Diario Sur

Mar Cambrollé: «Las mujeres transexuales somos también víctimas de la violencia machista»

La ciudad vuelve a ser un ejemplo en términos nacionales
La ciudad vuelve a ser un ejemplo en términos nacionales / Salvador Salas
  • Málaga vuelve a ser ejemplo nacional un año más con la celebración del Día Internacional de la Memoria Trans, que ha reunido esta mañana a asociaciones y todos los partidos políticos en el Ayuntamiento

El Día Internacional de la Memoria Transexual, que se celebra anualmente el 20 de noviembre, es un día dedicado a la memoria de aquellas personas que han sido asesinadas "víctimas de la transfobia, el odio y el miedo", tal como ha asegurado esta mañana la presidenta de la Asociación Andaluza de Transexuales, Mar Cambrollé, en el marco de la celebración de esta efemérides en la escalinata del Ayuntamiento de Málaga.

De esta manera, la ciudad vuelve a ser un ejemplo en términos nacionales, un hecho reconocido por las asociaciones, que han destacado el compromiso de todos los partidos políticos -que además han estado presentes en el acto- en esta materia y en otras relacionadas. No en vano, es la primera ciudad en la que se conmemora este día, aunque en los próximos días habrá sendos recibimientos en ayuntamientos como el de Cádiz y Sevilla, así como en el Parlamento andaluz.

Mar Cambrollé, una referencia en el mundo trans y asociativo, ha aprovechado para este acto para alertar sobre algunas de la cuestiones que afectan a este colectivo, uno de los más vulnerables. A su juicio, las instituciones deben tener en su agenda política la condena de los asesinatos y cualquier forma de violencia, en especial las dirigidas a las mujeres. "Las mujeres transexuales somos también víctimas de la violencia machista", ha señalado, detectando que parte del problema radica en la "sociedad patriarcal".

En cuanto a los menores, Cambrollé ha destacado que el 45 por ciento de los menores trans "han intentado suicidarse" al menos una vez en su vida. "Se están incumpliendo todos los derechos de los niños y niñas, así como los derechos humanos", ha insistido, "y los estados están obligados legalmente a proteger a estas personas, porque sus derechos no son diferentes a los del resto de personas".