Defensa de los ERE pide no dictar una sentencia «cambalache» con Gürtel

El abogado del exviceconsejero Rodríguez Román critica la separación de la pieza política en la instrucción

EFE SEVILLA.

El abogado José Manuel García-Quílez, que defiende al exviceconsejero de Innovación Jesús María Rodríguez Román en el juicio del 'caso ERE', ha solicitado al tribunal de la Sección Primera una sentencia dictada «sin influencias políticas» que haga justicia y «obvien consecuencias políticas y mediáticas», al tiempo que ha pedido a los magistrados que olviden la sentencia de la Gürtel que condenaba al PP como partido y «que no traten de compensar, pues esto no es un cambalache».

De esta manera concluyó ayer su informe final el abogado defensor de Rodríguez Román, que se enfrenta a ocho de prisión y 30 de inhabilitación dos delitos continuados de prevaricación y malversación. Así, ha echado en falta que «alguien contara qué ha pasado en este asunto» y ve necesario «desmontar los mantras» del caso, aludiendo, como ya dijera el expresidente de la Junta Manuel Chaves, que los ERE era «una cuestión de unos cuantos golfos, presuntos golfos». «Es cierto que quizás fueron más de cuatro», añadió, recordando que la «macrocausa ingobernable» se dividió, en contra del criterio de la instructora Mercedes Alaya, en piezas separadas, con lo que no sólo se buscó juzgar a esos «presuntos golfos, intrusos, intermediarios de las pólizas y empresarios, sino también a los políticos que permitieron ese mangazo». La pieza separada del procedimiento específico, que se juzga en la Sección Primera desde diciembre de 2017, se formó para «justificar» que los ex altos cargos acusados «crearon» un sistema para la concesión de ayudas «sin control y a amigos» para disponer de «una red clientelar» para obtener réditos electorales para el PSOE.

Los acusados han sido «condenados públicamente por el mayor caso de corrupción de Andalucía, sacrificados políticamente y excluidos de los cargos públicos», haciendo de este juicio a políticos «un juicio político», lamentó García-Quílez. «Se ha pasado de la politización de la justicia a la judicialización de la política» para que los tribunales resuelvan los asuntos políticos.»

«Linchamiento político»

Recordando la expresión de «linchamiento político» usada por el periodista Luis María Ansón para conseguir derrotar a Felipe González en las elecciones generales, el abogado defensor planteó: «¿Cuántas causas penales necesita el PSOE para que no gobierne en Andalucía?», enumerando las diferentes causas abiertas contra la Junta como los ERE, Invercaria, Faffe, etc.