La consejera de Educación sólo confirma 358 casos de acoso escolar en Andalucía

La oposición discrepa de las cifras del balance del Observatorio para la Convivencia Escolar y pide datos más fiables

SUR SEVILLA.

La titular autonómica de Educación hizo ayer hincapié, en una comparecencia en el Parlamento, en que existe una percepción «positiva» del clima de convivencia en los centros docentes andaluces por parte de la comunidad educativa, según el informe balance del Observatorio para la Convivencia Escolar en Andalucía y el estudio de la Agencia Andaluza para la Evaluación Educativa sobre los centros de la Red Andaluza Escuela Espacio de Paz.

Los datos del observatorio indican que el 92% del profesorado de Educación Primaria y el 75% de Secundaria declaran un alto grado de satisfacción con las relaciones interpersonales con su alumnado. Por su parte, el 88 % del alumnado de Primaria y Secundaria valora las relaciones que tiene con sus compañeros como 'buenas' o 'muy buenas' y el 95% de las familias considera como 'satisfactorio' o 'muy satisfactorio' el ambiente del centro donde estudia su hijo.

El informe refleja que el alumnado que ha realizado conductas gravemente perjudiciales es del 1,88%, mientras que el fenómeno del acoso escolar se sitúa en torno al 0,03%, es decir, 358 casos entre un alumnado de casi dos millones. En este sentido, Gaya señaló que es muy importante diferenciar el acoso escolar de otros comportamientos que pueden producirse con mayor frecuencia relativa, como conductas agresivas, violentas o disruptivas, que aun siendo preocupantes no se consideran 'bullying'.

Aunque la gran mayoría del alumnado presenta comportamientos adecuados a las normas de convivencia, la consejera ha subrayado que desde el Gobierno andaluz se aborda esta problemática «de forma prioritaria y con el mayor rigor», así como con «la implicación de toda la comunidad educativa».

Los datos no convencieron a la oposición. En representación del PP Patricia Navarro cuestionó los datos de acoso escolar porque en muchos casos es un problema «invisible» y en otros los centros se niegan a desvelarlos para no afectar a su reputación, por lo que ha afirmado que «no se puede abordar el problema sin conocer los datos reales, dando palos de ciego». Navarro se refirió al informe del Defensor del Menor en el que se recogen quejas de familias andaluzas afectadas por el acoso escolar y ha denunciado «carencias» como la falta de orientadores, al haber uno por cada 700 alumnos en los centros de secundaria y uno por cada 3.000 alumnos en los colegios de infantil y primaria.

La representante de Podemos, Libertad Benítez, urgió a hacer un «diagnóstico adecuado del acoso» porque, aunque «no es un problema que inunda ahora las tertulias de televisión», es un «problema real, que merece más atención de la que recibe».

Fotos

Vídeos