Diario Sur

El Ícaro de Ronda que hizo historia

Maqueta del vuelo de Ibn Firnás en el centro comercial Ibn Battuta Mall de Dubai.
Maqueta del vuelo de Ibn Firnás en el centro comercial Ibn Battuta Mall de Dubai. / Teresa del Castillo
  • Un cráter de la Luna, un aeropuerto de Bagdad y un puente de Córdoba llevan el nombre del científico rondeño, cuya figura rescata en un libro Antonio R. Acedo del Olmo

  • Abbás Ibn Firnás, considerado precursor de la aeronáutica, logró planear tras tirarse de una torre en el año 875

Entre los personajes ilustres que han nacido en Ronda y que por uno u otro motivo han pasado a ocupar un lugar en la Historia se encuentra Abbás Ibn Firnás, considerado precursor de la aeronáutica, que en el año 875 consiguió hacer realidad su sueño de poder volar. Lo hizo durante unos minutos tras lanzarse desde una torre y le costó una lesión, pero logró convertirse en un referente para quienes posteriormente siguieron avanzando en el campo de la aviación.

Su gesta fue tal que este andalusí, más allá de aparecer en libros, da nombre a un cráter de la Luna, a un aeropuerto de Bagdad y a un puente de Córdoba, ciudad en la que residió y donde llevó a cabo su hazaña. Además, el pleno del Ayuntamiento de la capital cordobesa aprobó en abril una moción conjunta de todas las formaciones políticas para proponer al ente público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) que el aeropuerto se denomine 'Abbás Ibn Firnás' en homenaje al sabio rondeño considerado el primer aviador de la Historia. En uno de los mayores centros comerciales de Dubai, el Ibn Battuta Mall, puede contemplarse una maqueta del momento del vuelo. En Sevilla, en 2002 se constituyó en La Rinconada una asociación para la divulgación del conocimiento cultural y científico que también lleva su nombre.

Busto de Firnás.

Busto de Firnás. / Elena Ordóñez

En Ronda, una asociación astronómica de aficionados fue también bautizada como Abbás Ibn Firnás y, entre sus impulsores se encuentra Antonio Rafael Acedo del Olmo, un informático de Tánger afincado en la localidad malagueña desde hace más de 20 años que ha escrito un libro en el que recupera la figura de este «renacentista de su época».

Multidisciplinar

Poeta, astrónomo, alquimista y músico, Abbás Ibn Firnás -Armen Firman en la versión latina- nació en la cora de Takurunna (Ronda) a comienzo del siglo IX y falleció en el año 887. Abarcó casi todas las disciplinas, tanto en el campo de la creación literaria como en el de la investigación científica. Entre otras cosas, fue pionero en desarrollar la técnica de talla del cristal de roca.

Anticipándose seis siglos a Leonardo da Vinci, quiso emular a Dédalo e Ícaro en su intento de volar, y para ello utilizó una pieza de seda revestida de plumas, se adaptó dos alas y se lanzó al aire desde la Ruzzafa de Córdoba. Planeó durante unos segundos, pero tuvo un aterrizaje algo complejo y acabó lesionándose. Hay quien dice que se lastimó el trasero, mientras otros cuentan que se fracturó las dos piernas.

«Él creía que el ser humano podía llegar a volar, según relatos de historiadores de la época. Hizo un estudio científico del vuelo de las aves y lo llevó a la práctica cuando tenía cerca de 70 años. Siguió estudiando y vio que se había equivocado porque en el diseño extravagante que construyó no le puso la cola como a las aves», apunta Acedo del Olmo, que está convencido de que Leonardo Da Vinci tuvo acceso a esos diseños. Por esta hazaña, y por toda su trayectoria en diferentes campos, este rondeño cree que se le debería hacer un monumento a Abbás Ibn Firnás en Ronda y que su figura «debería estudiarse en el colegio». «Poco apoco se va valorando el mérito que tiene, aunque queda mucho por hacer», señala.

Acedo del Olmo, con su libro sobre el científico.

Acedo del Olmo, con su libro sobre el científico. / Mayte Acedo

El científico aparece en los escritos como un hombre de un prodigioso ingenio que se dedicó preferentemente al cultivo de la poesía. También destacó en el campo de la música. Pero lo que más le llamó la atención a Acedo del Olmo de este personaje de Al-Andalus, más incluso que su conocida hazaña, fue que en el siglo XI construyó un planetario en su casa con fines divulgativos. «Yo lo considero el padre de los planetarios actuales», señala el escritor, que comenzó a investigar sobre Ibn Firnás en el año 2006 tras un viaje a Chefchaouen, ciudad marroquí con la que Ronda está hermanada. Siete años después salió a la luz su libro 'Abbás Ibn Firnás, el sabio de Al-Ándalus',cuya segunda edición se publicó en 2015.

Tal y como recuerda el autor, Ibn Firnás es «uno de los personajes más importantes y fascinantes del siglo IX». «Hombre con una inteligencia excepcional, fue el primero en Al-Ándalus en desarrollar la industria del vidrio a partir del mineral y en construir una esfera armilar andalusí y el primer planetario mecánico».

Temas