El Ayuntamiento multa a dos colegios por el ruido de los niños al hacer deporte

El Ayuntamiento multa a dos colegios por el ruido de los niños al hacer deporte

El Lex Flavia y elRevello de Tororeciben la sanción municipal, ya firme,de 12.000 euros

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Prohibida toda actividad extraescolar. Así de rotundos fueron los agentes de la Policía Local cuando entregaron el miércoles a la directora del colegio Lex Flavia Malacitana la resolución del expediente que se abrió al centro por ruidos excesivos. 12.000 euros de sanción económica, ya firme, y la prohibición de cualquier tipo de actividad deportiva en la pista cubierta. Es la misma sanción que ha recibido el otro colegio afectado por denuncias por ruidos, el Félix Revello de Toro, situado en Teatinos. De nada han servido las alegaciones presentadas por la Delegación de Educación. Ni el hecho de que la comunidad de vecinos de la que partió la denuncia a este último centro la retirara hace unos meses.

Unos 25 niños y niñas se quedaron ayer tarde sin poder practicar baloncesto en el Lex Flavia, clases que se impartían de 4 a 5, por la escuela vinculada con la Federación Andaluza de Baloncesto. También se suspendieron las actividades de fútbol y patinaje, que ocupaban las siguientes horas de la tarde.

En el caso del Revello de Toro, se ha recibido la sanción, por el mismo importe, 12.000 euros, aunque en este caso no se limita la actividad deportiva. Se da la circunstancia de que los vecinos de un bloque cercano, del que partió la denuncia por ruidos, acordaron en una reunión de propietarios retirarla.

Por su parte, sigue tramitándose el expediente sancionador a un tercer centro, el IES Puerta Oscura, en la zona de Arroyo de los Ángeles. Aquí entrena el Club Deportivo Puerta Oscura. La multa tendrán que afrontarla la Consejería de Educación, aunque no son actividades escolares, ni están organizadas por los centros ni por Educación. Los colegios prestan sus instalaciones a los equipos deportivos, porque la ciudad no cuenta con pistas deportivas en las que puedan desarrollar sus actividades.

La comunicación de la sanción económica ha causado una gran sorpresa en la Delegación de Educación, sobre todo cuando se había abierto una vía de diálogo y entendimiento entre ambas administraciones y parecía que había acuerdo respecto al convenio entre Educación y Ayuntamiento para el uso de las instalaciones de los centros educativos fuera del horario escolar. De hecho, la junta de gobierno local aprobó la semana pasada el convenio de colaboración, que incluye a cuatro colegios: Ramón del Valle-Inclán, Hans Christian Andersen, Pintor Félix Revello de Toro y Rectora Adelaida de la Calle, y a tres institutos: Ben Gabirol, Litoral y Ciudad de Melilla.

En el convenio, consensuado con la Consejería de Educación, se recoge que la Junta cuenta con las competencias de los colegios y de los institutos y que los ayuntamientos pueden utilizar esos centros fuera del horario lectivo para llevar a cabo actividades educativas, culturales, deportivas o de carácter social. El convenio contempla que los clubes deportivos podrán utilizar esas instalaciones de 20.00 a 22.00 horas siempre que presenten un proyecto deportivo para cada centro docente.

Cumplir la ley

El concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, aseguró ayer que al Ayuntamiento no le quedaba otra salida que «cumplir la ley», y que nadie podría plantear que cuando hay un expediente sancionador «se guarde en un cajón» porque la sancionada es una administración pública. Desligó estas sanciones del convenio con Educación, del que dijo que, precisamente, servirá para evitar en el futuro esta situaciones. «Pero lo que se hizo no puede quedar impune, incumpliríamos la ley si no ejecutamos la sanción prevista en la normativa», aclaró. Respecto al Lex Flavia, indicó que junto a la multa se ha comunicado la prohibición de actividades deportivas en el patio, pues la cubierta metálica hace de caja de resonancia y agrava el problema de ruido. En el Revello de Toro no se han comunicado estas medidas, aunque sí la sanción económica, pues con la retirada de la denuncia entiende que no son necesarias.

Sí considera el concejal que la comunicación no se debería haber realizado a los colegios, que no tienen CIF, sino a la Consejería de Educación, que es la que tendrá que pagar los 24.000 euros por los ruidos que hacen los niños al practicar deporte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos