Diario Sur

La gestora recurre a la 'vieja guardia' y conserva a Hernando

Madrid. Ni el socialista en el Senado, Óscar López, ni la portavoz en el Parlamento Europeo, Iratxe García, seguirán en sus puestos ahora que una comisión gestora dirige el PSOE. Pero sí lo hará el del Congreso, Antonio Hernando. La dirección provisional del partido quiso darse unos días para reflexionar con los tres dirigentes cuál sería la mejor solución para todos y este lunes anunció su decisión.

El lugar de López será ocupado por el veterano expresidente asturiano, Vicente Álvarez Areces y el de García, en la Eurocámara, por el exministro de la presidencia y exvicelehendakari Ramón Jáuregui. Además, se propondrá a la que fuera vicesecretaria general del partido entre 2012 y 2014, Elena Valenciano, como vicepresidenta del Grupo Parlamentario de los Socialistas Europeos.

Ser portavoz del partido no es un asunto menor. Se trata de puestos de confianza del secretario general y tanto los dos dirigentes relevados como Hernando han actuado en los dos últimos años como puntales en la estrategia de Pedro Sánchez. La actual dirección del partido, sin embargo, quería demostrar su voluntad de dar por enterrada la etapa de divisiones y llegó a proponer a los cesados que se mantuvieran en el cargo.

López, con el que buena parte de los antiguos críticos conserva buena relación, rehusó hacerlo. Hernando -que además sustituirá a Pedro Sánchez como presidente del grupo parlamentario- aceptó. Fuentes de su entorno dien que pretende «contribuir a reconstruir humildemente la unidad del partido». Su papel no es sencillo. Después de haber defendido con vehemencia el 'no' a Rajoy, puede tocarle explicar la abstención.