Diario Sur

La Cueva del Tesoro de Rincón de la Victoria gana tres mil visitantes en un año

La Cueva del Tesoro de Rincón de la Victoria sigue despertando el interés de los turistas por conocer la única gruta submarina visitable de Europa. La cavidad ha conseguido ganar tres mil visitantes en el último año y superar así la barrera de las 30.000 entradas, una cifra en la que se había mantenido estable en los últimos ejercicios, según informó la Diputación.

Este incremento se ha conseguido tras las diversas acciones promocionales en ferias turísticas como Fitur, en Madrid, a través de la Asociación Para la Promoción Turística de la Axarquía (APTA), y a nivel local ofreciendo información a través de la Oficina Municipal de Turismo y los distintos hoteles del municipio.

Esta formación es la prueba de la existencia de los primeros asentamientos en la provincia de Málaga. Así lo confirman las pinturas rupestres y los restos de piedras, huesos y cerámicos hallados. Su creación submarina se distingue con galerías, columnas y habitáculos erosionados por el mar, por lo que en su interior se pueden encontrar paredes lisas y redondeadas con singulares recovecos.

La zona se originó bajo el nivel del mar por las corrientes y el oleaje, pero debido al choque de las placas tectónicas comenzó a emerger el entorno conocido como El Cantal, quedando al descubierto las diversas oquedades y grutas. Desde entonces, las filtraciones de agua dulce constituyeron estalactitas y estalagmitas, propias de cuevas de origen terrestre y de la erosión por agua dulce. Se formó durante el Jurásico y posee un gran interés científico, histórico y cultural. Tiene una longitud cercana a los 2.500 metros, de los que 600 son visitables.

Entre sus cavidades destacan la sala Noctiluca, nombrada así por encontrarse en ella el templo dedicado a la diosa lunar mediterránea. Este espacio es de gran importancia por el altar fenicio donde se realizaban sacrificios de animales y por el enorme trasfondo histórico que lo envuelve.