La ajustada victoria de Irene Rivera en las primarias para el Congreso ahonda en la división de Ciudadanos

Rivera.
Rivera. / SUR
  • La portavoz en el Parlamento andaluz se impuso por seis votos a Javier López, quien afirmó que el partido sale «con heridas profundas»

Triunfo agridulce de Irene Rivera en las primarias para elegir al cabeza de lista por Málaga de Ciudadanos al Congreso de los Diputados en las elecciones generales que se celebrarán antes de final de año. La actual portavoz en el Parlamento andaluz ganó a Javier López por apenas seis votos de diferencia. Una ajustada victoria que ahonda en la división interna del partido naranja evidenciada durante el proceso de primarias con críticas y reproches entre los candidatos.

Rivera, que era la apuesta de la dirección nacional del partido y que contaba con el apoyo de los alcaldes de Mijas y Alcaucín, Juan Carlos Maldonado y Mario Blancke, respectivamente, obtuvo 156 votos, mientras que López, el candidato del sector crítico del partido en Málaga, logró 150 apoyos. Díaz, que contaba con el respaldo de la dirección local de Ciudadanos y del portavoz en el Ayuntamiento de la capital, Juan Cassá, se quedó en 115 votos, según los datos oficiales hechos públicos ayer por el partido tras las votaciones celebradas entre el viernes y el sábado.

La participación no llegó al 40% de la militancia (unos 1.060 afiliados estaban llamados a participar en la votación telemática). Este hecho llevó al portavoz de Ciudadanos en la Diputación Provincial, Gonzalo Sichar, a exigir una mejora de las primarias ya que en su cuenta de Twitter sostuvo: «Un sistema de primarias que permite vencer con el 37% de los votos sin segunda vuelta, es mejorable».

Días atrás, Sichar, sin mencionarla, se refirió en tono crítico al hecho de que Irene Rivera se hubiera presentado a las primarias apenas tres meses después de haber tomado posesión como parlamentaria andaluza –una decisión que no gustó en determinados sectores de la militancia– «¿Os imagináis un partido donde nadie utilice puestos de representación popular de trampolín para subir a otro superior? Cuánta imaginación», escribió Sichar en un ‘tuit’.

Javier López, por su parte, en declaraciones a SUR sostuvo que Ciudadanos sale de estas primarias «con heridas profundas» y aseguró que Irene Rivera «ha jugado con ventaja» al contar con el apoyo de la dirección nacional del partido y que él se ha encontrado «con muchas dificultades». Además, denunció: «En este proceso se ha jugado con la presión y el miedo hacia las bases diciendo que yo era un crítico que venía a romper el partido».

Irene Rivera, que ayer celebró en Mijas Costa su triunfo con una paella a la que asistieron integrantes de su equipo, negó que el partido salga dividido de las primarias, aunque reconoció que hay cierto malestar interno y por eso hizo un llamamiento a la unidad. «Opto por el consenso y tenemos que trabajar unidos porque quiero a todo el mundo en mi proyecto. Todo el mundo es necesario, en mi partido no quiero bandos y por eso voy a contar con todos», afirmó, aunque no concretó en que se va a materializar esa mano tendida.

Acta a «disposición del partido»

Preguntada si va a dejar su acta en la Cámara andaluza una vez que ha sido elegida como cabeza de lista al Congreso, Rivera aseguró: «Desde hoy pongo mi acta a disposición del partido y lo que Ciudadanos considere que es mejor será lo que haré. Soy funcionaria del Estado y para mí no es ningún inconveniente dejar el acta y volver a mi trabajo. Haré aquello que sea mejor para el proyecto de Ciudadanos».

Rivera manifestó estar «muy contenta» por la victoria y que asume «con muchísima ilusión» el reto de representara a Málaga en Madrid. «Es increíble la oportunidad que tendremos tras las elecciones generales de poder cambiar nuestro país», dijo.

En las primarias de Ciudadanos también se eligieron a los integrantes de los puestos segundo hasta el quinto. El empresario y coordinador en la Axarquía José Calle Fuentes irá como número dos; el ingeniero Gabriel de Pablo Capel será el tres; el ingeniero Antonio Molina Sánchez será el cuatro; y la agente inmobiliaria Susana Domínguez Salas, la cinco. Estos cuatro nombres que acompañarán a Rivera pertenecen a la corriente crítica de Javier López, según fuentes consultadas.