SUR reconoce a cinco entidades por su compromiso con los más desfavorecidos

Voluntarias en el Comedor Santo Domingo./FRANCIS SILVA
Voluntarias en el Comedor Santo Domingo. / FRANCIS SILVA

Fundación Secretariado Gitano, Prodiversa, Altamar, Comedor Santo Domingo y Autismo Málaga y protagonizarán el miércoles la II Gala de Acción Solidaria

AMANDA SALAZAR y M. ÁNGELES GONZÁLEZMálaga

La labor de las entidades sociales es callada y a veces desagradecida. El denominado 'tercer sector' trata de paliar las muchas desigualdades que existen en nuestra sociedad y más allá de nuestras fronteras. Intentan llegar adonde nadie más lo hace, a los sectores más vulnerables, ofreciendo ayuda a los más desfavorecidos. Las organizaciones sin ánimo de lucro, sus trabajadores y voluntarios, se enfrentan a menudo a situaciones muy duras que muestran la cara más amarga de la realidad. Gente que ha perdido su hogar. Mujeres que huyen de un entorno de violencia y tienen que empezar de cero. Padres con niños a su cargo que no pueden cubrir las necesidades básicas de sus hijos. Enfermos, personas con drogadicciones o con discapacidad que en muchas ocasiones padecen la soledad como el peor de sus síntomas. Personas migrantes que viven al día y sin ninguna red familiar. O mayores que se sienten abandonados. Pese a todo, las asociaciones y fundaciones han logrado trazar caminos para que estas personas retomen poco a poco las riendas de sus vidas. Juegan con el fracaso asegurado de que no van a poder salvar a todos. Pero solo una persona que consiga salir adelante es recompensa suficiente.

Para agradecer su labor y la de todo el voluntariado malagueño, SUR reconoce cada año a cinco de esas entidades que han tenido un papel especial durante el último año. Altamar, Fundación Secretariado Gitano, Prodiversa, Autismo Málaga y Comedor Santo Domingo serán las protagonistas de la II Gala de Acción Solidaria. El acto será introducido por el cocinero Sergio Garrido, que une gastronomía y solidaridad. Se celebrará el próximo miércoles a las 19.30 horas en el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU).

Visibilizar el tejido social

Se trata del colofón del segundo año de la iniciativa de Diario SUR Acción Solidaria, que cuenta con la colaboración de la Obra Social 'la Caixa'. Un proyecto que surgió para dar a conocer a través de las páginas de este periódico y en SUR.es los logros de las asociaciones malagueñas y de los voluntarios. Cada semana, a través de reportajes o de tribunas de opinión, SUR ha querido dar visibilidad a esas iniciativas, dentro de su propia responsabilidad social corporativa.

En esta edición se han destacado entidades que promueven el cambio social a través de la educación, como Altamar, que trabaja en El Perchel y La Trinidad para ofrecer oportunidades a los niños de familias en riesgo de exclusión a través del apoyo educativo. O la Fundación Secretariado Gitano (FSG), que apuesta por la formación como la mejor fórmula para romper estigmas y promocionar a los jóvenes de esta comunidad.

Los niños de Altamar también hacen talleres de hábitos saludables.
Los niños de Altamar también hacen talleres de hábitos saludables. / SUR

También se reconoce a Prodiversa como ejemplo del peso de Málaga en la solidaridad internacional, luchando por hacer prevalecer los derechos humanos más allá de nuestras fronteras o velando por los jóvenes extutelados y por las personas migrantes. Autismo Málaga, por su parte, se hace un hueco en esta edición tras 25 años ayudando a las personas con este trastorno y a sus familias, mostrando la importancia de la detección precoz y de la atención temprana. Por último, el Comedor Santo Domingo, un decano en la solidaridad malagueña, recibe el reconocimiento por ofrecer un plato caliente a las personas con menos recursos y darles un empujón para salir adelante.

Pero en esta edición de Acción Solidaria se han contado muchas más historias. Como la de Yoel y Lolilla, que gracias a Incide ya piensan en estudiar una carrera y vislumbran un futuro en el que ser de los Asperones no es una barrera. O las de Carmen Rivas y Alejandro López, que aprenden a ser autónomos gracias a los talleres de Down Málaga.

En primera persona

Del mismo modo, han sido protagonistas el cantante malagueño Miguel Laporte, que ayuda a niños con VIH de una casa de acogida de Perú como voluntario de Codepro. Y, en primera persona, Acción Solidaria se hizo eco de la jornada 'Hoy puede cambiar todo', de la Fundación Harena, sobre iniciativas de cambio social como las de Paco Moreno, un abogado con raíces malagueñas que abandonó todo para construir pozos en Etiopía. Y de los ejemplos de superación de los 'campeones' de La Trinidad, personas con discapacidad intelectual de AVI. Este año, la solidaridad malagueña también ha perdido a una de las figuras más activas en la lucha contra el hambre, Javier Peña, impulsor del Banco de Alimentos malagueño y fallecido hace casi un año. La gala servirá para rendir homenaje a cada uno de ellos en un encuentro que contará con una buena representación del mundo asociativo malagueño, además de autoridades de diferentes instituciones públicas.

