Adelfa Calvo, la actriz a la que descubrió una máquina de café

La actriz Adelfa Calvo, ayer, junto al director del Aula de Cultura de SUR, Pablo Aranda. / Foto: Fernando González | Vídeo: Pedro J. Quero

La candidata al Goya por ‘El autor’ revela en el Aula de Cultura de SUR que un golpe de suerte marcó su primer papel en cine junto a Javier Bardem en ‘Biutiful’

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

«¿Pero tú dónde estabas?». Eso es lo que le preguntaron las directoras de casting Eva Leira y Yolanda Serrano cuando le hicieron una prueba hace ocho años en Sevilla. «Pues yo en Málaga, trabajando», les dijo la actriz Adelfa Calvo con desparpajo. Esa misma espontaneidad cruzada con honestidad y madurez es lo que ayer desplegó en el Aula de Cultura de SUR esta intérprete, que el próximo sábado se enfrenta a lo que la mayoría de los actores desean: ganar un premio Goya. Calvo es candidata en la categoría de actriz de reparto por su papel de la portera Doña Lola en la cinta de Manuel Martín Cuenca ‘El autor’, aunque el origen de esta nominación se encuentra en su etapa como ‘coach’ de actores en la serie ‘Arrayán’ y, más concretamente, en la máquina de café de aquel rodaje.

Allí estaba ella el día que la directora de casting de la serie, Victoria Mora, le comentó que estaban buscando a una actriz para una escena con Javier Bardem en la película de González Iñárritu ‘Biutiful’. «Yo creo mucho en el destino y por eso pienso que además de tener talento, también hay que estar en la máquina de café», relató ayer Adelfa Calvo, que no desveló si el café estaba bueno, pero sí que su (feliz) historia con el cine comenzó allí.

«Mujer grande» era la descripción que hacía el propio Iñárritu en el guion y a ese personaje es al que vieron Leira y Serrano cuando la actriz malagueña hizo la prueba. Por ello, no duda en considerar a estas directoras de casting como sus «hadas madrinas» que la subieron a la calabaza de ‘Biutiful’. Pero su papel no fue un cuento, sino el comienzo de una filmografía que le hizo descubrir otra forma de ver la profesión. Una experiencia que le permitió trabajar con un «intenso» actor como Javier Bardem y un cineasta «cariñoso» como González Iñárritu, y de la que se llevó algunas anécdotas a casa. Como los paparazzis que perseguían a Bardem para pillarle con Penélope Cruz o la huelga en directo que vivió en una escena cuando la figuración se levantó y dijo que quería cobrar más o se iban.

La artista, nieta de La Niña de la Puebla e hija de Adelfa Soto, se considera una «actriz que canta bien»

«Todos los premios son humo, pero lo vivo con alegría porque llegar hasta aquí es muy difícil»

En aquel filme de 2010 arrancó la etapa más reciente de esta actriz veterana formada en la Escuela de Arte Dramático de Málaga y a la que el teatro, el de furgoneta y kilómetros, enseño todo lo que sabe. O casi todo. Porque esta «actriz que canta bien» –como ella se define– también llevaba algo de serie como nieta de una de las grandes figuras del flamenco, La Niña de la Puebla, e hija de la cantante Adelfa Soto, que ayer no faltó a esta sesión organizada por el Aula de SUR, en colaboración con la Obra Social La Caixa, en la Sociedad Económica de Amigos del País.

«La genética se ha portado bien con toda la familia», reveló Calvo que reconoció que, sus primas –con las que creo el grupo Casa Mía y grabó un disco– y sus hermanos habían heredado buena voz. Un legado que ha podido demostrar en la película por la que es candidata al Goya, ‘El autor’, con una escena ambientada en un karaoke en el que su personaje, la portera Doña Lola, se viene arriba. «Manuel (Martín Cuenca) me dejó hacer la escena como yo quise», confesó Adelfa Calvo que, antes de comenzar a rodar aquella secuencia, le enseñó al cineasta un vídeo de su abuela cantando. «Y como él sabe llevarte a su terreno, me dijo: ‘Aquel que está allí no es Javier Gutiérrez –el protagonista–, sino que es tu abuela que te está mirando, así que cántale a ella», reveló Calvo, a la que han reconocido especialmente por esta escena del filme.

La madre de la artista

«Este personaje de la portera ha sido un soplo de aire fresco pese a ser muy grotesca y ha tenido mucha visibilidad... en todos los sentidos», comentó la actriz que sacó su lado irónico al referirse de esta forma a otra escena muy comentada del filme, la de su desnudo. «Si tenía algún miedo era cómo se lo iba a tomar mi madre cuando me viera», señaló Calvo, que invitó a su madre allí presente a que se pronunciara. Y la otra Adelfa que se encontraba también en la sala, Soto, se levantó y, recordando las películas que su familia no le dejó hacer porque eran otros tiempos, aseguró que «lo que yo quería para mí, es lo que le está pasando a ella y se lo ha ganado por méritos propios», dijo una emocionada madre ante los aplausos de todos los presentes.

Adelfa Soto le dedicó unas palabras a su hija.
Adelfa Soto le dedicó unas palabras a su hija. / Fernando González

Adelfa Calvo confesó que Doña Lola había sido un regalo ya que es el «primer personaje de verdad que he podido crear y desarrollar en el cine». Y aunque le ha valido una nominación al Goya y le dicen que es la favorita en la categoría de actriz de reparto después de ganar el Premio Feroz y el Asecan del cine andaluz, trata de seguir con los pies en el suelo.

«Todos los premios son humo, pero lo trato de vivir con alegría porque no es fácil llegar hasta aquí», confesó la actriz malagueña, que el próximo sábado vivirá una gran noche, aunque, probablemente, con menos nervios de los que ayer tenía en la charla que mantuvo con amigos y paisanos. Con los que habló de su pasado y de su presente, y con los que saboreó ese café de máquina que un día le abrió las puertas del cine.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos