Diario Sur

La verdadera historia de la coca en el Nesquik

Al llegar a casa vio que el precinto estaba manipulado
Al llegar a casa vio que el precinto estaba manipulado / SUR
  • Un vecino de Zaragoza halla una bolsa de 250 gramos de cocaína en una caja de cacao

  • La Policía cree que algún traficante lo dejó en la estantería del supermercado para pasárselo a otro narco

El ingenio a la hora de camuflar droga no tiene límites. Y sino, que se lo pregunten al vecino de Zaragoza que se ha encontrado un cuarto de kilo de cocaína en el interior de un bote de cacao soluble 'Nesquik', según recoge El Heraldo de Aragón. Pero, ¿cómo acabó la droga allí? Fuentes próximas a la investigación han indicado que la Policía cree que algún traficante lo dejó en la estantería del supermercado para pasárselo a otro narco, sin contar con que cualquier comprador podía cogerlo.

El hombre que había adquirido el producto en un supermercado de la capital aragonesa, se dio cuenta al llegar a casa de que el precinto del bote estaba aparentemente manipulado. Y al abrirlo vio en su interior una bolsa llena de un polvo blanco. No dudó en irse a comisaría, donde tras revisar el contenido de la bolsa confirmaron que se trataba de cocaína. Un cuarto de kilo valorado en 13.000 euros. El bote de 'Nesquik' más caro del supermercado sin ninguna duda.

La Policía trata ahora de identificar al traficante que manipuló el bote, introdujo ahí la droga y lo cerró para colocarlo en la estantería, quizá siguiendo las instrucciones que había pactado con otra persona para pasarle la cocaína de esta peculiar manera.

La Policía Nacional, tras recoger el paquete, abrió una investigación para averiguar tanto su procedencia como el destinatario. Para ello, entre otras diligencias, envió el bote de Nesquik y la bolsa con la droga al laboratorio de la Policía Científica para extraer todas las huellas dactilares posibles. Además, está analizando las cámaras de seguridad del supermercado para comprobar los movimientos que se produjeron en torno a la estantería de los botes de cacao en polvo tanto en esa mañana como en el día anterior.