Fútbol | Segunda

Zozulya regresa al Betis tras las protestas de la afición del Rayo

video

Algunos aficionados del Rayo contrarios a Roman Zozulya. / RC | Atlas

  • El club franjirrojo congeló la cesión del ucraniano ante la reacción de sus seguidores, pero terminó llevándola a cabo tras confirmar que no tenía "ningún vínculo neonazi"

  • La presión de la afición rayista ha provocado que el jugador decida regresar al conjunto verdiblanco

Viaje de ida y vuelta para Roman Zozulya. Nunca un fichaje del Rayo Vallecano tuvo tanta polémica y duró tan poco. La incorporación en el mercado de invierno de Zozulya desató una ola de indignación entre la afición del Rayo, que mostró su malestar en las redes sociales con la llegada del delantero ucraniano, cedido por el Real Betis. Unas críticas que nada tienen que ver con los futbolístico o con su estado de forma o con el coste de la cesión… ¿el motivo? la ideología del futbolista ucraniano. El club franjirrojo congeló la cesión durante unas horas ante la reacción de sus seguidores en las redes sociales antes del cierre de mercado invernal, pero terminó llevándola a cabo tras confirmar que no tenía "ningún vínculo neonazi". De hecho, el club publicó un comunicado del propio jugador en el que asegura que sus actos en Ucrania coinciden con "los valores sociales que preconiza el Rayo Vallecano y su incondicional afición".

Pero esas palabras, lejos de calmar los ánimos, encresparon más a una afición que se hizo notar en el entrenamiento del primer equipo este miércoles. Algunos miembros del grupo Bukaneros, de ideología de ultra izquierda y que se consideran antifascistas y antirracistas, se presentaron en el entrenamiento con una pancarta. "Vallekas no es lugar para ti. Presa, para ti tampoco. Vete ya", decía el cartel, en alusión al jugador ucraniano y a Martín Presa, presidente del club. Horas antes este grupo ya había mostrado su negativa a la llegada de Zozulya en las redes sociales diciendo que "la franja no se defiende a base de nazis" y asegurando que "no quieren a tipos" como el futbolista ucraniano porque su "filiación nazi le impide vestir la franjirroja. No la vas a ensuciar".

La policia llega a las instalaciones de la Ciudad deportiva del Rayo

La policia llega a las instalaciones de la Ciudad deportiva del Rayo

Dos Bukaneros entraron en las oficinas del club, antes del entrenamiento, y se reunieron con miembros de la directiva del Rayo y con el cuerpo técnico de Rubén Baraja así como con el director deportivo Ramón Planes y con algunos jugadores de la plantilla. La situación se fue complicando cuando apareció el jugador junto a su agente en las instalaciones de la Ciudad Deportiva. Varios aficionados rayistas le increparon e insultaron y la Policía se vio obligada a desalojar a los aficionados. Roman Zozulya, para evitar un encontronazo con estos aficioandos, decidió salir por una puerta alejada de la principal junto a dos personas del club y su representante, que tras ver lo complicada que se presentaba la convivencia del jugador en estas condiciones y tras llegar a un acuerdo con el club vallecano, rescindieron el contrato del jugador sin tan siquiera haber sido presentado.

Y es que la historia de Zozulya está rodeada de la polémica desde su llegada al Betis el pasado verano debido al apoyo que siempre ha mostrado al ejercito de su país y por el hecho de que en algunas fotos se le ha visto vestido de militar y empuñando un arma. "Mi llegada a España estuvo acompañada por un malentendido por culpa de un periodista que no conoce la realidad de Ucrania. Llegué al aeropuerto de Sevilla con una camiseta con el escudo de mi país y unos versos del poeta Taras Shevchenko, estudiado en todas las escuelas de la Unión Soviética. El periodista publicó que traía una camiseta de un grupo paramilitar que se distingue del escudo de mi país porque lleva una espada de gran tamaño", se defendió el jugador en la carta dirigida a la afición del Rayo Vallecano. Una carta que se vio obligado a escribir después de la reacción de la afición franjirroja en las redes sociales. La Plataforma ADRV, tachó de "ridícula" la decisión del club de incorporarle. E incluso llegaron a decir que "las peñas del Rayo no queremos tipos así, ni en el césped ni en el palco". Un deseo que se ha cumplido tras la marcha del jugador.

Apoyo del Betis

El director deportivo del Betis, Miguel Torrecilla, se mostró del lado del jaugdor y señaló a los medios oficiales del club verdiblanco que el jaugdor estaba "teniendo problemas con grupos radicales del Rayo, por lo que nos están informando y lo que hemos hecho es hablar con el Rayo para que vuelva a Sevilla". Torrecilla argumentó que se ven obligados a "proteger a la persona, a la vez jugador y activo nuestro. Después entre los departamentos jurídicos de los dos equipos continuarán el proceso". "Hemos hablado con él y está muy afectado. No se lo esperaba. Escribió un texto a la afición del Rayo pero parece que no ha llegado a determinados sectores", añadió.

El problema para el jugador ucraniano es que no podrá jugar esta temporada en ningún otro equipo, al no poder estar inscrito en más de tres equipos en una misma temporada. En la presente campaña a estado inscrito en el Dnipro ucraniano, luego en el Betis y ahora en el Rayo, por lo que ha cubierto el cupo de inscripciones que permite la legislación.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate