Diario Sur

Un concurso de ideas propone unir el paseo Ciudad de Melilla con Muelle Uno

  • Un arquitecto veleño gana la convocatoria lanzada por la Escuela de Arquitectura para recabar propuestas de diseño de esta fachada marítima

Si la Gerencia Municipal de Urbanismo quiere coger ideas para su proyecto de remodelación del paseo marítimo Ciudad de Melilla, propósito del equipo de gobierno local del que ayer informó este periódico, puede tener un buen aliado en la Escuela de Arquitectura de Málaga que, a través de la Cátedra de Innovación en Materiales de Construcción, y con la colaboración de FYM Heidelberg, ha desarrollado un concurso de ideas para esta fachada marítima de la ciudad que ya tiene ganador. Se trata del veleño Francisco Ortega Ruiz, que este año ha finalizado la carrera en la Escuela Superior de Arquitectura de Granada. La propuesta de este joven arquitecto, que ha competido con otros cinco en este concurso, algunos de ellos de fuera de España, propone conectar el eje del paseo marítimo con el paseo de la Farola y el centro comercial Muelle Uno a través de la calle Magallanes.

«He titulado la idea 'Un paseo en dos direcciones' porque se trata de coser el paseo de la Farola con el Ciudad de Melilla, ya que ahora están desconectados», explica Francisco Ortega, que recibirá como premio la realización de un máster en Proyecto Arquitectónico, Diseño Ambiental y Nuevas Tecnologías. Para el paseo en sí propone una singular ordenación que rompe con lo lineal del viario actual y apuesta por una especie de serpenteo que obligaría a los vehículos a reducir la velocidad. «Este proyecto se olvida de que el coche es lo prioritario y premia al peatón», apunta su autor, que se ha inspirado en la obra artística de Roberto Burle Marx para diseñar las formas tipo 'orgánicas' de las zonas ajardinadas y los recorridos de paseos al borde de la playa de la Malagueta.

La idea genera una serie de islas y recodos en las que pueden realizarse vestuarios y duchas para los bañistas, e igualmente plantea una serie de plazas y miradores al plasmar distintas alturas para el paseo, en el que no se prescinde totalmente de los aparcamientos, ya que se reservan varias zonas de estacionamiento, aunque de corta estancia para fomentar la rotación de los vehículos. «También se mantienen las paradas de autobús y se proponen una serie de puntos en los que se podría ofrecer información turística o wifi, en definitiva se trata de proponer un espacio inteligente y adaptado al uso de esta fachada marítima», comenta el ganador del concurso, que define su idea como «una alfombra orgánica que se abre al mar».

«Sumar propuestas»

Fuentes de la Gerencia Municipal de Urbanismo reconocieron que este concurso de ideas convocado por la Escuela de Arquitectura puede servir para «sumar propuestas» para la renovación del paseo Ciudad de Melilla, una obra para la que el equipo de gobierno municipal también pretende contar con la opinión de los vecinos, abriendo un proceso de participación ciudadana similar al que se ha realizado para definir el proyecto de la Alameda Principal.

El jurado del concurso ha estado formado por Javier Boned, director del departamento de Arte y Arquitectura de la Universidad de Málaga; Antonio Álvarez Gil, responsable de Cultura de la Escuela de Arquitectura; Rafael Jurado, director de asistencia técnica para la zona sur de FYM-Heidelberg; y Javier Pérez de la Fuente, director de la Cátedra de Innovación en Materiales de Construcción. También se han fallado dos menciones de honor para las propuestas de Manuel Eduardo Ríos Gajardo, de la Universidad Central de Chile; y para Américo Gerardo Silva Morales, de la Universidad Continental Huancayo, de Perú, ya que el concurso tenía un carácter internacional.