Diario Sur

Junta y Gobierno siguen sin cerrar un acuerdo sobre las obras del trasvase de Iznájar

Aunque el trasvase de cinco hectómetros cúbicos desde Iznájar (Córdoba) a la comarca Norte es clave para resolver los problemas de abastecimiento que sufren los habitantes de los municipios de Alameda, Antequera, Archidona, Campillos, Cuevas Bajas, Cuevas de San Marcos, Fuente de Piedra, Humilladero, Mollina, Villanueva de Algaidas, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco y Villanueva de Tapia, su ejecución sigue todavía en el aire. La razón es que Junta de Andalucía y Gobierno central no han alcanzado aún un acuerdo sobre su ejecución ni sobre su declaración como obra de Interés General del Estado. Para la Junta, si esta declaración no se produce, el proyecto, cuya inversión se estima por parte de la Administración andaluza en unos 50 millones de euros, «tendrá muchas dificultades». Al menos, así lo aseguró ayer el director general de Planificación y Gestión del Dominio Público Hidráulico, Juan María Serrato, antes de reunirse con representantes de la Diputación de Málaga, la Subdelegación del Gobierno, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, y alcaldes y concejales de los municipios afectados en un intento de avanzar en la propuesta de la Junta, que se compromete a participar en su ejecución con una aportación de 15 millones de euros.

Para la Junta es urgente que el Gobierno central autorice el trasvase y declare la obra de interés general en el plazo máximo de un año para poder acudir al actual marco de financiación europea que cubre este tipo de actuaciones, ya que sólo hay de plazo para justificar la ejecución ante Europa hasta 2022.

Según Serrato, siendo bastante generosos con los tiempos, y siempre que la obra sea declarada de Interés General del Estado, el trasvase no podrá ser una realidad hasta dentro de tres años como mínimo, ya que es necesario redactar el proyecto y realizar las expropiaciones .