El Selu se mete en la piel de Donald Trump en 'Un grupo de guasa'

Una de las chirigotas más esperadas en el Carnaval de Cádiz da una nueva vuelta de tuerca a su humor y su ironía con unas 'Naciones hundidas' en la que no faltan el presidente de Estados Unidos, Merkel o Kim Jong-un

Raquel Merino
RAQUEL MERINOMálaga

La chirigota de José Luis García Cossio 'Selu' no suele defraudar con sus tipos. Muchos de ellos inspirados en personajes de a pie, de esos que por ser tan del día a día del público logran arrancar las carcajadas con situaciones normales llevadas al límite. Basta recordar a 'El que vale, vale', 'Lo que diga mi mujer' o 'Viva la Pepi'. En otras ocasiones, se vuelcan en un tipo con un transfondo de crítica social o política. Ya lo hicieron con 'Las verdades del banquero' o 'Con el sudor del de enfrente (Los ricos)', y lo han vuelto a hacer este año con 'Grupo de guasa', y por las críticas recibidas y los aplausos y risas del público, con bastante acierto.

Bajo el logo de 'Naciones hundidas', el Selu se presenta metido en la piel de Donald Trump, acompañado de la primera dama Melania Trump y junto a otros dirigentes mundiales entre los que no podían faltar la canciller alemana, Angela Merkel; el líder norcoreano, Kim Jong-Un; el presidente ruso, Vladímir Putin y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Unos dirigentes que nunca imaginaron que llegarían a ostentar ese puesto, según apuntan en la presentación: «Somos los dirigentes que ha elegido la gente, no sé si por guapo, diplomático, simpatico, sensato o simplemente inteligemte. ¿Quién nos lo iba a decir, quién nos lo iba a decir? Que con lo malamente que íbamos todos en el colegio, íbamos a llegar hasta aquí». Y unos dirigentes con los que también hay que tener cuidado porque «a veces se nos cruzan los cables y podemos formar una huelguecita, la que nosotros llamamos así carisoñosamente Tercera Guerra Mundial».

Además

Esto solo en la presentación, que al igual que el resto del repertorio no tiene desperdicio. Una «parodia mundial», como lo han calificado en algunos medios, con pasodobles, en los que hablaron de lo pesada que está la gente con el cambio climático y de la democracia dando su propia visión de la misma; y unos cuples, el primero sobre la polémica que suscitó la actuación de la chirigota del Selu en un acto de Ciudadanos y el segundo sobre la propuesta del alcalde de Cádiz, José María González Santos, más conocido como 'Kichi', de darle de comer a los gatos. Todo desde el prisma del humor y jalonado con un estribillo tan sencillo como pegadizo: «Y venga pin y pan y pun, y pin, pan,pun. Qué de guerras por tos laos. ¡Hay que ver, hay que ver! Le quitan a uno las ganas de poner el telediario a la hora de comer».

Y para finalizar un popurrí donde hablan de un mundo donde todo fuera paz, para contar lo aburrido que sería; el grupo de guasa que tienen y los problemas que les ocasiona el corrector; la preocupación de los líderes por los animales, que están tristes porque «cada vez hay más lagrimitas de pollo», y otras perlas que hicieron las delicias del público del Gran Teatro de Falla.

Actuación íntegra de la chirigota del Selu 'Grupo de guasa'

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos