Presentan en Málaga 'OrCam MyEye', un dispositivo que permite a los ciegos leer y reconocer caras

Detalle del 'MyEye', que se ha presentado recientemente en Málaga./Pedro J. Quero
Detalle del 'MyEye', que se ha presentado recientemente en Málaga. / Pedro J. Quero

Dicta al usuario los textos y objetos que tiene delante, aunque su coste es superior a los 4.500 euros

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Acciones para la mayoría sencillas, como la de acudir a votar en las recientes elecciones, sin necesidad de ayuda para elegir la papeleta ya son posibles para las personas ciegas o con baja visión. «Tenemos usuarios que nos dicen que este año han podido hacerlo de forma autónoma, sin ayuda». Quien habla es Fabio Rodríguez, responsable de desarrollo de negocio de OrCam, una empresa israelí de alta tecnología que ha desarrollado el dispositivo 'MyEye', y que se presentó recientemente en la sede de la ONCE en Málaga, con motivo del congreso de la Asociación de Profesionales de la Rehabilitación de Personas con Discapacidad Visual (Aspreh).

El aparato es pequeño y de poco peso, y se acopla a la patilla de unas gafas convencionales. Gracias a la aplicación de la inteligencia artificial permite dar más independencia a las personas invidentes y con deficiencia visual grave. «Ya no tienen que depender de nadie para pedir en un restaurante, por ejemplo», comenta el directivo. La lectura de textos, en todo tipo de dispositivos y soportes, tales como periódicos, ordenadores, libros, etiquetas y mensajes de 'WhatsApp' (excepto manuscritos) es sólo una de las aplicaciones. Además, es capaz de reconocer las caras de hasta cien personas del entorno habitual de su portador.

Identifica objetos

Otro uso habitual es la identificación de objetos, tales como cajas de medicamentos y productos en el supermercado, por ejemplo, para diferenciar distintas variedades de un mismo refresco; así como los billetes de euro de cada cantidad. Esta función se completa con la interpretación de códigos de barras y de los colores (y sus tonalidades). Además, si hace el gesto de la hora mirando a la muñeca le dice la hora y la fecha, aunque no tenga reloj.

El aparato es del tamaño de un 'pendrive' y se compone de una cámara de 13 megapíxeles, dos leds para iluminar, un altavoz, un micrófono e imanes para conectar a las gafas. Su uso es muy intuitivo, especialmente pensado para personas mayores. Se activa señalando con el dedo aquello que se quiere identificar, y se puede rebobinar si algo no se ha entendido bien. Fabio Rodríguez aclara que el sistema no está conectado a Internet, sino que «todo lo que lee lo autodestruye», para preservar la privacidad de su portador, por lo que es seguro para gestiones bancarias. Sólo lo hace a petición de su titular, para cargar las actualizaciones de 'software'.

El problema es que esta novedosa tecnología es cara: el producto de gama alta, 'MyEye', cuesta 4.500 euros (más el 10% de IVA); mientras que 'MyReader', que sólo permite leer, baja a 3.500 euros (impuesto aparte). En Málaga, de momento, sólo se puede adquirir en la óptica Roca, especializada en baja visión, y ya hay varios malagueños que lo están utilizando en su vida diaria. En España todavía no existen subvenciones estatales para este tipo de avances, como sí ocurre en otros países europeos.