Diario Sur

Susana Díaz viaja a Bruselas con una agenda de marcado perfil político

Susana Díaz, reunida ayer con representantes de una asociación de viudas.
Susana Díaz, reunida ayer con representantes de una asociación de viudas. / Efe
  • La presidenta se reunirá con los comisarios Moscovici y Mogherini y con los eurodiputados socialistas mientras crece la expectación por si da el paso para liderar el PSOE

La hoja de ruta de Susana Díaz para liderar el PSOE sigue en marcha. La próxima semana viajará a Bruselas con una agenda de marcado perfil político con la que es previsible que en la capital de la Comisión Europea la reciban como si fuera la líder de la oposición en España ‘in pectore’. Díaz se reunirá el día 30 con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schultz, y con tres miembros del Colegio de Comisarios de la Comisión Europea: Federica Mogherini, vicepresidenta de la CE y alta representante para la política exterior de la UE; Corina Cretu, comisaria de Política Regional; y Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos. La agenda incluye además una reunión con Gianni Pittella, presidente del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, y una intervención ante los diputados socialistas en la Eurocámara.

Se trata de la segunda vez que Susana Díaz viaja a Bruselas desde que asumió la presidencia de Andalucía en 2013. Es algo normal en los presidentes autonómicos y sus antecesores en la Junta también lo hicieron. Casi siempre viajaban con una agenda de asuntos concretos sobre las ayudas europeas, sobre todo las agrícolas y las relacionadas con fondos para infraestructuras. En el caso de este viaje de Susana Díaz llama la atención que desde su propio gobierno se ponga énfasis en que se trata de una visita de carácter político institucional, con el siguiente mensaje que defender: «Poner fin a la política de austeridad a ultranza que tanto daño ha causado a los países del sur de Europa», según avanzó ayer el portavoz de la Junta, Miguel Ángel Vázquez.

Con este mensaje Díaz conectará con Moscovici, que se ha manifestado a favor de «menos austeridad y más inversión en el capital humano». En un reciente artículo publicado en ‘Le Monde’, el comisario de Asuntos Económicos ha escrito: «Hay que dar a Europa y a la zona euro una verdadera política económica orientada hacia el crecimiento, la creación de empleo y la reducción de desigualdades». Los gobiernos de la Junta durante la crisis han defendido este giro, tanto el de Griñán como el de Díaz.

En la agenda no figura aún una entrevista con el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, al que, como se recordará, no respaldaron los eurodiputados socialistas españoles. Pero sí un encuentro con estos últimos que le puede venir muy bien cara a su candidatura a la secretaría general del PSOE. Díaz tiene en el Parlamento europeo a dos posibles valedores para causar buena impresión, Elena Valenciano, vicepresidenta del grupo socialista europeo, y Ramón Jáuregui, portavoz del PSOE en la Eurocámara. Este último se ha mostrado a favor de una candidatura única de consenso para liderar el PSOE. Aunque no menciona que Díaz pueda ser esa persona de consenso, algunos ‘barones’ no verían mal la solución.

Herida por una cámara

Aún así, el entorno de Díaz se prepara para unas primarias con más de un candidato tal como está el patio ahora. Otro vasco, Odón Elorza, uno de los diputados díscolos en la investidura de Rajoy, criticó ayer que Díaz pretenda seguir siendo presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE al mismo tiempo, como ella defendió en una entrevista en Canal Sur Televisión. El exalcalde de San Sebastián argumenta que el futuro líder debe reconstruir un partido roto con recorrido por toda España.

En la cadena de preparativos cara a la candidatura de Díaz hubo ayer otros dos eslabones, uno orgánico y otro institucional. El alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, apoyó «sin ambages» a Díaz como lideresa del PSOE en un desayuno coloquio. La presidenta, que no se dio por aludida, tuvo luego un encuentro con representantes de colectivos de viudas para defender que las pensiones no pasen a asistenciales como pretende el Gobierno de Rajoy. La foto de la presidenta andaluza con las viudas en los jardines de San Telmo se convirtió en un nuevo mensaje de oposición a Mariano Rajoy.

Pese a ello, sigue sin anunciar la candidatura. La expectación mediática es tal allí donde va que ayer la presidenta entró lesionada al hotel del desayuno con el alcalde de Huelva al intentar pasar entre una maraña de cámaras y micrófonos. Se golpeó la cara con una cámara y se hizo una herida en el labio, como ella misma contó resuelta y sin drama al entrar en el hall del hotel.