Francia condecora a De la Torre con la Legión de Honor

Hollande y Rajoy visitaron el Pompidou / SUR
La Casona del Parque

Recibe el máximo galardón civil por su relación con el país vecino, su aportación al Pompidou y la consecución de la Cumbre Hispano-Francesa

Pilar R. Quirós
PILAR R. QUIRÓSMálaga

El alcalde de Málaga Francisco de la Torre tiene un motivo de orgullo por su buen hacer internacional el próximo miércoles día 11 cuando la República Francesa le haga entrega de la Legión de Honor, el máximo galardón civil del país vecino. La condecoración, que instaurara Napoleón para reconocer el mérito individual adquirido y no transmitido –es decir no proveniente por ser de una determinada familia, sino por hechos personales acreditados– se concede a franceses o extranjeros por méritos extraordinarios realizados dentro del ámbito civil o militar a favor del país. La mención, que recae en el primer edil, tiene su base en las relaciones excelentes que De la Torre mantiene con Francia. Dentro de este fluido cauce de diálogo se encuadran el buen trabajo del alcalde para propiciar que se instaurase en suelo español la primera sede del centro Pompidou más allá de las fronteras galas. Así mismo, reseñan su dedicación a la consecución de la Cumbre Hispano-Francesa, que se celebró el pasado mes de febrero en el Ayuntamiento y que, sin duda, supuso todo un guiño a la ciudad, y un éxito en lo que relaciones internacionales se refiere. La ocasión sirvió, cómo no, para que el otrora presidente galo François Hollande fuese al Pompidou en el Muelle Uno junto a Mariano Rajoy, y realizase una visita privada a la Alianza Francesa de Málaga, que este año cumple medio siglo de labor en la ciudad.

El acto solemne de entrega de la distinción al alcalde el próximo miércoles 11 será presidido por el embajador de Francia en España Yves Saint-Geours y el capitán de navío Jean Porcher a bordo del barco galo de proyección y comandancia DIXMUDE, en el muelle de Levante del Puerto de Málaga. La solemne ceremonia se realiza a bordo de una embarcación francesa porque esta condecoración debe entregarse en suelo galo, según informaron fuentes consultadas a este periódico. Según ha podido saber este periódico, la Embajada Francesa está enviando ya las invitaciones a los cinco grupos municipales del Ayuntamiento. Al acto asistirán las primeras autoridades de la ciudad, la familia del regidor y los amigos más cercanos, según el protocolo, y se brindará con champán. Al alcalde, que no bebe alcohol, le tocará al menos mojarse los labios.

De la Torre recibirá la Legión de Honor grado Oficial. Hay cinco grados: el menor, caballero, después oficial, seguido de comandante, gran oficial y la más alta distinción de esta orden, que es la gran cruz. Los condecorados se llaman a sí mismos legionarios y existe incluso una Sociedad de Ayuda Mutua de los Miembros de La Legión de Honor, que aglutina a más 60.000 miembros y que tiene representación en muchos países del mundo.

La Legión de Honor Francesa, que instaurara el emperador Napoleón, ha llegado hasta nuestros días como la máxima condecoración civil de la república vecina. El galardón, que nació a principios del siglo XIX, reconocía únicamente el mérito individual adquirido y no transmitido, por lo que era otorgado sin tener en cuenta el origen social del individuo. Cuenta la historiadora francesa Natalie Petiteau que esta distinción fue la forma que tuvo el emperador de borrar la antigua orden de San Luis, que era la que entregaba la monarquía, que había sido derrocada por la Revolución Francesa en 1789. La Legión de Honor es un título meramente honorífico, por lo que no lleva aparejado ninguna cuantía económica ni de cualquier otro orden. La medalla que le será impuesta al regidor cuenta con dos caras. En una de ellas se encuentra el rostro de una mujer de perfil, la efigie que representa la República. Y en la otra, dos banderas tricolor francesas cruzadas. La medalla se impone en la pechera izquierda.

Visita popular de una hora al encierro en IU

Hace algunos días el columnista de este periódico Pablo Aranda se sorprendía con agrado de saber que los ediles se hacen bromas entre ellos, y que pese a las diferencias políticas que les separan en el discurso, en lo personal hay algunos que tienen muy buen rollo. Aunque no es generalizado, todo hay que decirlo. Se refería a la broma que le había gastado el portavoz de IU-Málaga para la Gente, Eduardo Zorrilla, al alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, cuando el Ayuntamiento y la Diputación homenajeaban a la Joven Orquesta Provincial (JOPMA) y el hijo del primero le decía al segundo al oído:«Limasa, pública».

El encierro de una quincena de personas en el grupo de Málaga para la Gente por «la represión policial en Cataluña y por el derecho a decidir» recibía la noche del lunes la visita del regidor y del portavoz popular Carlos Conde, que se interesaban por la situación de los integrantes y les animaban en tono distendido a dormir en sus camitas, que es donde mejor se está. La visita se produjo a las 22,00 horas y el regidor y Conde estuvieron más de una hora charlando con los ‘encerrados’ del problema catalán, la Transición, el futuro de España... y lo divino y lo humano. El diálogo fue real y sincero pese a que entre unos y otros dista un abismo. Como colofón, los congregados valoraron el encuentro y dijeron sentirse reconfortados por la amable visita.

Fotos

Vídeos