Vox amenaza con sanciones a Francisco Serrano por persistir en críticas al Supremo

El líder de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, en una imagen de archivo./EP
El líder de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, en una imagen de archivo. / EP

El que fuera candidato a la Junta se coge un mes de baja médica tras el aluvión de críticas por sus declaraciones sobre la sentencia de 'La Manada'

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

El juez Francisco Serrano, que fuera candidato a la Presidencia de la Junta por Vox, podría tener los días contados en este partido. La dirección de Vox le ha advertido con «tomar medidas» si persiste en las críticas al Tribunal Supremo por la sentencia de 'La Manada', en las que pone en duda la independencia de los magistrados al manifestar que «está cargada de condicionantes mediáticos y políticos» y afirmar que «no se puede cambiar, alterar ni empeorar la sentencia condenatoria» de la Audiencia de Navarra. Esta condenó por abusos sexuales y el Supremo por agresión sexual con una pena de 15 años de cárcel a los cinco sevillanos.

Si las consideraciones sobre la sentencia de 'La Manada' enfadaron a la dirección nacional de Vox, más lo ha hecho el comunicado ayer del juez en el que ratificaba lo dicho sobre el Supremo en Twitter por considerarlo un análisis «objetivo y jurídicamente riguroso»; y cargaba a un colaborador las expresiones en Facebook que desencadenaron una lluvia de críticas al partido. Entre ellas, dijo que «la relación más segura entre un hombre y una mujer es la prostitución» y que «hasta un gatillazo podría terminar con el impotente en prisión».

El encargado de reprender a Serrano y amenazarle con medidas serias ha sido su número dos en el Parlamento, el portavoz del grupo, Alejandro Hernández, quien el día antes había descartado esas represalias por las mismas frases, que consideró opiniones personales del juez. Tras el sorprendente comunicado de Serrano, en el que informaba de darse de baja por enfermedad de su puesto de diputado al menos 30 días, Vox convocó a los periodistas en los pasillos del Parlamento y Hernández tiró a dar por primera vez contra su compañero en un lenguaje hasta ahora desconocido. Calificó de «desafío» la actitud de Serrano, al que amonesta de manera dura: «Si persiste en esa actitud es probable que desde el comité ejecutivo nacional (de Vox) se tenga que adoptar algún tipo de medida», declaró sin aclarar cuál, pero sin descartar que sean sanciones.

«No he sido yo»

Lo que ha enfurecido a Vox es la insistencia de Serrano, tras varias advertencias, en cuestionar las decisiones de magistrados del Supremo. Serrano se deshizo del texto de Facebook que más polémica ha causado. Lo ha hecho de una forma peculiar no exenta de polémica y reprimenda de sus compañeros. En el comunicado que ha colgado en la misma red social para anunciar su baja médica culpa a un colaborador en redes sociales de dichas expresiones. Para justificarlo utiliza el pantallazo de un mensaje de alguien llamado Sebastián Alcorta, quien pide disculpas por ello. «No he sido yo quien ha escrito esas expresiones», afirma Serrano, quien asegura que el día de su publicación estaba de descanso y que no controló lo que su colaborador escribió. Arremete también contra los medios de comunicación a los que acusa de «un linchamiento» como nunca se había visto; y de que se coge la baja para recuperarse «anímicamente» junto a su familia.

Hernández no escatimó críticas. «Si desafortunadas han sido las publicaciones precedentes, el escrito que ha hecho público este miércoles lo es más todavía», dijo para enfatizar que si Serrano persiste en su crítica hacia la sentencia del Supremo, «esa actuación reiterativa no puede entenderse sino como un desafío, porque ya se ha dicho que la postura oficial del partido es el respecto máximo a todas las resoluciones de los juzgados y de los tribunales, nos gusten más o menos».

Hernández trasladó que para el grupo parlamentario no es satisfactoria una explicación cuando se argumenta que se han dejado las redes sociales «en manos de un inconsciente, lo que es algo que denota una grave irresponsabilidad». Aún sin entrar en si el grupo se cree o no la versión de Serrano, el portavoz fue taxativo: «Lo importante es que sea cual fuera la realidad, una u otra, está contraviniendo las instrucciones del partido respecto a cómo debemos manejarnos en las redes sociales». Hernández recordó que hay instrucciones claras para que cualquier opinión en nombre del partido tenga el visto bueno del departamento de comunicación de la dirección nacional.

El que Francisco Serrano esté en la cuerda floja era algo que se estaba viendo venir. La dirección nacional fue dándole de lado hasta situar a Alejandro Hernández, abogado de Córdoba, como su hombre en Andalucía. Hernández es quien ha intervenido en todas las negociaciones de Vox con PP y Cs sobre su papel de llave del Gobierno andaluz para iniciativas parlamentarias, como el Presupuesto. Serrano estuvo en la foto, pero su firma no figura en el documento que PP, Cs y Vox firmaron para dar luz verde a las cuentas del bipartito hace dos semanas. Las suspicacias del grupo con Serrano se han hecho evidentes con declaraciones en temas espinosos como los de violencia machista o igualdad. Algunas veces no coincidían las palabras de Serrano con las de Hernández, más comedido, aunque el fondo fuera parecido.

En la biografía de Serrano hay un capítulo que conecta con sus actuales críticas al Supremo. Fue el alto tribunal el que subió de dos a diez años de inhabilitación la condena a Serrano por una decisión sobre la custodia de un menor en Sevilla para que saliera en una procesión. El Tribunal Constitucional rebajó esa condena a dos años, como previamente había dictado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), de ahí que ahora pronostique que con la sentencia de 'La Manada' va a pasar igual.