La Generalitat denuncia que se ocultó informarción a los Mossos sobre el imán de Ripoll

Agentes de los Mossos d'Esquadra en un control de seguridad de Ripoll tras los ataques yihadistas en Barcelona y Cambrils. /Susana Vera (Reuters)
Agentes de los Mossos d'Esquadra en un control de seguridad de Ripoll tras los ataques yihadistas en Barcelona y Cambrils. / Susana Vera (Reuters)

El consejero del Interior catalán considera sorprendente que agentes de la Guardia Civil y el CNI visitaran a Es Satty en prisión

R. C.

Los atentados de Barcelona y Cambrils se vuelven arma política un año después de los ataques que se cobraron la vida de 16 personas y ocho de los terroristas.

El consejero del Interior catalán, Miquel Buch, sembró este jueves dudas sobre la actuación de las fuerzas de seguridad del estado en torno a Abdelbaki Es Satty, el 'Imán de Ripoll'. En concreto, Buch declaró su sorpresa por la visita que cuatro agentes, que supuestamente pertenecerían a la Guardia Civil y al Centro Nacional de Inteligencia (CNI), realizaron al supuesto cerebro de la célula yihadista en la prisión de Castellón, donde cumplió condena entre 2010 y 2014 por tráfico de hachís. También se quejó de que los antecedentes de Es Satty no figurasen en los ficheros policiales. «En las bases de datos figuran los antecedentes penales de todos. Lo normal sería que estuviesen los datos, que parece ser que no existían. No deja de ser sorprendente», se quejó el consejero en una entrevista en RAC-1, en la que incluso insinuó que se pudo ocultar información a la policía autonómica. «No se puede esconder ninguna información ya que la seguridad en Cataluña es competencia de la Generalitat», añadió.

En cualquier caso, en sus antecedentes no hubiese figurado su radicalismo, algo que se les pasó por alto a todos los cuerpos de seguridad, pese a que un testigo protegido ha declarado que en 2008 el imán ya hablaba de apoyar al Estado Islámico. Los recelos sobre la forma en que se ha llevado a cabo la investigación han viajado de un lado a otro. Desde Madrid también se puso en duda la actuación de los Mossos tras la explosión en el chalet de Alcanar, donde los yihadistas fabricaban los explosivos, ya que pese a los indicios -como por ejemplo las decenas de bombonas acumulados en la casa- el suceso no se relacionó de inmediato con un supuesto plan para atentar en España.

Estos reproches son la antesala de lo que se producirá durante el aniversario de los atentados este 17 de agosto. El independentismo ha mostrado su rechazo frontal a la presencia de Felipe VI en los actos institucionales por su discurso del pasado 3 de octubre. Pero el jefe del Estado acudirá arropado por el presidente del Gobierno y las fuerzas constitucionalistas.

 

Fotos

Vídeos