Un árbitro denuncia la agresión de un entrenador tras un partido de infantiles en Málaga

Zona de aparcamientos del campo de Guadalmar./Salvador Salas
Zona de aparcamientos del campo de Guadalmar. / Salvador Salas

El técnico del 26 de Febrero denunciado argumenta que el colegiado también lo lesionó y adjunta un parte médico en su defensa

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

Nuevo incidente en el fútbol base malagueño. Un árbitro denuncia una agresión por parte de un entrenador al término del encuentro de categoría infantil que el pasado domingo disputaron el C.D. Guadalmar y el 26 de Febrero C.D.

Los hechos sucedieron al término de un partido que discurrió con total normalidad y deportividad cuando el colegiado José Luis Ortigosa se disponía a dirigirse a su domicilio con su vehículo, y dos jugadores del 26 de febrero arrojaron piedras menudas a su coche, sin causar daño alguno al mismo, según refleja en un detallado anexo al acta del partido a la que ha tenido acceso SUR. El árbitro, al percatarse, dio marcha atrás, abandonó su coche y recriminó a los jugadores su actitud, al tiempo que se dirigió al entrenador de estos al considerar que, como responsables de ellos al tratarse de menores, no les había regañado por lo que habían hecho. El técnico, Sergio R. Díaz, le indicó que sí lo había hecho e invitó al árbitro a abandonar el lugar. «¡Vete de aquí, vete de aquí ya!», indica el colegiado Ortigosa Gómez en el acta. El cruce de palabras fue a más y cuando el árbitro se acercó al entrenador del 26 de febrero, este le propinó un puñetazo en el lado izquierdo del rostro causándole un traumatismo y una hemorragia, como queda reflejado en el acta y confirmaron varios testigos presenciales.

Alertados por los gritos de la madre de uno los jugadores del Guadalmar, que todavía estaba en el exterior del campo, el personal de este club salió a mediar en la disputa y dio cobijo al árbitro en el interior del campo (el árbitro se muestra agradecido por este comportamiento, y así lo refleja en el acta). Según indicó a SUR un representante del 26 de febrero, su entrenador se defendió del cruce de golpes con el colegiado, que, según asegura, lo arañó en la cara y en el cuello, algo que sostiene con un parte médico realizado en el Hospital Civil.

Actuación policial

Finalmente, el colegiado fue trasladado al interior del campo y se requirió la presencia de las fuerzas de seguridad. Minutos más tarde, varios agentes de la Policía Nacional se personaron en el campo de Guadalmar para tomar declaración al colegiado y a los testigos de la trifulca, pero no así al entrenador del 26 de febrero que ya había abandonado el lugar. El colegiado José Luis Ortigosa se dirigió después a un centro médico donde fue atendido y más tarde presentó una denuncia en la comisaría provincial acompañada de un parte médico.

Los responsables del 26 de Febrero, en cualquier caso, lamentaron lo sucedido y mucho más que el altercado se produjese delante de menores, y explicaron que durante la jornada de hoy tienen previsto reunirse para analizar estos hechos y decidir el futuro del técnico implicado.  

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos