Aparecen carabelas portuguesas en las playas de Málaga

Ejemplar ayer en la playa de La Misericordia. /Francisco Moreno Flores
Ejemplar ayer en la playa de La Misericordia. / Francisco Moreno Flores

La bandera amarilla ondeaba ayer en el litoral de la capital, donde los barcos quitanatas retiraron varios ejemplares

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

Las carabelas portuguesas llevan cerca de tres meses en el litoral malagueño, pero su presencia se está haciendo más notoria ahora que el buen tiempo está provocando una mayor afluencia de bañistas en las playas. Así, este domingo fueron varios los bañistas que han alertado a este periódico de la presencia de estos animales, que tienen forma de medusa y una picadura muy dolorosa. A lo largo de la jornada se dejaron ver numerosos ejemplares en las playas de la Malagueta, Huelin y la Misericordia, especialmente esta tarde con el cambio de marea. La bandera amarilla estuvo ondeado durante todo el día por este motivo, mientras los barcos quitanatas también recorrieron el litoral para retirarlas, según confirmaron desde el Área de Playas del Ayuntamiento de Málaga.

«Por la mañana hemos visto algunas medusas, pero por la tarde han empezado a aparecer de este tipo, que son bastante más grandes, casi como el tamaño de mi pie. Son muy voluminosas y parecen una bolsa llena de agua», afirma Victoria González, que estaba pasando el día en familia en la playa de Huelin. Según asegura, el socorrista ha ido informando a los bañistas del peligro de estas carabelas, avisando a niños para que salieran del agua en la zona donde habían aparecido varias y recomendando a quienes las capturen que las tiren a la basura en lugar de enterrarlas. Precisamente un joven ha sufrido una picadura en la playa de la Malagueta al pisarla en la arena, habiendo requerido atención sanitaria 'in situ' y, aunque no revestía gravedad, por protocolo ha sido derivado al hospital.

La carabela portuguesa (Phisalia physalis) tiene la apariencia de una medusa, pero realmente no lo es. Se trata de un hidrozoo, formado por una colonia de pólipos de distinta especialización (defensa, alimentación y reproducción). Está formada por una vela gelatinosa de entre 15 y 35 centímetros que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas, mientras que del cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y que pueden llegar a tener una extensión de unos 10 metros.

Aunque es típica de las aguas templadas del Atlántico, cada vez es mayor su presencia en el Mediterráneo arrastrada por las corrientes. De hecho, actualmente han sido avistadas en toda la franja mediterránea. Especialmente llamativo es el caso de Alicante, donde permanecen cerradas al baño una decena de playas.

En principio, lo previsible es que vayan desapareciendo antes del verano. En cualquier caso, los expertos recomiendan precaución cuando se detecte su presencia, ya que sus picaduras son más fuertes que las de las medusas y pueden provocar urticaria, mareos y vómitos.

Ejemplares encontrados ayer por la mañana en playas de Málaga. / Jesús Á. Clavero | SUR | Francisco Flores Moreno

Temas

Playa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos