaciones, el IRPF de rentas medias y altas, familias numerosas, autónomos y empresas

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El Gobierno PP-Cs aprobó ayer un decreto ley con su medida de mayor calado hasta ahora: Una rebaja de varios de los tributos cedidos por el Estado a la comunidad autónoma cuyo impacto al final de la legislatura será de 235 millones de euros. Además de la anunciada bonificación al 99% del impuesto de sucesiones y donaciones, también se rebajará el impuesto a las rentas (IRPF) hasta tres puntos; y más del 50% al tributo de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados a familias numerosas para la compra de una vivienda; y otra bonificación en el mismo sentido a autónomos.

El objetivo de esta «revolución fiscal», como la calificó el portavoz del Gobierno, Elías Bendodo, es acabar con «el agravio fiscal por vivir en Andalucía». «No aspiramos a ser los que menos paguen, sino los que estén en la media de España», agregó el consejero de Hacienda, Industria y Energía, Juan Bravo. Para este, el paquete de medidas fiscales lleva implícito un mensaje de reclamo de inversiones extranjeras, de poner la «alfombra roja» a las industrias para su instalación en Andalucía y acabar con la rémora del paro en esta comunidad. «Queremos que nos vean como una tierra de oportunidades», insistió.

El decreto ley por el que se modifica el texto refundido de las disposiciones dictadas por la Comunidad Autónoma de Andalucía en materia de tributos cedidos de julio de 2018 para el impulso y dinamización de la actividad económica entrará en vigor a partir de este jueves una vez publicado en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), aunque deberá pasar el trámite del Parlamento en menos de un mes para su validación. El consejero de Hacienda recalcó que las medidas recogen los compromisos de los acuerdos políticos con Cs, socio de gobierno, y Vox, por lo que estaría garantizada su aprobación en la Cámara ya que los tres partidos suman mayoría absoluta. Bravo insistió en que al Gobierno le gustaría que las medidas fueran respaldadas por el PSOE y Adelante Andalucía.

Sucesiones y Donaciones

La casi supresión del impuesto de sucesiones y donaciones de familiares directos (padres, hijos y cónyuges) será la que se note de forma inmediata. A partir del jueves las herencias de más de un millón de euros (hasta ahora exento) serán bonificadas casi al 99%. La gran novedad, sin embargo, será la aplicación de la misma bonificación a las donaciones, hasta ahora fuera de las exenciones salvo casos puntuales. De esta forma, explicó el consejero de Hacienda, la donación de un padre a un hijo o hija valorada en 10.000 euros pasará a tributar de 782,6 euros a 7,82 euros. Si la donación es de 60.000 euros, se pagaría 62,5 euros frente a los 6.258,48 que se debía tributar hasta ahora.

Para el consejero, la práctica eliminación de este impuesto en Andalucía permitirá no solo aumentar la renta disponible de las familias, sino que despenaliza el ahorro, mueve la economía y facilita la anticipación en el tiempo de la transmisión de bienes y derechos de padres a hijos y demás descendientes. También mejora la eficiencia y eficacia de los recursos tributarios, ya que prevé que con ella se frene el éxodo fiscal hacia otras comunidades y aflore la economía sumergida o se reduzca el fraude al tener que pagar menos.

Más sobre impuestos en Andalucía

La bonificación en sucesiones y donaciones colocará a Andalucía entre las comunidades con la tributación más baja, similar a la de Canarias, Extremadura, Madrid, Murcia, La Rioja y Castilla la Mancha. El impacto de la última rebaja a este impuesto (el anterior Gobierno socialista aplicó dos desde 2017) será de 14,7 millones de euros este 2019 y de 85 millones al final de la legislatura.

Bajada del IRPF

Con la rebaja del IRPF, el Gobierno pretende situar a Andalucía entre las comunidades con menos peso impositivo, solo por detrás de Madrid y Castilla León y sólo en algunos tramos de renta, de forma progresiva y hasta el final de la legislatura. La rentas más bajas y las más altas son las beneficiadas. La bonificación será de medio punto en las rentas bajas y medias y de uno a tres puntos en las más altas. Las rebajas del IRPF se aplicarán a partir del Presupuesto del año 2020.

La Consejería de Hacienda reduce de ocho a cinco los tramos señalados por el anterior gobierno socialista. El primer tramo hasta los 20.200 euros (por debajo de 14.000 no tributan) pasará del 10% al 9,5% de cotización; Se unifican los tramos entre 20.200-28.000 (que tributa al 15%) y entre 28.000 y 35.000 euros (16,5%) de forma que ambos lo harán al 15%, reduciéndose medio punto al segundo; El siguiente tramo es de 35.200 a 60.000 euros, que pasa de cotizar del 19% al 18,5%.

A partir de los 60.000 euros todos los contribuyentes tributarán igual en el tramo autonómico, pasando del 23,5% al 22,5%; Pero al eliminarse el tramo para rentas a partir de 120.000 euros, que tributaba al 25,5%, la reducción para estos contribuyentes será de tres puntos. Juan Bravo justificó una mayor descarga impositiva en las rentas altas por la rebaja de impuestos que el Gobierno central del PP hizo a las más bajas esta legislatura. La bajada del IRPF será la que mayor impacto tenga en el Presupuesto de la Junta: 149,8 millones de euros en 2023, al final de la legislatura si esta cumple los cuatro años.

Transmisiones patrimoniales

La Junta también hará efectiva de inmediato una rebaja fiscal en beneficio de las familias numerosas, a las que se les reducirá más de un 50% la tarifa que pagan por la compra de una vivienda, bien sea de primera mano o de segunda. En el caso primero el impuesto aplicable es el de actos jurídicos documentados y en el otro el de transmisiones.

Más de 130.000 familias se pueden beneficiar de esta bonificación siempre y cuando el valor de la vivienda no supere los 180.000 euros. Por una casa por este precio, una familia pagaba hasta ahora 14.400 euros en concepto de transmisiones o 2.700 por actos jurídicos documentados. El ahorro sería de 8.100 euros en el primer caso y de 2.520 euros en el segundo.

Además de las familias numerosas, el decreto también contempla como beneficiarios a las empresas en la compra de inmuebles. El Gobierno andaluz fue el primero en establecer un tipo del 2% en 2003 para las empresas y autónomos que decidieron tributar a través del IVA la adquisición de inmuebles, lo que, en opinión del consejero de Hacienda, castigaba a estas. Ahora Andalucía será la primera comunidad que aplique una reducción del 2% al 1,5% del impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) a las empresas y autónomos que adquieran inmuebles con la renuncia a la exención del IVA. Con ello el Gobierno de la Junta quiere contribuir a que las Pymes andaluzas dispongan de mayor liquidez y favorezca con ello un mayor dinamismo de la economía en la comunidad.

La 'política del céntimo' del consejero Bravo

El consejero de Hacienda, Juan Bravo, ha implantado en el Gobierno lo que él llama «la política del céntimo'. Quiere con ello que los miembros del gabinete PP-Cs interioricen la importancia de la eficiencia en la gestión hasta el punto de que ahorrar incluso un céntimo en los próximos Presupuestos vale su peso en oro. Utiliza de ejemplo una empresa multinacional que puso en práctica algo parecido entre sus empleados y llegó a ahorrar tres mil millones de euros al año. La anécdota la ha contado a los periodistas tras la rueda de prensa del Consejo de Gobierno en la que ha dado cuenta de la nueva rebaja de impuestos. No ha querido decir el nombre de la compañía milagro, pero sí ha mostrado una tarjeta con un céntimo plastificado que ha entregado a cada uno de los consejeros y también al presidente, Juanma Moreno, y que el titular de Hacienda ha pagado de su bolsillo. La nueva tarjeta imita a las oficiales solo que en lugar del logo de la Junta aparece el céntimo de euro acompañado del enunciado 'Presupuestos'.

«En el nuevo Gobierno se mira cada céntimo», es el mensaje que Bravo, inspector de Hacienda de profesión, quiere trasladar a sus compañeros y a la opinión pública bajo la premisa de buscar la eficiencia en el gasto lo máximo que se pueda. Bravo se ha puesto de ejemplo. Ha quitado de su despacho el agua mineral cuando supo que su gasto anual era de 400 euros y la ha sustituido por agua del grifo. El agua de Sevilla tiene fama de una de las de mejor calidad y sabor de las ciudades españolas. También ha contado que ha ordenado apagar todas las luces de Torretriana, donde está la sede de Hacienda, al finalizar la jornada. No entiende, ha asegurado, cómo durante años se quedaban las plantas encendidas las 24 horas. «En su casa que cada uno tenga las luces encendidas el tiempo que quiera, pero el dinero público es sagrado», ha aseverado. Los consejeros del bipartito toman nota de la severidad que Juan Bravo plantea imponer al gasto de los futuros presupuestos de la Junta.