Bankia ve riesgo de oligopolio si menos de cinco bancos controlasen el mercado en España

José Ignacio Goirigolzarri y Antonio Huertas. :: efe
José Ignacio Goirigolzarri y Antonio Huertas. :: efe

Goirigolzarri cree que la concentración es «fuerte» porque las grandes firmas dominan ya un 72% del mercado frente al 42% de hace una década

JOSÉ M. CAMARERO SANTANDER.

Superada una nueva fase de la reestructuración bancaria, tras la adquisición del Popular por parte del Santander, Bankia ha lanzado las primeras advertencias sobre el posible oligopolio al que podría dirigirse el sector en España. Su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, advirtió ayer de que el proceso de concentración financiera ha sido «muy fuerte» y que a partir de ahora sería deseable la convivencia entre cuatro o cinco grandes entidades: «Menos no lo veo», afirmó en el curso de verano organziado por la APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Goirigolzarri tiró de datos para mostrar el elevado nivel de dominio de grupos que hay en comparación con la realidad europea. En España, según afirmó, entre los cinco grandes bancos controlan un 72% de los activos. Se trata de Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y la propia Bankia. En 2008, apenas dominaban un 42% del mercado.

Mientras tanto, la media de la zona euro se sitúa en el 48%. En países como Alemania, la atomización bancaria se encuentra a la orden del día, con sus grandes entidades acaparando apenas un tercio de todo el mercado. En el caso de Francia este porcentaje alcanza el 46%, en cualquier caso muy alejado del español, una excepción que comparte con Holanda. «En Europa, el crédito está muy bancarizado y en España la bancarización es aún superior», indicó Goirigolzarri.

Además, considera que «por razones de concentración de riesgo y de alternativas de financiación» crediticia -el abanico de préstamos sería cada vez menor- no sería deseable que la mayor parte del pastel bancario se quedara en manos de dos o tres entidades. Indirectamente, mostraba así su oposición a que se desencadenase otro proceso de compra por el que alguno de los cinco primeros del 'ranking' se fagocitaran entre ellos, después de que Santander haya comprado al Popular tras su intervención.

Sí es más proclive a que las firmas de menor tamaño sean protagonistas de alguna operación corporativa. Las obligaciones de emisión a las que insta la regulación implican «procesos de concentración de entidades pequeñas porque se exige emitir títulos que son difíciles de colocar entre institucionales si no tienes una referencia», indicó. Pero ante la complejidad de una fusión entre ellas, lo aconsejable pasaría por integrarse en alguna grande.

Así ocurrirá cuando sea precisamente Bankia la que adquiera Banco Mare Nostrum (BMN). Será en las próximas semanas -incluso antes de que finalice este mes, apuntan fuentes financieras- cuando se conozcan las condiciones de la integración en cuanto al canje de acciones planteado entre ambas. «Sólo quedan algunos aspectos técnicos», apuntó ayer Goirigolzarri. El presidente de Bankia insistió en que el solapamiento de ambas firmas es «de los menores» de todo el sector.

Elevado riesgo del Popular

La entidad participada por el Estado se centrará en esta operación, una vez descartada la adquisición del Popular, otra opción que también llegó a plantearse cuando la firma presidida entonces por Emilio Saracho se ofreció al mercado. Goirigolzarri reconoció ese interés, pero una vez analizada esa posibilidad la rechazaron por el coste que deberían asumir si lo compraban. El presidente de Bankia reconoció que esa integración «tenía toda la lógica industrial» sobre todo por el potencial de pymes del Popular Pero después de «profundizar» en la realidad del banco, llegaron a la conclusión de que no podían comprarlo porque el «riesgo era demasiado grande», ya que la capitalización bursátil de la entidad se encuentra en los 12.000 millones y sólo Santander se ha visto obligado a emitir una ampliación de 7.000 millones.

Goirigolzarri reconoció que fue tentado en su momento con la presidencia del Popular -«con independencia que me la ofrecieran o no, estoy absolutamente comprometido con Bankia», indicó-, y apostó por «investigar lo que se tenga que investigar» ante la posible información privilegiada utilizada en la salida de depósitos del Popular.

Más

Fotos

Vídeos