Diario Sur

Prisión por riesgo de fuga para el jefe del clan de la camorra napolitana detenido en Benalmádena

Lucio Morrone, custodiado por dos agentes tras su detención.
Lucio Morrone, custodiado por dos agentes tras su detención.
  • Se trata de Lucio Morrone, conocido como "Spalluzzella", del clan de la Teste Matte, sobre el que pesaba una orden europea de detención por delitos relacionados con el tráfico de drogas y asociación criminal mafiosa

La Guardia Civil ha detenido en Benalmádena al jefe de un peligroso clan de la camorra napolitana que estaba huido de la justicia italiana, según ha informado el instituto armado en un comunicado. Según han informado fuentes jurídicas, Lucio Morrone pasó ayer a disposición del juez tras su detención en la localidad malagueña y el magistrado le informó de los cargos que se le imputan y por los que estaba en busca y captura. Durante su comparecencia, Morrone se negó a ser extraditado a su país, que le imputa los delitos de pertenencia a organización criminal y tráfico de drogas. El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz lo ha enviado finalmente a prisión por riesgo de fuga, junto al otro miembro de la Camorra detenido en la provincia de Málaga.

A Morrone, conocido como 'Spalluzzella', se le considera jefe de un peligroso clan de la Camorra napolitana, el de las Teste Matte (Cabezas Locas).Vivía hasta hace unos años asentado en el barrio español de la ciudad italiana de Nápoles y había tomado las riendas del clan en diciembre de 2008, después de que la Guardia Civil detuviera al anterior jefe del grupo, Paolo Pesce.

La justicia italiana le buscaba desde hacía cinco años, figuraba en la lista de los huidos más peligrosos de ese país y recientemente un tribunal de Nápoles le había condenado a 20 años de prisión por tráfico de drogas.

En 2013 las autoridades italianas comunicaron que podría haberse trasladado a España para evitar su detención e ingreso en prisión, y finalmente la Guardia Civil le localizó el pasado martes en el casco urbano de Benalmádena.

El otro miembro de la Camorra que ha comparecido esta semana ante el juez es Carlo Leone, detenido en San Pedro Alcántara y miembro del clan Elia, que estaba fugado de la justicia de su país desde 2009. El juez le informó el pasado lunes de que se le reclama por participar en una conspiración criminal ayudando al trafico de drogas. El arrestado estaba asentado desde hace varios años en la Costa del Sol española, desde donde, según la Guardia Civil, ejercía de intermediario entre distintas organizaciones italianas, narcotraficantes asentados en la Península Ibérica y compradores napolitanos de grandes partidas de hachís y cocaína.

Leone, de 55 años y con amplio historial delictivo y dieciséis condenas en Italia por, entre otros delitos, tráfico de drogas, asociación ilícita, robo, receptación y lesiones, estaba incluido en la lista italiana de fugitivos peligrosos.

Sobre él pesaba una orden europea de detención decretada por un tribunal de Reggio Calabria para el cumplimiento de una pena de prisión por delitos relacionados con el tráfico internacional de drogas.

Los dos permanecerán en prisión hasta que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decida sobre su extradición a Italia, lo que se estudiará en una vista.

El clan de la Teste Matte

El “quartieri spagnoli” (barrio español en Nápoles), territorio controlado por las Teste Matte, es un pequeño feudo de camorra, al mando del cual, durante varios años se han alternado, muchas veces después de sangrientas contiendas, grupos criminales más o menos organizados que han sido desarticulados en investigaciones recientes, según informa la Guardia Civil en un comunicado.

Este clan es un ejemplo de los nuevos grupos criminales surgidos en la camorra napolitana a mediados de los 90, que rompieron con antiguos códigos de honor, aumentando su violencia para poder emerger frente a los clanes más tradicionales. Formado en gran parte por individuos jóvenes pertenecientes a asociaciones de hinchas radicales del mundo futbolístico, se ganaron su apodo “Teste Matte” (Cabezas Locas) por su agresividad, su afición al consumo de drogas, su falta de respeto por las tradiciones de la camorra y su poco reparo a la hora de solventar sus disputas e impulsar su dominio recurriendo a los asesinatos.

En el mes de diciembre de 2008, la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y Carabinieri de Italia, detuvieron en Fuengirola a Paolo Pesce, anterior jefe del clan, buscado en aquel entonces por la justicia italiana por el asesinato de un individuo, chófer del jefe de un clan rival de la camorra napolitana, en un intento fallido de asesinato del propio jefe, todo ello en el marco de una guerra mantenida por el control del tráfico de drogas en el Barrio Español de Nápoles.

El ahora detenido Lucio Morrone, incluido en la lista de los delincuentes mas peligrosos de Italia, fue nombrado Jefe del Clan tras la detención de Pesce.

Se trata de una lista de 100 individuos publicada por el Ministerio del Interior de Italia, actualizada anualmente, donde se difunden los datos de los individuos más buscados y peligrosos del país, delincuentes del ámbito de la delincuencia organizada: Mafia, Camorra, N’Drangheta y terrorismo