Cincuenta años de la muerte del compositor Lehmberg Ruiz

MANUEL DEL CAMPO
Su obra sinfónica es muy interesante./
Su obra sinfónica es muy interesante.

EL próximo día 24 de agosto se cumplen 50 años de la muerte en Las Rozas (Madrid) atropellado por un tren de mercancías de Emilio Lehmberg Ruiz, tal vez el compositor malagueño más relevante del siglo XX, también insuficientemente conocido incluso a nivel local. Hijo de un alemán superviviente de la tragedia de la fragata alemana Gneisenau nace el 9 de noviembre de 1905 y su madre es malagueña (hija de la familia donde fue acogido el marinero). Estudia en los conservatorios de Málaga y Madrid, obteniendo primer premio de armonía y composición en 1935. Consigue los premios Izquierdo (Sevilla, 1931) y de la Fundación Carmen del Río (Madrid, 1942) e ingresa en el cuerpo de directores de bandas civiles en su primera categoría. Su obra como compositor incluye piezas para piano, canto y piano, orquesta de cámara y sinfónica, para cine, noticiario Nodo, teatro, etcétera, y una póstuma &lsquoSinfonía para la festividad de santa Cecilia&rsquo estrenada aquí el 17 de enero de 1962 por la Orquesta Sinfónica de Málaga dirigida por el entonces titular Pedro Gutiérrez Lapuente. De su legado sinfónico, la actual Orquesta Filarmónica de Málaga dirigida por José Luis Temes grabó hace un año un CD con &lsquoGranada&rsquo, suite de cinco piezas de original pianístico, el poema sinfónico &lsquoImpresiones del atardecer&rsquo, una &lsquoSuite andaluza&rsquo y la &lsquoSinfonía&rsquo dedicada a la patrona de la música. El Ayuntamiento de Málaga, que en 1972 dio el nombre de Compositor Lehmberg a una calle de la ciudad, diez años antes &ndashen 1962&ndash acordó poner una lápida en su casa natal, calle Cristo de la Epidemia nº 30, entonces «... un nombre en alto como una bandera. Porque Málaga tiene también sus triunfos, que no son el clima ni el aire de los montes», que se escribió en este diario. Pero la lápida sigue sin ponerse.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos