Diario Sur

De la Serna: «Toda mi vida política ha ido en paralelo a la de Mariano Rajoy»

Rafael Catalá entrega la cartera de Fomento a Íñigo de la Serna.
Rafael Catalá entrega la cartera de Fomento a Íñigo de la Serna. / Fernando Alvarado (Efe)
  • El nuevo ministro de Fomento promete "dedicar todo el empeño y esfuerzo para estar a la altura de la responsabilidad" de su nuevo cargo

Para que no echara de menos su tierra, la toma de posesión del nuevo ministro de Fomento estuvo regada por la lluvia, tan habitual en Santander como escasa en la capital de España. Íñigo de la Serna es una de las caras nuevas del Ejecutivo y por eso la expectación era máxima. La sala estaba abarrotada de gente, desde altos cargos del PP como Pablo Casado, Andrea Levy, Javier Arenas o Fernando Martínez-Maíllo, hasta una alta representación de las principales constructoras como Florentino Pérez, presidente de ACS; el de Sacyr, Manuel Manrique; la presidenta de FCC, Esther Alcocer Koplowitz, y el vicepresidente de Acciona, Juan Ignacio Entrecanales, entre los que se mezclaban numerosos funcionarios -principalmente mujeres- que le pedían a su nuevo 'jefe' hacerse una foto con él.

“Sé que hay asuntos que urgen y no hay tiempo que perder”, aseguró De la Serna tras recibir la cartera de manos del hasta ahora ministro en funciones, Rafael Catalá, y de su antecesora y actual presidenta del Congreso, Ana Pastor. Y lo hizo después de dar las gracias al presidente del Gobierno por la “confianza” que ha depositado en él y hacer una confesión: que accedió a la alcaldía de Santander de la mano de Mariano Rajoy. “Toda mi vida política ha ido en paralelo a la de él”, explicó.

La vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría; la ministra de Empleo, Fátima Báñez; y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro también arroparon al político cántabro en su salto por la puerta grande a la política nacional, quien antes de desgranar las directrices y tareas que tiene por delante, pidió un “poco de tiempo” para realizar “primero un aterrizaje y una toma de contacto”. Eso sí, prometió dedicar todo su “empeño y esfuerzo para estar a la altura de la responsabilidad” de su nuevo cargo.

De su ministerio resaltó su capacidad para generar empleo y su relación con la mejora de la competitividad y -en la línea de las palabras con las que Pastor le presentó- habló de que las infraestructuras son “un elemento fundamental para la vertebración de nuestro país, para la cohesión social y para favorecer la igualdad de oportunidades”. Para ello, prometió utilizar los recursos públicos disponibles bajo los criterios de “eficiencia y eficacia”.