El grafitero Dadi Dreucol paga una sanción por pintar vendiendo su multa como obra de arte

Esta es la obra que puede adquirir.
Esta es la obra que puede adquirir. / SUR
  • Uno de los principales artistas urbanos de Málaga eligió un muro de la calle Madre de Dios para uno de sus grafitis. 251 euros de multa que sufragará con este boceto para un futuro mural

"En el fracaso bien entendido hay un éxito". Esta frase es la carta de presentación de la última obra de Dadi Dreucol, uno de los artista urbanos más representativos de Málaga capital, que esta vez no estampa su obra sobre una pared, sino en un soporte más irreverente si cabe. El grafitero vendía este martes una denuncia de la policía local con un boceto de uno de sus futuros murales.

Son 251 euros, justo la cantidad que servirá para pagar la sanción que se le imponía el pasado 31 de mayo, a plena luz del día, por pintar en la calle Madre de Dios. "Realizar pintadas y grafitis en fachadas", reza la sanción. "Recibir multas por intervenir en el espacio público es algo común para quienes nos dedicamos a este trabajo. La hipocresía de un gobierno que castiga a veces, lo que después utiliza en su favor es nuestro pan de cada día". Los dice porque, entre otras intervenciones, es ya simbólico su mural en el Soho, dentro de la iniciativa MAUS.

La idea de Dreucol, en principio, era la de cambiar el resguardo de la denuncia por la cantidad estipulada a quien deseara comprarla. "De esta forma ofrezco a los espectadores de mis pinturas públicas la ocasión de adquirir una pieza única y original de Dadi Dreucol por un precio inferior al que usualmente se encuentran mis trabajos, pues el fin no es lucrativo, sino colaborativo", señala en su web. Un dibujo único que servirá como boceto para un futuro mural, "en el cual espero no ser multado"; en cuyo caso este proyecto seguiría adelante.