El campo andaluz urge las medidas compensatorias

El veto ruso afecta a exportaciones superiores a los 74 millones de euros en Andalucía

LALIA GONZÁLEZ

La preocupación en el campo andaluz por el veto impuesto por Rusia a las importaciones agroalimentarias europeas se justifica por las cifras: En 2013, Andalucía exportó productos agroalimentarios a Rusia por valor de 74,7 millones de euros y en lo que va de 2014 (último dato oficial correspondiente al mes de mayo) por un valor de 37,5 millones, según los datos de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior-Extenda, dependiente de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo. El agroalimentario es uno de los sectores clave de la comunidad autónoma y en la actual crisis su relevancia como creador de empleo y riqueza ha aumentado.

El sector permanece a la espera de que se reúna el colegio de comisarios europeos para que tomen la decisión formal y de que haga lo propio el Ministerio con las comunidades, explicó ayer Miguel López, líder de Coag en Andalucía. «Se están produciendo movimientos de triangulación a través de otros países que tienen acuerdos de asociación con Rusia, pero son poco significativos», explicó.

No obstante, las exportaciones a Rusia escasamente suponen el 1% de las exportaciones andaluzas (ocupando el número 17 en el ranking de los países a los que Andalucía exporta). Rusia no figura entre los primeros destinos de nuestros, que son Alemania (16%), Italia (13,2%), Francia (11,2%), Portugal (9,6%), Reino Unido (8,7%), Países Bajos (7,4%) y Estados Unidos (4,6%). Andalucía, con un 12,8% del total nacional en 2013, fue la tercera región en el ránking de comunidades autónomas exportadoras a Rusia por detrás de Cataluña (34%) y Valencia (26,1%). Por provincias, las principales exportadoras a Rusia son Sevilla, Málaga y Almería.

Con respecto a los productos hortofrutícolas (59% del total exportado a Rusia) destacan las hortalizas y verduras frescas, aceitunas de mesa, cítricos y semillas. Asimismo, la región también exporta a este país aceite de oliva (19,7%) y productos cárnicos (19%), entre otros alimentos. El número de empresas andaluzas que exportaron a Rusia es de 156 empresas, de las cuales solo 48 (30,77%) son empresas regulares, es decir, han exportado durante cuatro años consecutivos.

Ante la intranquilidad expresada por el sector y las reclamaciones de la consejera de Agricultura, Elena Víboras, la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, ha asegurado que se emplearán «todos los recursos necesarios» para paliar los efectos del veto ruso sobre los productos hortofrutícolas andaluces y ha pedido «tranquilidad» a los agricultores, porque «el Gobierno va a estar vigilante para impedir que ningún sector se vea afectado por el veto ruso a las exportaciones europeas». En un comunicado, Crespo ha recordado que ya se ha anunciado una dotación de 125 millones para la retirada de frutas y hortalizas perecederas y que, junto a ello, Bruselas ha decidido «aprobar un reglamento especial para la financiación de la retirada de melocotones y nectarinas de manera retroactiva».

Crespo recuerda que la Comisión Europea «está ultimando los detalles de aplicación de estas medidas» y, en este sentido, ha pedido «tranquilidad» a los productores, «porque la Comisión Europea va a poner en marcha todas las medidas que hagan falta y, si es necesario dedicar más recursos, el Gobierno de España no dudará en pedirlos para paliar los efectos de la decisión de la Federación Rusa». La delegada del Gobierno ha recordado que, además, se ha acordado con el sector de la distribución llevar a cabo campañas de promoción de los productos hortofrutícolas, con el objetivo de recuperar el consumo nacional, fundamentalmente de la fruta de temporada, al tiempo que se hará un seguimiento «semanal» de los datos de consumo, precios y volúmenes para conocer la evolución de las diferentes medidas.

Veto suavizado

El Gobierno ruso decidió ayer suavizar ligeramente el veto a las importaciones de productos agroalimentarios de la UE además de EE UU y Canadá. En concreto, permitirá el comercio con leche y productos lácteos sin lactosa, además de algunas hortalizas como patatas, cebolla, maíz híbrido dulce y guisantes siempre y cuando sea para su siembra en el país. También saca de la lista negra pescados como los alevines de salmón y la trucha. Por último excluye los suplementos alimenticios y complejos vitamínicos. Sin embargo, todos estos productos readmitidos representan un porcentaje reducido de las exportaciones afectadas. De hecho, se mantiene el veto para las frutas y verduras, que suponen el 80% del impacto económico de la medida en España.