La Policía expulsa a una despedida de soltero de un AVE, que llega con 20 minutos de retraso a Málaga

La Policía expulsa a una despedida de soltero de un AVE, que llega con 20 minutos de retraso a Málaga

El ruido que provocaba el grupo molestaba a los pasajeros del tren de Madrid a Málaga, en el que viajaban al menos otras dos despedidas

Regina Sotorrío
REGINA SOTORRÍO

Viajaban de Madrid a Málaga para celebrar una despedida de soltero, pero quisieron empezar la fiesta algo antes, en la misma cafetería del tren. La Policía Nacional obligó a bajarse de un AVE en Córdoba a una despedida de soltero por alteración del orden público. El incidente provocó un retraso de 20 minutos en la llegada a la estación María Zambrano, una demora por la que Renfe tendrá que indemnizar a los viajeros con la devolución del 50% del importe del billete (salvo para quienes compraran con las tarifas Promo y 4 Mesa).

El AVE salió de Atocha a las 19.30 horas del viernes con destino Málaga y parada prevista en Córdoba. Al menos tres despedidas de soltero se subieron a él, según comentan usuarios que viajaban en la misma línea. Les delataban sus disfraces, de tiroleses, capitanes de barco y hasta de jamón de pata negra. Y para algunos de ellos, la juerga comenzaba en la barra del vagón cafetería.

Los desalojados empezaron la fiesta en el vagón cafetería

Los usuarios aseguran que el ruido y el jaleo de los jóvenes se escuchaba hasta tres vagones por detrás en un tren lleno de pasajeros, como corresponde a un viernes de verano. Tanto es así que el supervisor, tras solicitarles reiteradamente que respetaran el descanso del resto de los viajeros, avisó al personal de seguridad de la estación de Córdoba para que tratara de poner orden durante la parada. Tras intentar tranquilizarles sin resultado, el supervisor entendió –según fuentes de Renfe– que no era posible continuar la marcha en esas condiciones y pidió la intervención de la Policía Nacional. Personados en el lugar, los agentes decidieron apear del tren a los causantes del desorden e imponerles una multa.

Un parón de media hora

Hasta 30 minutos estuvo el AVE estacionado en Córdoba sin que ningún responsable comunicara el motivo por megafonía, tal y como aseguran testigos de los hechos. Un parón que se tradujo en una demora de 20 minutos que obliga a Renfe a cumplir con su compromiso de puntualidad y abonar la mitad del coste del billete (por un retraso superior a los 15 minutos).

Según pasajeros asiduos a esta línea, la estampa empieza a ser habitual la tarde de los viernes, cuando el AVE se llena de grupos que eligen Málaga como destino para sus fiestas. Y la alteración del orden público por este motivo tampoco es un caso aislado.Hace cuatro meses, los antidisturbios tuvieron que desalojar, también en la estación de Córdoba, a una despedida de soltero que viajaba a Sevilla desde Madrid.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos