La plantilla de Starlite se manifiesta ante el alcalde para exigir que el festival tenga un horario fijo

Protesta de los trabajadores, ayer en el Paseo Marítimo. /Josele-Lanza -
Protesta de los trabajadores, ayer en el Paseo Marítimo. / Josele-Lanza -

Los trabajadores reclaman apoyo municipal y alertan de que muchos puestos de trabajo corren peligro

PABLO COLLANTES

La paciencia de la plantilla de Starlite también parece haberse agotado. Una comitiva de más de una treintena de trabajadores se manifestó ayer al inicio de la rueda de prensa que el alcalde, José Bernal, convocó en el Paseo Marítimo para tratar asuntos municipales.

Entre gritos de «Starlite somos todos», los trabajadores expresaron su malestar por los permisos de apertura que se le conceden diariamente al festival y que impiden que éste tenga un horario fijo, alegando que el cambio de horarios perjudica su labor y pone en peligro «muchos puestos de trabajo».

Más información

En este sentido, la plantilla afirma que el cierre del recinto se ha hecho siempre «desde la legalidad». Beatriz Aguado, del departamento de prensa, afirmó que «Starlite da trabajo a más de 800 personas en la zona, muchos de ellos proveedores locales». De este modo, Aguado defendió que «cerrando tan pronto, de alguna manera habrá gente que no podrá seguir trabajando con nosotros».

Por su parte, Esteban Castaño, en representación de la plantilla, aclaró que los trabajadores reclaman su derecho a trabajar «como cualquier persona». «No dependemos de la organización, somos nosotros mismos los que en nuestro tiempo libre hemos decidido luchar por mantener nuestros puestos», explicó Castaño. «No queremos que nadie nos regale nada».

De esta forma, tras pedir al alcalde una solución, Bernal se reunió a puerta cerrada con dos de los representantes para llegar «a un punto de encuentro común».

Al tiempo que sucedían estas protestas, una gran parte del staff de Starlite inició una campaña a través de las redes sociales bajo la etiqueta #TodosSomosStarlite en la que piden que se respete el evento.

En este sentido, Elena Suárez, empleada del Starlite, afirmó que «no es justo el constante acoso y derribo que se está haciendo contra una gran familia para conseguir su cierre». Otra empleada, Beatriz Chaves, admitía que le encanta su trabajo. «No hagáis que acabe antes de tiempo», pedía.

Josele-Lanza -

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos