Diario Sur

La gestora del PSOE aboga por una relación «simétrica» con el PSC

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández y el portavoz, Mario Jiménez.
El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández y el portavoz, Mario Jiménez. / Efe
  • Mario Jiménez cree que un congreso rápido puede generar más división en el partido

  • Margarita Robles aboga por aparcar las cuestiones internas y por trabajar unidos

  • El portavoz de la gestora achaca las palabras de Pedro Sánchez a su "situación emocional"

El portavoz de la gestora del PSOE, Mario Jiménez, ha apostado este miércoles por mantener con el PSC relaciones "equilibradas, armónicas, compensadas y simétricas", y cree que ambos partido tendrán que abordar sus relaciones con un diálogo "honesto, sincero y profundo".

En una entrevista en la Cadena Cope, Jiménez ha negado que la presidenta andaluza, Susana Díaz, quiera romper con el PSC. Es más, ha asegurado que frente a quienes han expresado esa "pulsión" de ruptura, Díaz siempre ha sido partidaria de que ambos trabajen "de la mano".

Sin embargo, el también portavoz parlamentario del PSOE-A cree que ambos partidos deben hablar a fondo sobre sus relaciones orgánicas pero también sobre lo político, ante cuestiones como la definición de Cataluña como nación o el hecho de que el PSC se plantee una alianza con el partido de Ada Colau. "Hay que hablar mucho y sin trauma, y luego ya veremos", ha resumido.

Desde el punto de vista orgánico, apuesta por que "el mecanismo con el que actúa una organización en la otra esté compensado", porque cree que nadie entendió que el PSC participase en la votación del Comité Federal que decidió la abstención y, como no le gustó la decisión, celebrase después una reunión de su Consell Nacional para hacer lo contrario. "No se pueden confrontar legitimidades", ha avisado, añadiendo que lo ocurrido tiene "enorme trascendencia".

Por otro lado, Jiménez ha dejado claro que el Congreso del partido tendrá que esperar a que haya una "reflexión profunda" sobre el proyecto. Aunque ha evitado ponerle fecha, cree que ese proceso es "prioritario" y que la elección del secretario general tendrá que esperar a que el proyecto político esté "definido y ahormado".

"En una situación de división no es aconsejable afrontar un proceso interno que puede profundizar en la división, eso puede ser la agenda de algunos pero no la de todos", ha avisado.

Una «campaña personal» de Sánchez

Ante la posibilidad de que el ex líder socialista Pedro Sánchez intente volver a ser secretario general, Jiménez ha respondido que será "el compañero Pedro Sánchez" quien tendrá que evaluar si es momento de "poner en marcha campañas personales o de trabajar para unir al partido y definir un nuevo proyecto".

En la misma línea, ha dicho no poder predecir si su empeño tendrá éxito, pero ha incidido en que la "referencia" que él tiene de otros ex secretarios generales es que han tenido "otro comportamiento".

Jiménez ha atribuido a la "situación emocional" que ha vivido Sánchez sus palabras conciliadoras hacia Podemos, pero desde el punto de vista político ha remarcado que el PSOE no debe "subordinarse a la estrategia de nadie". De entrada le ha recordado que son los propios líderes de Podemos los que se califican de "populistas": "No tenemos que ser nosotros quienes definamos a nuestros adversarios si ya se definen ellos".

También ha discrepado de la posición de Sánchez en relación a tratar a Podemos "de tú a tú", porque rechaza "equiparar" a los dos partidos y porque cree que la referencia del PSOE deben ser los ciudadanos, "nunca el populismo". Es más, ha subrayado que IU "subordinó su proyecto a la ola populista" y ahora "directamente no existe".

Un proyecto para conectar con los ciudadanos

Con todo, cree que la entrevista de Sánchez en 'Salvados' también fue "muy clarificadora" de lo que ha sucedido en los últimos meses en el PSOE, porque considera que quedó claro que "se habían abierto conversaciones con los independentistas" a pesar del mandato del Comité Federal.

También cree "muy revelador" que, en una entrevista grabada un día después de la sesión de investidura, y de los insultos de Gabriel Rufián (ERC) al PSOE, Pedro Sánchez no hiciera al menos "un acto de defensa del proyecto del PSOE frente a los que lo atacaron de forma vil e indecente".

Además de redefinir un proyecto que lleve al PSOE a volver a conectar con los ciudadanos, Jiménez ha admitido que el partido tendrá que hacer también una campaña de afiliación, porque ha "perdido un número importante" de militantes, pero está convencido de que la gente volverá a acercarse al PSOE cuando inicie este proceso y se le vea hablando de los problemas de la gente.

Preguntado si la gestora teme una oleada de afiliaciones para influir en el próximo congreso del partido, ha respondido que estará "pendiente", pero se ha mostrado convencido de que "eso no va a ocurrir" porque los procedimientos del partido son garantía de que eso no ocurra.