Dos mil solicitudes menos en la Escuela Oficial por el bajo interés en los idiomas minoritarios

Estudiantes, en la Escuela Oficial, situada en la zona de Martiricos/SUR
Estudiantes, en la Escuela Oficial, situada en la zona de Martiricos / SUR

Solo en inglés y español para extranjeros las peticiones para el próximo curso se incrementan, pero en las nueve restantes son inferiores a las plazas previstas

FRANCISCO GUTIÉRREZ

¿Está cayendo el interés por los estudios de idiomas? Si se atiende a los datos de solicitudes de plazas para el próximo curso, la respuesta podría ser afirmativa. La fuerte demanda que ha habido estos últimos años en los centros oficiales parece que se está relajando. Así al menos lo indican los datos de solicitudes para ingresar en la Escuela Oficial de Idiomas de Málaga. Pero el análisis de los datos por idiomas indica que inglés y español para extranjeros siguen con más demanda que plazas ofertadas, pero el interés por otros idiomas, como griego, árabe o portugués, cae de manera estrepitosa.

Terminado el periodo de matriculación, los datos son bastante llamativos, acostumbrados hasta ahora a una demanda muy superior a la oferta que podía realizar la escuela en función de su capacidad física y disposición de personal. Para el próximo curso la EOI de Málaga ha recibido 3.474 solicitudes, cuando su oferta de plazas ha sido de 4.620, es decir, más de 1.200 plazas no quedarán cubiertas en esta primera fase. No obstante, el director de la escuela, Juan Vicente Vega, se muestra confiado en completar la mayoría de las plazas no cubiertas con la adjudicación de plazas vacantes tanto en julio como en septiembre, que oportunamente se anunciará a través de la web del centro, http://www.eoimalaga.net

Lenguas minoritarias

Solo en el caso del inglés se mantiene la presión, con más solicitudes que plazas. En concreto, se han presentado 2.058 para una oferta que alcanza las 1.260 plazas. También son más las personas que quieren estudiar español (125) que las plazas que oferta el centro (110). En el resto de los nueve idiomas que se pueden cursar en la EOI el número de plazas ofertadas es superior a las solicitudes. Están más ajustadas en el caso del alemán (390 plazas y 310 solicitudes) y en francés (655 plazas y 585 solicitudes). La caída de la demanda es muy significativa en idiomas como el árabe (28 para 180 plazas) o el griego (solo diez solicitudes para 140 plazas). Y resulta llamativa en el caso de un idioma que se supone muy importante por su potencial económico, 43 solicitudes y 210 plazas en chino. Otros de los idiomas impartidos en la EOI son el italiano (118 solicitudes y 365 plazas), el japonés (106 solicitudes y 170 plazas), portugués (30 solicitudes y 135 plazas) y ruso (61 solicitudes con una oferta de 135 plazas).

En los últimos cuatro años se observa un importante incremento de la oferta de plazas (1.300 más), pero al mismo tiempo se ha producido un retroceso en la demanda, superior a las dos mil.

Los centros privados alcanzan un récord, con casi 200 academias en la provincia

Los centros privados para las enseñanzas de idiomas no han pasado por la crisis económica que con tanta intensidad ha afectado a otros sectores. Todo lo contrario: muchas personas, ante la falta de trabajo y para mejorar sus posibilidades de empleo, se decidieron por los estudios de idiomas. De esta manera, las academias privadas han alcanzado un récord de establecimientos abiertos en la provincia, entre 160 y 170 según la última estadística de la Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía. El vocal en Málaga de la asociación, Boelo Van Der Pool, reconoce este auge de centros de estudios privados, una situación que ahora está más controlada, incluso con algunos cerrando. El perfil del estudiante es «muy heterogéneo», comenta, con escolares y estudiantes universitarios pero también personas mayores. Reconoce que se ha notada la afluencia de estudiantes universitarios, después de que los nuevos planes de estudios incluyan la exigencia de un nivel B1 en un idioma extranjero para poder graduarse. «Algunos llegan muy desinformados, piensan que obtener el B1 es como sacarse el carnet de conducir, y esto nos da muchos quebraderos de cabeza, porque no son conscientes de que esto requiere un tiempo».

Flexibilidad

Boelo Van Der Pool considera que una de las principales ventajas de una academia frente a la escuela oficial es «la flexibilidad» de las primeras frente a la enseñanza reglada de la segunda. «Nos adaptamos a las necesidades del alumno», señala. De esta manera, se pueden diseñar cursos «casi a la medida, hay mayor flexibilidad y se aprovecha mejor el tiempo», dice. Por otra parte, los grupos en las academias suelen ser reducidos, lo que obliga al alumno a esforzarse por hablar en otro idioma.

El vocal en Málaga de la Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía se muestra muy crítico con los planes públicos de bilingüismo. «Hay profesores muy buenos, perfectamente bilingües, pero hay otros muchos que con un B2 no están preparados para dar una clase en otro idioma; un profesor con B2 no tiene nivel suficiente. Es un plan que con el tiempo funcionará, pero se ha querido abarcar mucho en poco tiempo, y la enseñanza de un idioma extranjero requiere su tiempo», concluye.

La Delegación de Educación no quiso valorar las posibles causas de este descenso en la demanda de plazas oficiales. En todo caso, sí indicaron que «no podemos descartar que este descenso de las solicitudes para inscribirse en la Escuela Oficial de Idiomas pueda deberse al éxito de las actuaciones en materia de enseñanza de idiomas que acomete la Consejería de Educación, como el programa de bilingüismo establecido ya en 160 centros educativos o la implantación de la segunda lengua extranjera en los 330 colegios de primaria de la provincia de Málaga».

Las enseñanzas de idiomas se pueden cursar en tres modalidades distintas: presencial (clases en la escuela), semipresencial (combina la asistencia a clase, un día de la semana, con una parte telemática a través de Internet) y además imparte clases para profesores, los denominados cursos de actualización lingüística del profesorado, modalidad reservada a docentes en activo que necesiten formarse lingüísticamente con objeto de impartir clases en otro idioma dentro del plan bilingüe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos