IU confirma a Toni Valero como sustituto de Antonio Maíllo

Amanda Meyer, Toni Valero, Alberto Garzón y José Antonio Castro en 2016. /SUR
Amanda Meyer, Toni Valero, Alberto Garzón y José Antonio Castro en 2016. / SUR

Ernesto Alba consigue un alto consenso sobre su figura, pero el sector crítico exige una asamblea extraordinaria para la elección del coordinador regional

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Las diferentes organizaciones que componen Izquierda Unida (PCA, IU por la Base, UJCE, Izquierda Abierta e Izquierda y Progreso) han consensuado que Juan Antonio Valero Álvarez (Toni Valero) sea el coordinador de la formación en Andalucía en sustitución de Antonio Maíllo. La Comisión Coordinadora de IU Andalucía, máximo órgano entre asambleas, deberá ratificar la propuesta este próximo sábado 29 de junio.

Las conversaciones para un sustituto de Maíllo por consenso han sido pilotadas por el secretario general del PCA, Ernesto Alba, quien valoró el amplio respaldo obtenido sobre la candidatura de Toni Valero, informa IU en un comunicado. «Ernesto Alba quiere destacar que la figura de Toni Valero despierta un consenso muy mayoritario porque se trata de un perfil político de valía demostrada y que, además, tiene un gran conocimiento de la organización», dice el texto.

Valero, de 38 años, malagueño de adopción, cuenta con gran reconocimiento interno en la organización de Izquierda Unida. Ejerció como número dos, secretario de Organización, de Antonio Maíllo cuando este fue elegido coordinador de IU-LVCA en 2013. En la trastienda de IU ayudó a Maíllo a recomponer la financiación de la organización y luego tomó las riendas de esta en su baja por enfermedad entre 2015 y 2016, cuando sufrió un cáncer de estómago del que se recuperó. Valero se retiró de la primera línea de la política para prepararse unas oposiciones a profesor de instituto, que logró aprobar. Es compañero de Amanda Meyer, exsecretaria general de Vivienda de la Junta de Andalucía en el Gobierno de coalición PSOE-IU entre 2012 y 2015.

Desde IU destacan como aval de Valero su buenas relaciones con la generación joven de IU, como el coordinador federal, Alberto Garzón, y también con dirigentes de Podemos tanto andaluces como nacionales. Valero fue compañero de militancia en las Juventudes Comunistas de Rafa Mayoral e Irene Montero. Su relación con Teresa Rodríguez también se remonta a varios años atrás. La sintonía con Rodríguez y el buen entendimiento con la cúpula de Podemos serán trascendentales en la principal labor que ahora afronta Valero, la de consolidar la confluencia de IU con Podemos con la fórmula asentada por Antonio Maíllo con la colaboración de Rodríguez, la de una unión de iguales en la plataforma Adelante Andalucía.

Maíllo expresó su satisfacción por la nominación de Valero en su cuenta de Twitter. El excoordinador de IU, ahora profesor de instituto en Aracena (Huelva), considera que la propuesta de Valero es «un acierto colectivo». «¡Qué alegría! Una noticia magnífica que demuestra la seriedad de IU Andalucía y el acierto colectivo en proponer a Valero como coordinador andaluz: hombre inteligente, honesto, solvente, riguroso, magnífica persona. Suerte y acierto para lo por venir», ha escrito en su cuenta de Twitter.

El proceso de sucesión se confirma que será tranquilo sin las rebujinas de otras épocas en IU. Aún así, el sector crítico que abanderan antiguos allegados del excoordinador Diego Valderas emitió un comunicado en el que exige una asamblea extraordinaria para elegir al sustituto de Maíllo y analizar el «fracaso» de la confluencia con Podemos.

La corriente '+Izquierda' de la candidatura 'Por una IULV-CA fuerte', liderada por José Luis Pérez Tapias, rival de Maíllo en las primarias de 2017 a coordinador regional, dice en un comunicado entender las razones personales de este para su dimisión. Aún así anota: «Las razones personales no pueden ni deben ser un motivo para obviar el debate sobre los resultados en las elecciones andaluzas, las generales y las municipales y europeas, que hemos venido demandando en cada ocasión y que no se ha abordado nunca en profundidad». Para los críticos, las tres elecciones citadas evidencian que la confluencia «se ha demostrado fallida», pues «no ha sumado, sino que ha restado en los cuatro procesos electorales que se han celebrado». Como ejemplo citan que IU sí se ha mantenido fuerte como marca en aquellas localidades donde gobernaba en solitario. Condicionan el apoyo a Valero según cómo responda a estos retos.