Estrasburgo falla que Arnaldo Otegi no tuvo un juicio justo

Arnaldo Otegi. / EC

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos juzga que hubo parcialidad de la Audiencia Nacional en el 'caso Bateragune'

FERNANDO ITURRIBARRIACorresponsal París.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha dado la razón al recurso presentado por Arnaldo Otegi y otros cuatro dirigentes de la izquierda abertzale por la supuesta «parcialidad» de una magistrada del 'caso Bateragune' que los condenó por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna. Los jueces de Estrasburgo han fallado que no tuvieron un proceso imparcial y que se vulneró su derecho a un juicio justo en el procedimiento seguido en la Audiencia Nacional por este caso en el que, además de Arnaldo Otegi, fueron condenados Rafael Díez Usabiaga, Sonia Jacinto, Miren Zabaleta y Arkaitz Rodríguez. Todos ellos han cumplido ya sus penas y se encuentran en libertad.

Presidida por el maltés Vincent A. De Gatenao, la sala sentenciadora está formada por siete jueces entre los que figura la donostiarra María Elósegui. Por unanimidad fallaron que se había violado el artículo 6 párrafo 1 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Esta disposición establece el derecho de toda persona a que su causa sea oída equitativamente en un plazo razonable por un tribunal independiente e imparcial. La suiza Helen Keller expresó en un voto particular su opinión discrepante con el criterio mayoritario acerca de que era suficiente la vulneración constatada.

El recurso fue presentado ante el TEDH en enero de 2015 y resultó admitido parcialmente en noviembre de 2015. En concreto, se aceptó la queja formulada por la supuesta parcialidad de la magistrada de la Audiencia Nacional Angela Murillo, presidenta de la sección cuarta que juzgó en 2011 el 'caso Bateragune'.

Esta jueza había preguntado un año antes a Otegi en la vista oral de otra causa si condenaba el terrorismo. Tras su silencio, Murillo afirmó: «Ya sabía yo que no me iba a contestar a esa pregunta». Este primer proceso penal fue declarado nulo en febrero de 2011 por el Tribunal Supremo pues entendió que no parecía ilógico considerar que la pregunta de la presidenta y su reacción posterior suponían indicios de prejuicios y de una idea preconcebida de la culpabilidad.

Recusación

En su sentencia, la corte estrasburguesa concluye que «el recelo de los demandantes (hacia Murillo) podía considerarse objetivamente justificado» habida cuenta de que dos meses antes el Tribunal Supremo había aceptado su recusación en el caso precedente. Los siete jueces consideran que en aquel juicio Murillo mostró una «falta de imparcialidad que contaminó» al resto de jueces, lo que hizo que se tuviera que volver a repetir la vista oral.

La Audiencia Nacional condenó en setiembre de 2011 a Otegi y Díez Usabiaga por el 'caso Bateragune' a diez años de prisión y a ocho años al resto de acusados al considerar acreditado que «en plena connivencia y siguiendo las superiores directrices de ETA, en la que se hallaban integrados, diseñaban una estrategia de acumulación de fuerzas soberanistas». Las penas fueron rebajadas posteriormente por el Tribunal Supremo a seis años y medio de prisión para Otegi y Díez Usabiaga, y a seis años para el resto.

Además, la sentencia de la Audiencia Nacional les condenaba a varios años de inhabilitación de cargo público, por lo que Otegi no puede presentarse en candidaturas electorales hasta 2021. Esa sanción adicional fue la que impidió al actual coordinador de EH Bildu presentarse a las elecciones al Parlamento vasco de 2016.

Suspensión de la condena de inhabilitación

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha afirmado este martes que a partir de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) «se abren vías» para la suspensión de su condena a 10 años de inhabilitación.

Otegi, no obstante, ha señalado que «hoy no es el día para hablar en términos jurídicos de esta sentencia», al tiempo que ha evitado pronunciarse sobre si se plantea regresar a la política activa como candidato.

«Algunos conquistamos la justicia poética y política», ha añadido el líder abertzale en una comparecencia ante los medios organizada en la sala de prensa del Parlamento Europeo tras conocerse la sentencia del TEDH.

Otegi ha considerado que «el TDHE ha corroborado» el relato de los dirigentes abertzales condenados junto a él, en lo que ha definido como «una operación de Estado que buscaba (...) impedir que la izquierda independentista apostara por las vías pacíficas y democráticas».

La corte de Estrasburgo no ha acordado ninguna indemnización a los demandantes, al considerar que la mera constatación de la violación es satisfacción suficiente. Otegi ha añadido que el Estado español es «autoritario y antidemocrático» y ha tenido un «recuerdo» para los «presos políticos catalanes», que también «se enfrentan a un relato que no es veraz».

En la comparecencia en Bruselas ante los medios estaban presentes los eurodiputados catalanes Jordi Solé y Josep Maria Terricabras, ambos de ERC; la gallega Ana Miranda (BNG), que reemplaza en su escaño a Josu Juaristi (EH Bildu), también presente; el belga Mark Demesmaeker (N-NA) y el irlandés Matt Cathy (Sinn Féin).

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha expresado su satisfacción tras la sentencia del TEDH. «La justicia española, cada vez más cuestionada en Europa», ha afirmado en un mensaje de Twitter. «Muy satisfecho de que Estrasburgo haya dado la razón a Arnaldo Otegi y al resto de condenados del 'caso Bateragune', porque no tuvieron un juicio justo ni un tribunal imparcial», ha destacado Torra.

La Generalitat ve paralelismos entre el caso Otegi y el del 1-O

Cristian Reino.-El independentismo catalán aprovechó ayer la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos humanos sobre el caso de Arnaldo Otegi para cargar contra la justicia española, pedir la libertad de los políticos presos y tratar de trazar una analogía entre la causa judicial del dirigente de Bildu y la que afecta a los líderes del 'procés'. «Es triste constatar la calidad de la justicia española», afirmó la consejera de la Presidencia del Gobierno catalán, Elsa Artadi.

A su juicio existe un «paralelismo» entre ambos procesos judiciales, en la medida en que en ambos casos se intentó recusar a jueces por considerar que no eran imparciales y en los dos supuestos la petición fue denegada.

Ya hace tiempo que el secesionismo afirma que el juicio del 1-O será una «farsa» y que los procesados están condenados de antemano a penas muy severas, en lo que el independentismo entiende como una causa general contra el 'procés' y una «venganza» judicial contra los dirigentes soberanistas por cuestionar el régimen del 78.

El secesionismo cree que el pleito judicial catalán acabará en Estrasburgo, como el caso de Otegi, y confía que allí los jueces europeos acabarán dándole la razón. A diferencia de lo que ocurre en los tribunales españoles, donde consideran que tienen las de perder pues a su entender en España no existe la división de poderes y los jueces están politizados.

«La sentencia europea sobre Otegi evidencia la injusticia que se vive en España», según el 'Govern'. «Otegi no tuvo un juicio justo ni un tribunal imparcial», denunció Quim Torra, usando los mismos términos que suele emplear para referirse a la causa del 1-O. Torra comparece hoy en la Cámara catalana para «informar sobre los últimos acontecimientos de la actualidad política y judicial».

En la misma línea, el expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, cargó con todo y dijo que «España no puede garantizar juicios justos» y se preguntó «qué más se necesita para que Europa se dé cuenta de que hay un problema con la justicia española».

 

Fotos

Vídeos