Distinción de la Orden de San Raimundo de Peñafort a dos carreras «intachables»

Distinción de la Orden de San Raimundo de Peñafort a dos carreras «intachables»
Álvaro Cabrera

El abogado Sentob Bendodo y el secretario judicial Juan Antonio Conejo reciben este honor

Alvaro Frías
ALVARO FRÍAS

El salón de actos de la Subdelegación del Gobierno en Málaga ha acogido esta mañana lo que ha sido más un encuentro familiar y de amigos que un evento institucional. Y es que los más allegados al abogado Sentob Bendodo y al secretario idóneo del Juzgado de Paz de Valle de Abdalajís, Juan Antonio Conejo, no han querido perderse el homenaje que han recibido estas dos personas por sus carreras «intachables».

Sentob y Conejo han recibido esta mañana la distinción de la Orden de San Raimundo de Peñafort, con la medalla de primera clase y la de bronce, respectivamente. Y la han tomado de las manos del ministro de Justicia, Rafael Catalá, que ha acudido a Málaga para imponerles este reconocimiento.

Catalá ha insistido en que esta distinción es una certificación de una gran victoria en sus vidas, tanto a nivel personal como profesional. Todo ello, como servidores de la sociedad y de la Justicia.

El ministro ha sido el encargado de otorgar las distinciones, acompañado por el subdelegado del Gobierno en Málaga, Miguel Briones. Catalá ha insistido en que es «un verdadero honor» entregar la medalla a Sentob Bendodo, «alguien que a sus 90 años puede presumir de acudir a los juzgados y a su despacho de forma diaria». Asimismo, ha destacado la admiración que se le procesa tanto por parte de sus compañeros letrados, como del resto de la judicatura.

Nacido en Larache, Marruecos, el ministro ha defendido que, con el paso del tiempo, el letrado ha forjado su carácter y «ese rigor inmune al paso de los años». El año que viene, Bendodo cumplirá 50 años como colegiado en el Colegio de Abogados de Málaga.

Acostumbrado a la sala de vistas, Sentob Bendodo ha pedido la venia al ministro para agradecer a su familia el apoyo que le ha prestado durante estos años. Además, ha insistido en que seguirá ejerciendo, «porque si lo dejo me tendré que ir».

Asimismo, ha desvelado el secreto de la forma en la que ha llegado a los 90 años: «Málaga es una ciudad especial que prolonga la vida».

El ministro también se ha referido a Juan Antonio Conejo, destacando su labor de servicio público a lo largo de los 35 años que lleva como secretario idóneo del citado juzgado. Así ha recalcado el funcionamiento ejemplar de este órgano judicial.

Conejo ha insistido en la gran alegría que le ha producido recibir la distinción: «He comprendido su valor por la cantidad de llamadas de felicitación que he recibido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos