Los trabajadores de Limasa dejan la puerta abierta a movilizaciones en Feria

Momento de la reunión de los trabajadores de Limasa.
Momento de la reunión de los trabajadores de Limasa. / Francis Silva

Contemplan paros parciales en función de cómo avance el futuro de la empresa. La primera medida es que los fijos a jornada completa no trabajarán los sábados y festivos de la Feria

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

De momento, no habrá huelga de basuras en Málaga, aunque sí que está la puerta abierta a paros que, en principio, serían parciales. Aun así, el calado de los mismos dependerá de cómo avancen las negociaciones sobre el nuevo convenio colectivo y, sobre todo, de la decisión que adopte el alcalde sobre el futuro modelo de gestión (pública o privada). Por lo pronto, la primera medida de presión que este domingo ha aprobado la plantilla en asamblea es que los empleados fijos a jornada completa no trabajarán ninguno de los dos sábados ni de los dos festivos de la Feria de Málaga, que empieza el 11 de agosto. En la práctica, esta acción se traduce en que la empresa no podrá contar con los aproximadamente 200 trabajadores con los que suele reforzar el servicio que estos días prestan los fijos a tiempo parcial (fines de semana y festivos) y eventuales.

¿Será la única protesta? Depende. «En función de cómo vayan los acontecimientos iremos respondiendo. Hay distintas alternativas y si el camino se va cambiando a oscuro tendrán una respuesta inmediata», advirtió el presidente del comité de empresa, Manuel Belmonte, a la conclusión de la asamblea que durante cerca de dos horas han celebrado en el hotel NH. A la cita han acudido unos 800 trabajadores (la mitad de la plantilla), que han acordado por unanimidad dar carta blanca a los representantes sindicales para que den los pasos que consideren oportunos. «Lo importante es que seguimos todos a una y que tenemos el respaldo unánime de los trabajadores», remarcó Belmonte, quien enmarcó esta primera acción de protesta como la respuesta al «gesto de buena voluntad» de la empresa de abonarles 867 euros brutos de la paga de productividad cuando ellos insisten en que deben ser 1.431, que es lo recogido en el convenio.

En este sentido, buena parte de la reunión también ha versado sobre la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que ordena a Limasa a reponer a la plantilla las condiciones de trabajo que tenían antes del acuerdo que puso fin a la huelga de 2013 (válido hasta el 31 de diciembre de 2015), de forma que el convenio vigente es el de 2010-2012, previo a los recortes. En la práctica, este fallo se traduce en que la plantilla debería recuperar todas las mermas socioeconómicas sufridas en los últimos años: la paga de productividad (1.431 euros), descansar todos los fines de semana, disfrutar las vacaciones en verano, poder trabajar los festivos que se pagan a 140 euros, percibir el complemento a cargo de la empresa en caso de hospitalización o incapacidad hasta alcanzar el 100% de la base reguladora, recibir un uniforme completo en invierno y otro en verano, y la cesta de Navidad, valorada en 68 euros. El fallo será recurrido por la empresa ante el Supremo, un paso que evidentemente no ha sentado nada bien a los sindicatos. «Si a todo lo que sale a nuestro favor le ponen trabas hay que responder como ellos», ha afirmado Belmonte.

La división por lotes, el peor escenario

Respecto al futuro de la empresa, los miembros del comité han expuesto a la plantilla que, a su juicio, el peor de los escenarios posibles es la división del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos en lotes para dejarlo en manos de varias empresas. «Por ahí no vamos a pasar», advirtieron los responsables sindicales, sin fiarse del todo de las últimas declaraciones de Francisco de la Torre en las que, al margen de volver a posicionarse a favor de la municipalización (pese al rechazo de buena parte de su equipo de gobierno) deslizó que en caso de optar por la gestión privada sería por «un modelo unitario». En principio, el regidor se ha comprometido a deshojar la margarita este mes, aunque no sería la primera vez que se marca un plazo para decidirse sin que hasta la fecha lo haya cumplido. Actualmente, el alcalde está a la espera de nuevos informes internos encargados para analizar el margen de maniobra que le dejan la limitaciones a la contratación en el sector público tanto de la Ley de Presupuestos del Estado como de la Ley de Racionalización de las Entidades Locales.

Mientras tanto, en el PSOE han vuelto a exigirle este domingo que ponga fin de una vez por todas a esta tensión permanente en Limasa. “Estamos preocupados por la pasividad del equipo de gobierno, que es el responsable de esta situación mientras Francisco de la Torre sigue instalado en la indecisión, hasta el punto de llevar a los trabajadores a plantearse una posible huelga”, ha criticado el portavoz socialista, Daniel Pérez, quien ha defendido la opción de la municipalización amparándose en los informes que apuntan que supondría un ahorro anual de 12 millones “que podrían destinarse a más personal y mejor maquinaria”.

Temas

Limasa, Paro

Fotos

Vídeos