Pablo Casado retira a Javier Arenas de la primera línea política después de treinta años

Javier Arenas junto a Pablo Casado en una imagen de archivo. /Iñaki Bilbao
Javier Arenas junto a Pablo Casado en una imagen de archivo. / Iñaki Bilbao

El histórico dirigente quedará como senador raso y sale de la ejecutiva, donde la presencia de andaluces se sitúa en puestos de bajo perfil

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Pablo Casado desveló ayer en Barcelona la composición del comité ejecutivo nacional que le acompañará en su andadura como presidente del PP. Una nueva dirección que certifica la retirada de la primera línea política del histórico Javier Arenas tras casi treinta años ocupando puestos de responsabilidad en el puente de mando de la calle Génova de Madrid; el último, en el que llevaba desde 2008, el de vicesecretario de Política Autonómica y Local. Además de en el ámbito orgánico, el expresidente de los populares andaluces también perderá protagonismo en el plano institucional ya que no seguirá como número dos del PPen el Senado (donde es representante por la comunidad autónoma de Andalucía) y pasará a ser senador raso.

Durante las primarias, Arenas apostó fuerte por Soraya Sáenz de Santamaría, derrotada en la votación de los compromisarios en el congreso del pasado fin de semana, y se convirtió en uno de los grandes baluartes de la exvicepresidenta del Gobierno. El exministro de Trabajo con Aznar jugó fuerte sus cartas y perdió frente a un Casado que, ahora, con sus decisiones lo aparta de estar en la pomada del PP. Al menos de momento, porque a lo largo de su trayectoria, Arenas ha demostrado su habilidad para sobrevivir políticamente.

La decisión de Casado corrobora que Javier Arenas es uno de los grandes perdedores de las primarias. En 2008, fue el factótum para que Mariano Rajoy, entonces en horas bajas, ganara el congreso de Valencia; en aquel momento el PPde Andalucía jugó un papel clave. En esta ocasión, los populares andaluces se posicionaron claramente a favor de Sáenz de Santamaría y a tenor del resultado se ha demostrado que no ha sido clave para lograr la victoria.

Este hecho explica en parte que en la dirección confeccionada por Pablo Casado ningún andaluz esté en el núcleo duro que dirigirá el PP en esta nueva etapa. Los andaluces que forman parte de la misma –donde hay afines a Casado y otros que en la primera vuelta apoyaron a María Dolores de Cospedal y que tras la derrota de ésta se sumaron al barco casadista– se sitúan en puestos de segundo nivel y de bajo perfil político.

El regidor de Jaén presidirá el Comité de Alcaldes y el de Vejer, José Ortiz, será el número dos en el Senado

El alcalde de Jaén, Javier Márquez, su homólogo en Vejer de la Frontera (Cádiz), José Ortiz, y la vicepresidenta segunda del Parlamento de Andalucía y exalcaldesa de Fuengirola, Esperanza Oña, configuraron el tridente de dirigentes más destacados que desde el primer momento se posicionaron a favor de Pablo Casado, en contra de la postura de la dirección andaluza encabezada por Juanma Moreno de respaldar a Soraya Sáenz de Santamaría.

Oña ha entrado en la dirección nacional, pero lo hace en un cargo de bajo perfil y con más proyección interna dentro del partido que exterior, ya que ha sido nombrada Defensora del Afiliado. Márquez, por su parte, presidirá el Comité de Alcaldes, el órgano que reúne a los principales cargos municipales del partido.

Ortiz no entra en la cúpula nacional, pero sí ha sido premiado con un puesto destacado en el Senado, donde desde ahora será el número dos del PPen la Cámara Alta desde el puesto de secretario general del grupo, donde sustituirá a Arenas.

Los cospedalistas andaluces también han encontrado sitio en la nueva dirección nacional. El exministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, será el presidente del comité electoral; quien fuera su número dos en el ministerio y exalcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, al frente de la secretaría de Electoral; o el almeriense Juan José Matarí, otrora afín a Arenas y ahora distanciado de él, que será el secretario de Política Autonómica. Entre los sorayistas, María José García Pelayo, exregidora de Jerez de la Frontera, será secretaria de Cultura y Deportes y Rafael Hernando, diputado por Almería y hasta ahora portavoz en el Congreso, será presidente del Comité de Garantías y Derechos.

Juanma Moreno forma parte de la dirección nacional como presidente del PP de Andalucía. Desde el partido en la región no hicieron ninguna valoración oficial sobre la nueva cúpula, aunque fuentes consultadas no ocultaron su satisfacción por el hecho de que no h hubiera cospedalistas ni casadistas andaluces en puestos de primer nivel.

Más

 

Fotos

Vídeos