San Pedro Alcántara, en el mapa

El centro del distrito está actualmente en obras, con su arteria principal, Marqués del Duero, afectada.
El centro del distrito está actualmente en obras, con su arteria principal, Marqués del Duero, afectada. / Josele-Lanza -

La amenaza de moción de censura ha conseguido, como ya sucedió en 2015 durante las negociaciones para conformar el gobierno municipal, poner el foco sobre las necesidades de este núcleo de 40.000 habitantes

Nieves Castro
NIEVES CASTROMarbella

La actualidad política de las últimas semanas ha puesto en el mapa las necesidades perentorias de San Pedro Alcántara. Al menos, un buen puñado de ellas. Parte de estas demandas son compartidas por el resto del término municipal como las relativas a la mejora del servicio de limpieza o el cuidado de los parques y jardines, pero lo cierto es que la amenaza de moción de censura que ha planeado sobre el Ayuntamiento de Marbella ha conseguido, como ya sucedió en 2015 durante las negociaciones para conformar el gobierno municipal, poner el foco sobre este territorio de 40.000 habitantes. OSP fue la llave de la gobernabilidad entonces y ha vuelto a serlo ahora, para asegurar la continuidad del actual ejecutivo hasta las elecciones municipales que se celebrarán en mayo de 2019.

No es la primera vez que se cuenta con un partido político que defiende a ultranza los intereses de San Pedro desde dentro del Ayuntamiento de Marbella. En el pasado reciente, ya lo hicieron, aunque sin entrar en el gobierno, los cinco concejales conseguidos por la formación independentista ISP en la legislatura del 87, y posteriormente, con dos ediles, en 1991 –coincidiendo con la primera victoria de Jesús Gil, ‘era’ en la que se consagró la desaparición de estas siglas de la administración local–. La gran diferencia entre aquel momento político y el actual está clara para la entonces edil independentista Remedios del Río, que obtuvo su acta durante la última legislatura de vida de la formación, y estriba en que Opción Sampedreña, con tan sólo dos concejales, ha tenido la última palabra para decidir el color político y por tanto el rumbo de una ciudad entera de 140.000 habitantes, plaza turística y económica de capital importancia en la región.

El tejido productivo demanda cambios estructurales y un plan de inversión a largo plazo

Si la formación sampedreña está siendo capaz o no de capitalizar su posición de privilegio para mejorar la vida de los vecinos del distrito y compensar el déficit en inversiones procedentes de las distintas administraciones está por ver. En 2015, durante las negociaciones para la formación de gobierno, fueron cuatro las acciones que decantaron a OSP hacia la alianza de izquierdas: la renegociación de los términos del crédito de 100 millones de euros de la Junta de Andalucía y la construcción en San Pedro de un nuevo centro de salud, un instituto de secundaria y una pasarela peatonal sobre la carretera de Ronda. Salvo la renegociación de la deuda, que sí ha prosperado, concediendo la administración autonómica diez años más al Ayuntamiento, hasta 2027, para pagarle, el resto de proyectos que también dependen de Sevilla están en distintas fases de tramitación, sin que ninguno de ellos se haya materializado dos años después de ponerse sobre la mesa. El gobierno regional ha licitado por más de 330.000 euros la construcción del paso elevado para dotar de seguridad al cruce peatonal hacia el polígono y el Parque de los Tres Jardines sobre la saturada carretera A-397; ha firmado un convenio por el que se compromete a iniciar el año que viene y terminar en 2019 el centro de salud; pero, sin embargo, oficialmente, no hay novedad sobre el pretendido instituto.

Cafeterías del centro, a rebosar en verano. / Josele-Lanza -

Llegado el ecuador del mandato los sampedreños se mostraron conformes con los avances e incluso dieron un «notable alto» al pacto antes de que el citado protocolo para el ambulatorio se firmara en Marbella entre el alcalde y el gerente del SAS, en presencia de la recién nombrada consejera de Salud, Marina Álvarez. El pacto entre PSOE, IU y OSPparecía fluir como la seda; y de hecho líderes de las tres fuerzas locales fueron fotografiados juntos durante la pasada feria de junio en paz y armonía. Nada más lejos de la realidad. El vicepresidente de Opción Sampedreña, Rafael Piña, estalló por sorpresa proponiendo un gobierno de concentración en el que todos los grupos municipales, incluidos los dos de la oposición –Partido Popular y CSSP– asumiesen áreas de gestión municipal. Días antes la Junta de Andalucía había rechazado el ofrecimiento municipal de adelantar el dinero del centro de salud para que se ejecutara más rápidamente. Esa misma semana de feria el secretario de Política Institucional del PSOE de Andalucía, Francisco Conejo, viajó a la ciudad en repetidas ocasiones para reunirse con sus concejales y apagar el incendio. A la semana siguiente se rubricaba el protocolo por el que la Junta compromete una inversión de 4,3 millones para las obras de la nueva equipación sanitaria.

Sabido es que quedaron vivos rescoldos del fuego originado, que, definitivamente, quedó apagado este lunes con la decisión del Consejo Consultivo de OSP, máximo órgano de gobierno de la formación, de agotar el mandato junto a sus socios, que han acordado, según los términos hechos públicos, mejoras para el conjunto del municipio, con especial atención hacia San Pedro. En el proceso de negociación se ha pactado reforzar la Tenencia de Alcaldía de San Pedro Alcántara con 120 trabajadores que se suministrarán por dos vías. A través de las bolsas de empleo para la contratación temporal de trabajadores en distintas áreas municipales, bolsas que estarán operativas a principios de septiembre, y modificaciones en la relación de puestos de trabajo del Ayuntamiento con el objetivo de cubrir vacantes.

El litoral de San Pedro espera su estabilización. / Josele-Lanza -

Desde el gobierno municipal indican que las mayores cotas de autonomía reclamadas por OSP se verán satisfechas gracias a ese refuerzo de personal y el compromiso de incrementar la maquinaria para la realización de servicios operativos, servicios de limpieza o de jardinería. Asuntos que desde luego preocupan a los ciudadanos consultados por este periódico, que demandan al unísono: «gestión» en cada una de las áreas de competencia municipal.

Obras

«Estamos pasándolas canutas. El tejido empresarial se vio muy afectado con las obras del soterramiento, pasamos el bulevar, pasamos los trabajos del parking del centro y ahora las obras del Marqués del Duero y la Avenida de Andalucía», explica el empresario Abel Rivero, expresidente de la patronal sampedreña. Dedicado al ramo de los seguros, Rivero se revela como un magnífico termómetro para saber cómo está afectando la remodelación de las principales arterias de San Pedro. Presupuestadas en algo más de dos millones de euros, las obras se encuentran en pleno apogeo en verano, atacando no sólo a la línea de flotación de los negocios, sino complicando el tráfico y la movilidad peatonal. De ahí que muchos sampedreños, entre ellos él, hablen de «falta de gestión y planificación». «Las facturaciones han bajado una barbaridad y eso se ha traducido en despidos en bastantes negocios. Las obras hay que hacerlas, pero con cabeza, primero una calle y después otra, no las dos calles a la vez, con lo que además se ha conseguido un caos circulatorio impresionante», denuncia el empresario.

La plaza de San Pedro, epicentro de actividad. / Josele-Lanza -

Parte del tejido productivo demanda cambios estructurales con un plan de inversión a largo plazo, además de un giro de 180º en materia turística, con el impulso de una planta hotelera en la zona sur de San Pedro que canalice el flujo de visitantes entre la playa, el bulevar y el centro. No quedan ahí las peticiones. Los vecinos de San Pedro consultados también tocan a la puerta de la administración central –por unanimidad reclaman el proyecto de estabilización de su litoral, que la ministra del ramo, Isabel García Tejerina, ha comprometido para 2018, y soluciones a Fomento para aliviar la presión de tráfico en los accesos–.

«Al turista que venga hoy a San Pedro hay que ponerle una medalla, y es que puedes tardar perfectamente una hora para entrar desde Marbella», resuelve el economista Francisco López. El que fuera hermano mayor de la Hermandad del Patrón de San Pedro durante años llama la atención sobre dos cuestiones: San Pedro ni puede presumir de playas ni de oferta hotelera potente en el centro al margen de un NH de gama media –que da respuesta al viajero de negocios–. «Necesitamos algo de turismo para que San Pedro no sea solamente una ciudad de servicios», señala este profesional forjado en el mundo de la banca.

De opinión similar se muestra el gerente del Club de Pádel y Tenis Nueva Alcántara, Ignacio Saracho, cofundador del colectivo San Pedro Emprende para la orientación de nuevos proyectos empresariales, y para quién, además, es fundamental que el tejido comercial empiece a innovar en servicios y en horarios; deje de pensar en venderle sólo al vecino y oriente su negocio también hacia el turista, un planteamiento incompatible con el cierre masivo de negocios que se produce desde el sábado a mediodía y durante todo el domingo. Para forjar un San Pedro competitivo, el empresario no sólo demanda la implicación del sector privado, también de forma esencial, la complicidad del Ayuntamiento, para forjar un proyecto a largo plazo. «Como todo se tiene que hacer en un año o en dos para que lo inauguren los mismos que lo han hecho y se pongan la medalla, todo son obras menores y parches –argumenta–. No hay una planificación política de verdad donde se diga qué necesita SanPedro». Llama la atención sobre el filón del deporte, terreno sin explotar a pesar de las extraordinarias condiciones climáticas para ello: «Europa entera está invirtiendo en instalaciones deportivas, porque eso atrae hoteles, atrae familias y atrae repercusión mediática». Afortunadamente, lo que en otro tiempo fue una colonia agrícola tiene mucho terreno para seguir creciendo, especialmente hacia el río Guadaiza, sin perder sus raíces.

La segregación, atascada en el Supremo

«El expediente de segregación de San Pedro prosigue en ‘stand-by’, pendiente de resolución en el Tribunal Supremo». Así resume el presidente de la Asociación Pro Independencia de San Pedro (ISP), Manuel Fernández Valdivia, el estado del asunto. Subraya, además, que el Ayuntamiento no ha ejecutado aún la revisión de los informes en los que se basó el freno a la segregación, tal y como aprobó el pleno en noviembre de 2015. La propuesta salió adelante con los únicos votos en contra del PP y denuncia que el grupo proponente –OSP– no ha movido un sólo dedo para que se cumpla el mandato del pleno. «ISPabrió las puertas a Opción Sampedreña, pero cuando empezó a gobernar encontramos tal cantidad de negativas por su parte que nos hace pensar que nos utilizó como plataforma para coger los votos de aquellos que querían la segregación», afirma Fernández Valdivia.

Fotos

Vídeos