Altamar Un nuevo rumbo para los niños de La Trinidad y El Perchel

La Asociación Altamar. Educación y Familia es una de esas entidades pequeñas que, desde la sombra, hacen cosas extraordinarias. Trabajan desde hace once años en La Trinidad y El Perchel para ofrecer un nuevo rumbo a los niños de familias vulnerables. La educación es para esta entidad la clave para que los menores puedan optar a un tipo de vida al que no pudieron acceder sus padres. En la sede de Altamar, los niños estudian, meriendan y aprenden rutinas y hábitos de vida saludables. Aunque su labor llega a solo 40 menores, gracias sobre todo a la labor desinteresada de los voluntarios, el impacto está llegando cada rincón de estas barriadas malagueñas. En los últimos años, a la labor con los niños se han añadido talleres a los padres, para ofrecerles orientación familiar para establecer límites, afrontar la etapa de la adolescencia, guiarles en temas básicos de higiene y comida sana... Algunas madres incluso se han reenganchado a los estudios a raíz de su contacto con Altamar, que también ha organizado talleres de alfabetización para adultos, imagen y crecimiento personal que les sirven para su propia promoción laboral.

Fundación Secretariado Gitano La educación como motor de cambio

La Fundación Secretariado Gitano (FSG) es una entidad a nivel estatal que tiene más de 35 años de historia. En Málaga, trabaja desde el año 2001 por la promoción de la comunidad gitana en todos los aspectos. Más de 15 años abogando por la igualdad de oportunidades, con la educación como motor de cambio en las familias gitanas. De esta forma, cuenta con programas de apoyo escolar para luchar contra el absentismo y el fracaso escolar como Promociona. Además, forma parte de la red de Caixa Proinfancia. Su proyecto estrella, Acceder, trata de acompañar a los jóvenes gitanos en la búsqueda de una salida laboral. Los alumnos que han llegado a la Universidad se convierten en referentes para el resto, mostrando que, con esfuerzo, es posible formarse para tener un mejor futuro. Además, la mujer se convierte en protagonista con programas que fomentan la igualdad y contra la violencia de género. La sensibilización con campañas contra el racismo y la xenofobia es otro de los campos de batalla de FSG, que también atiende a los gitanos migrantes que llegan desde Europa del Este.

Prodiversa Guardianes de los derechos humanos por el mundo

Contribuir al cambio del sistema social, político y económico hacia un modelo más justo con las personas y con el entorno. Esta es la razón de ser de Prodiversa-Progreso y Diversidad, que está en plena celebración por su 25.º aniversario. La cooperación internacional es uno de los pilares básicos de esta ONGmalagueña, que se centra en tres ámbitos de actuación fundamentales para el desarrollo de cualquier comunidad dentro de la defensa general de los derechos humanos: la educación, la sanidad, principalmente de mujeres y niños, y el acceso al agua potable.

En todos sus proyectos trabajan con perspectiva de género, favoreciendo el papel de la mujer en el desarrollo de zonas empobrecidas. Asimismo, la sensibilización sobre la violencia machista y la atención a las víctimas ha cobrado un papel esencial en Prodiversa, que actualmente está presente en Marruecos, Haití y República Dominicana, donde trabaja siempre con una metodología participativa.

En el ámbito local, esta ONG acompaña a los más vulnerables en la construcción de un futuro mejor, ofreciéndoles ayuda psicológica y un itinerario socio-laboral personalizado. La atención a las personas migrantes centra buena parte del trabajo de este colectivo, así como la ayuda a niños y jóvenes desfavorecidos a través de clases de refuerzo y dos centros de menores tutelados.

Autismo Málaga Un aniversario lleno de reconocimientos

El año 2018 está siendo intenso para Autismo Málaga. La entidad ha conmemorado sus 25 años con diferentes actividades que han dado visibilidad a su labor de apoyo a las familias que sufren este trastorno que afecta a 7.000 personas en Málaga.

En este tiempo, la asociación ha sido en gran parte responsable de los importantes avances que se han conseguido en los últimos años: el diagnóstico precoz y la atención temprana. Gracias a su labor, las familias han podido hacer llegar a los responsables políticos la importancia de tratar cuanto antes a los niños que sufren el trastorno del espectro autista (TEA) para mejorar en lo posible su calidad de vida. Para ello, Autismo Málaga ha tejido una red de entidades que incluye una residencia de adultos, un centro de atención temprana y talleres para los afectados y sus cuidadores. Pero si algo ha conseguido este colectivo malagueño ha sido que las familias dejen de sentirse solas. Acompañarles en entender qué es el autismo y cómo pueden ayudar a sus hijos es el mejor de sus legados.

Comedor Santo Domingo Un plato caliente y un empujón para salir adelante

Más de tres décadas ayudando a personas en riesgo de exclusión social han convertido al Comedor Santo Domingo en uno de los colectivos solidarios con más tradición en Málaga. Cada día más de 150 personas acuden a sus instalaciones en El Perchel en busca de un plato caliente o un bocadillo, pero la labor de esta asociación va más allá de llenar el estómago de los más necesitados. También reciben orientación laboral, formación y apoyo psicológico. En definitiva, una atención integral individualizada para que refuercen su autoestima y consigan mejorar su situación. Como definen desde la propia organización, se les ofrece «un futuro abierto».

Además, sobre todo cuando hay niños de por medio, este colectivo corre con los gastos de pagos de alquileres o facturas de luz y agua cuando las familias no disponen de recursos. O se hace cargo de los medicamentos si algún enfermo no puede asumir el coste.

Unos 70 voluntarios colaboran con la asociación, que no deja de organizar eventos y campañas benéficas para captar socios y garantizar así el futuro de su programa.

 

Fotos

Vídeos