El Roto: «Siempre he podido actuar con plena libertad en mis viñetas»

El vicerrector de Coordinación Universitaria, José Ángel Narváez, entrega el premio a El Roto/
El vicerrector de Coordinación Universitaria, José Ángel Narváez, entrega el premio a El Roto

La Cátedra UNESCO de Comunicación concede el V Premio de Libertad de Prensa al dibujante por la independencia y crítica de sus ilustraciones

MARIVÍ MORILLA

La independencia y el espíritu crítico de sus viñetas son los dos valores que le han servido a El Roto para obtener el V Premio Internacional de Libertad de Prensa 2014. La Cátedra UNESCO de Comunicación de la Universidad de Málaga propone cada año esta distinción en la que el jurado formado por los decanos de las facultades integradas en ATIC (Asociación Española de Universidades con Titulaciones de Información y Comunicación) son los encargados de elegir al galardonado.

En esta ocasión, el veredicto del jurado se ha basado en la línea de independencia y espíritu crítico que argumentan las viñetas periodísticas de Andrés Rábago -su nombre real- en el diario El País. «En la mayoría de los medios en los que he trabajado siempre he tenido esa posibilidad de actuar con plena libertad en la elección de temas y en la manera de enfocarlos. Quizás es lo que me haya traído hoy aquí». El jurado considera que, más allá de la descripción de hechos y situaciones sensibles de la realidad, las viñetas de Rábago manifiestan una clara conciencia acerca de la degradación sistemática, la corrupción y la crisis generalizada de valores.

El premio fue otorgado ayer en un acto público en el salón de actos del Rectorado de la Universidad de Málaga y contó con la participación del periodista Miguel Ángel Aguilar, encargado de hacer una semblanza del galardonado: «El Roto se sirve del trazo y de la palabra y es el único que nos rescata de la permanente burbuja informativa en la que vivimos», afirmó el periodista. Por su parte, Rábago se mostró agradecido aunque puntualizó que trabaja en la prensa «pero no soy prensa». En cuanto a su día a día, El Roto señaló que es incapaz de ir a una redacción y preguntar cuáles son los asuntos que hay que tratar. «Ésa es la parte de libertad que se me atribuye» y que ha llevado al dibujante a obtener el premio.

El aforo fue libre para que cualquier estudiante interesado pudiera presenciar el acto y así fue. El salón del Rectorado estuvo lleno de jóvenes estudiantes de Periodismo «cautivados», como puntualizó Miguel Ángel Aguilar, por el dibujante. El decano de la Facultad de Comunicación, Juan Antonio García Galindo, tampoco quiso perderse la ocasión y explicó a los alumnos que El Roto «es un claro ejemplo para las facultades de comunicación por su compromiso con su profesión y por los valores de referencia democráticos».

En el acto también intervinieron José Ángel Narváez, vicerrector de Coordinación Universitaria, y Bernardo Díaz Nosty, director de la Cátedra UNESCO de Comunicación. «Es un ser dotado de buena vista que pone voz a nuestro silencio». Así definió Díaz Nosty al dibujante. Este premio es el que ha suscitado mayores felicitaciones entre las organizaciones profesionales y las facultades de comunicación, tal y como explicó el director de la Cátedra: «Todos creen que es un premio justo, un premio merecido».