El reto del Auditorio

Málaga es, de las grandes ciudades españolas y europeas, la única que carece de este tipo de equipamiento para la música, para todas las músicas. Ciudades mucho menores y con un entorno poblacional también menor disponen, desde hace años, de este tipo de oferta

El reto del Auditorio
José Ibarrola
Francisco López
FRANCISCO LÓPEZPresidente de la Asociación Amiga de la Ópera de Málaga

Si la cultura hace mejores a los ciudadanos, Málaga será con el Auditorio un espacio mejor para vivir completando su oferta cultural, tanto para los malagueños como para los miles de visitantes de la ciudad y de su provincia. Málaga necesita para su autoestima plantearse objetivos culturales ambiciosos y sobre todo hacerlos realidad para evitar la frustración de la ciudadanía, algo que desgraciadamente ocurre con frecuencia. Proyectos que se quedan en eso, proyectos. Tenemos que sacudirnos de una vez el estigma de que somos incapaces de llevar adelante grandes proyectos culturales, y ahora es el momento del Auditorio.

Supondrá un salto cualitativo y cuantitativo de la oferta cultural que Málaga precisa, el gran equipamiento para completar la dinamización de la vida cultural de la ciudad y de la provincia. Supondrá un importante impulso para la cultura y para el turismo en Málaga y su conurbación. El impacto, no solo sobre la cultura y el turismo sino también sobre la economía en general de la ciudad y de su entorno, de este tipo de infraestructuras culturales está más que demostrado en diferentes ciudades españolas y de Europa.

Más, teniendo en cuenta que cuando se habla de cultura la experiencia muestra que la oferta crea la demanda ya que nadie demanda algo que no existe y no conoce, o que no tiene expectativas ciertas de convertirse en una realidad. En Málaga lo hemos vivido con el caso paradigmático del Museo Picasso, inicio de gran desarrollo cultural que hemos vivido en los últimos años.

Málaga es, de entre las grandes ciudades españolas y europeas, la única que carece de este tipo de equipamiento para la música, para todas las músicas. Ciudades mucho menores y con un entorno poblacional también menor disponen, desde hace años, de este tipo de oferta.

El impacto sobre el turismo, nuestra principal industria, tanto en Málaga como en la Costa del Sol puede ser capital, no sólo por las muchas personas que nos visitan cada año, sino también por los residentes (hablamos de más de 1.5 millones de personas que viven sólo en la franja costera de modo permanente). Considero, una vez superadas las grandes dificultades económicas por las que hemos pasado, que es la hora del Auditorio de Málaga. A día de hoy tenemos un proyecto acabado y aprobado por todas las administraciones que estuvieron consorciadas:

Ayuntamiento de Málaga, Junta de Andalucía y Gobierno de España; que tuvo, además, el informe favorable del Ministerio de Educación Cultura y Deporte, organismo responsable de la supervisión, en febrero de 2013.

Es el proyecto ganador de un concurso internacional, convocado al efecto en agosto de 2007, y que daba la mejor respuesta posible, en toda su amplitud, al programa de necesidades consensuado entre las tres administraciones. Esas tres administraciones acordaron en aquel momento qué Auditorio querían para Málaga (programa de necesidades). En definitiva, tenemos un proyecto adecuado a las necesidades, acordadas por las tres administraciones estatal, autonómica y local. No hay motivo para pensar en empezar de nuevo, tenemos el proyecto que quisimos tener y sería absurdo iniciar nuevamente un camino ya andado y que ha supuesto un gran esfuerzo y un importante coste económico.

Además, se dispone de una parcela de más de treinta mil metros cuadrados en la Plataforma de San Andrés del Puerto, que está desafectada de uso portuario y que tiene un exclusivo uso cultural, tal como recoge el Plan Especial del Puerto.

Málaga dispone de un suelo y de un proyecto adaptado a él y a las necesidades de Málaga. Ahora toca que las cuatro administraciones, incluida la provincial, acuerden la fórmula administrativa para llevar adelante el proyecto de construcción y la futura gestión del mismo. Teniendo en cuenta que la construcción duraría entre cuatro y cinco años y que estarían implicadas cuatro administraciones, el esfuerzo presupuestario anual de cada una de ellas sería más que razonable y asumible.

Málaga necesita el Auditorio, necesita un proyecto ambicioso a la altura de la ciudad cultural que es hoy. No podemos pensar en pequeño si queremos tener futuro. Para la Orquesta Filarmónica de Málaga, una de las instituciones culturales más importantes y afortunadamente consolidada de nuestra ciudad, el Auditorio será su consolidación definitiva y le dará el impulso necesario. Pero además, en los últimos años hemos vivido una gran eclosión de la música, de todas las músicas, para dar respuesta a esa caudal es imprescindible un gran contenedor con la adecuada calidad.

El sistema musical actual de nuestra ciudad es amplio, desde los dos grandes coros profesionales a un importante número de coros y corales aficionados, un importante número de formaciones orquestales, directores, solistas, cantantes, etc. Todo ello hace necesario disponer de un ámbito idóneo para mostrar sus capacidades en toda su integridad. Málaga necesita y merece entrar en el club de ciudades que cuentan con este tipo de contenedores para la música y ahora lo puede conseguir.

 

Fotos

Vídeos